Ma­la ma­dre

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

Ella qui­so ser ma­dre. Fue una op­ción pla­nea­da y asu­mi­da. So­lo que na­die le ex­pli­có to­do lo que eso im­pli­ca­ba. No le ad­vir­tie­ron que con fre­cuen­cia –mu­cha– ten­dría que ol­vi­dar­se de sí mis­ma pa­ra ser en fun­ción de los hi­jos.

Ella lo asu­mió. Pe­ro hay mo­men­tos en los que se sien­te can­sa­da de ejer­cer ese rol y un sen­ti­mien­to de cul­pa la in­va­de. Ho­rror. ¿Dón­de se ha vis­to que una ma­dre se que­je de ser­lo? Una mu­jer que ha traí­do un hi­jo al mun­do de­be son­reír siem­pre. Tie­ne que ser sa­cri­fi­ca­da, su­bli­me. Al me­nos eso es lo que im­po­ne el ima­gi­na­rio so­cial, pa­ra quien la pro­ge­ni­to­ra es un ser per­fec­to.

Ex­ce­len­te pa­ra la pu­bli­ci­dad. Sin em­bar­go, esa idea­li­za­ción del rol ma­terno ha­ce que en oca­sio­nes mu­chas mu­je­res se sien­tan frus­tra­das, por­que tra­tan­do de sa­tis­fa­cer esas exi­gen­cias so­cia­les se ol­vi­dan de sí mis­mas co­mo per­so­nas.

No hay du­das de que la ma­ter­ni­dad es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa. Es ale­gría, apren­di­za­je y sa­tis­fac­ción. Pe­ro tam­bién es cier­to que en oca­sio­nes es llan­to, desáni­mo e in­cer­ti­dum­bre. Y frus­tra­ción, cuan­do lle­va a una mu­jer a re­nun­ciar al de­re­cho de rea­li­zar­se co­mo per­so­na en otros ám­bi­tos de la vi­da. Por eso: no a las ma­dres que se pos­ter­gan tra­tan­do de ser per­fec­tas. No a las ma­dres már­ti­res. Sí a las que po­nen lo me­jor de ellas mis­mas, pe­ro guar­dán­do­se un es­pa­cio pa­ra ser y desa­rro­llar­se.

Pa­ra aque­llas que mu­chas ve­ces se sien­ten ago­bia­das por las exi­gen­cias e idea­li­za­cio­nes del rol. Pa­ra las que eli­gie­ron ser ma­más y lo dis­fru­tan, aun­que cues­te, aun­que due­la, aun­que a ve­ces se can­sen. ¡Fe­liz día!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.