TIER­NOS.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

LLANTOS DE LI­BER­TAD

A prin­ci­pios de oc­tu­bre, pa­ra man­te­ner to­do ba­jo con­trol y evi­tar ries­gos, An­to­nia tu­vo que in­ter­nar­se en el ser­vi­cio de sa­lud don­de si­guió su pre­na­tal. Allí, a más de 200 km de su ca­sa, aguan­tó es­toi­ca­men­te 10 se­ma­nas (dos me­ses y me­dio) en una sa­la de hos­pi­tal, vien­do su pan­za es­ti­rar­se has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos, y vi­vien­do una re­vo­lu­ción in­ter­na di­fí­cil de des­cri­bir.

Así lle­gó el úl­ti­mo mes del año 2015, con sus días in­so­por­ta­ble­men­te ca­lu­ro­sos, y en­ton­ces ella su­po que era el mo­men­to. Sus hi­jos te­nían so­lo sie­te me­ses de ges­ta­ción, pe­ro cuan­do em­pe­za­ron las con­trac­cio­nes, la ce­sá­rea que es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra el 10 tu­vo que ade­lan­tar­se cua­tro días.

La sa­la de par­tos es­ta­ba tan­to o más po­bla­da que una sa­la de es­pe­ra. Es que un equi­po in­te­gra­do por una do­ce­na de pro­fe­sio­na­les (en­tre gi­ne­co-obs­te­tras, neo­na­tó­lo­gos, pe­dia­tras es­pe­cia­li­za­dos, un anes­te­sió­lo­go, un he­mo­te­ra­peu­ta y au­xi­lia­res) se pre­pa­ró pa­ra asis­tir­la.

Y en­ton­ces, un do­min­go de di­ciem­bre, los cin­co ha­bi­tan­tes de su vien­tre se aso­ma­ron al mun­do. “Me emo­cio­né mu­cho cuan­do iban na­cien­do. Yo les iba di­cien­do a los obs­te­tras: la pri­me­ra ne­na se va a lla­mar Xio­ma­ra; la se­gun­da, Ara­ce­li; la ter­ce­ra, Abi­gail. El pri­mer va­rón se va a lla­mar Hu­go; el se­gun­do, Íker. Fue muy lin­do. Inol­vi­da­ble”, re­cuer­da An­to­nia. En ese mo­men­to le per­mi­tie­ron dar­le un be­so a ca­da uno y lue­go los lle­va­ron di­rec­to a las in­cu­ba­do­ras.

Ahí em­pe­za­ría otra eta­pa de in­ter­na­ción, es­ta vez de los be­bés, es­pe­ran­do que ma­du­ra­ran lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der res­pi­rar por sí mis­mos. La­men­ta­ble­men­te, una de las ni­ñas, Ara­ce­li, no pu­do re­sis­tir y fa­lle­ció al mes de na­cer. “Fue una de­ci­sión de Dios”, se re­sig­na la mu­jer, a quien a con­se­cuen­cia de esa si­tua­ción tris­te se le “cor­tó” la pro­duc­ción de le­che ma­ter­na.

MI­SIÓN PO­SI­BLE

Hoy, los her­ma­ni­tos Obre­gón Mon­te­ne­gro tie­nen cin­co me­ses re­cién cum­pli­dos. Ya son­ríen, em­pie­zan a bal­bu­cear y es­tán sa­ní­si­mos, pa­ra or­gu­llo de sus pa­dres. El día a día es ago­ta­dor, pe­ro a An­to­nia pa­re­ce no afec­tar­le de­ma­sia­do.

Aho­ra que los be­bés ya ca­si no se des­pier­tan más a la ma­dru­ga­da, el día de es­ta ma­dre co­mien­za a las 5.00 de la ma­ña­na, ho­ra en que se le­van­ta a pre­pa­rar los bi­be­ro­nes, pa­ra lue­go cam­biar los pa­ña­les a to­dos y dar­le a ca­da uno su le­che, a me­di­da que van abrien­do los ojos. “No se des­pier­tan to­dos jun­tos”, ex­pli­ca.

A las 6.00 es el turno de Yac­que­li­ne, quien tam­bién ne­ce­si­ta y re­cla­ma aten­ción. Lue­go de ves­tir­la y dar­le el desa­yuno, An­to­nia le pa­sa la pos­ta a Hu­go, quien se en­car­ga de lle­var­la a la es­cue­la. Po­co des­pués lle­ga Car­men, una tía que los ayu­da has­ta el me­dio­día, ocu­pán­do­se de bue­na par­te de los queha­ce­res de la ca­sa (lim­piar, co­ci­nar, plan­char, et­cé­te­ra), pa­ra que An­to­nia pue­da de­di­car­se ca­si en ex­clu­si­va a sus re­cién na­ci­dos.

Cuan­do la ni­ña re­gre­sa de la es­cue­la, al­muer­zan to­dos jun­tos. Si los be­bés lo per­mi­ten, cla­ro. Más tar­de, si hay ta­reas es­co­la­res, es nue­va­men­te la ma­má quien ayu­da a su ni­ña, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que es­tá en una eta­pa aca­dé­mi­ca fun­da­men­tal: la de apren­der a leer y es­cri­bir. Yac­kie re­tri­bu­ye la aten­ción apo­yan­do en el cui­da­do de sus her­ma­ni­tos: les ha­bla y les dis­trae cuan­do tie­nen que es­pe­rar tur­nos pa­ra ali­men­tar­se o cam­biar­se. In­clu­so los al­za y los me­ce.

CA­DA CUAL A SU TURNO

Por la tar­de, ya sin la va­lio­sa ayu­da de Car­men, An­to­nia tie­ne que arre­glár­se­las so­la con los cin­co. Pe­ro cuan­do lle­ga la ho­ra del ba­ño, ge­ne­ral­men­te su ma­ri­do de­ja sus he­rra­mien­tas –su ta­ller es­tá a la vuel­ta de la ca­sa– y acu­de en su au­xi­lio. “Los atien­do por tur­nos, a me­di­da que se van des­per­tan­do. Pe­ro a ve­ces se in­quie­tan to­dos al mis­mo tiem­po, en­ton­ces su pa­pá vie­ne a ayu­dar­me. Yo les voy ba­ñan­do y él los viste, y lue­go les da­mos su le­che”, cuen­ta ella. Y agre­ga: “Hu­go sa­be ma­ne­jar­se con los be­bés. No le que­da de otra”.

Ge­ne­ral­men­te, los cua­tri­lli­zos no se des­pier­tan ni llo­ran to­dos al mis­mo tiem­po. Lo ha­cen por tur­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.