E

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Tra­ba­ja­do­res in­can­sa­bles. Así po­dría­mos de­fi­nir a la po­bla­ción ja­po­ne­sa asen­ta­da en La Col­me­na. Per­so­nas ami­gas que adop­ta­ron es­ta tie­rra ex­tra­ña y le­ja­na co­mo pro­pia. n el de­par­ta­men­to de Pa­ra­gua­rí, a 132 km de la ca­pi­tal, se en­cuen­tra ubi­ca­da una pe­que­ña ciu­dad tí­pi­ca del in­te­rior del país, que a pri­me­ra vis­ta no se dis­tin­gue de otros si­tios. Sin em­bar­go, ha­cer un re­co­rri­do por el lu­gar pue­de sor­pren­der. Los nom­bres ja­po­ne­ses in­va­den sus ca­lles y pla­zas de una u otra ma­ne­ra. Y es que sus pro­pios ha­bi­tan­tes pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen re­sal­tar del res­to. Y no es pa­ra me­nos. Es­ta­mos en La Col­me­na, la pri­me­ra co­lo­nia ja­po­ne­sa en Pa­ra­guay.

La ciu­dad fue fun­da­da el 15 de ma­yo de 1936 con el ob­je­ti­vo de es­ta­ble­cer una co­lo­nia de los pri­me­ros in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses en el país. Fue así que ese año lle­ga­ron las pri­me­ras 11 fa­mi­lias, in­te­gra­das por un to­tal de 81 per­so­nas, que vi­nie­ron des­de el le­jano país de Orien­te en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes y ma­yor pro­gre­so eco­nó­mi­co.

ARAR LA TIE­RRA

En su via­je —que du­ró al­re­de­dor de tres me­ses des­de el puer­to de Ko­be (Ja­pón) has­ta Bue­nos Ai­res y de ahí nue­va­men­te has­ta Asun­ción— tra­je­ron con ellos se­mi­llas de hor­ti­cul­tu­ra que sem­bra­ron en el lu­gar, pa­ra lue­go con­su­mir­las.

De su lle­ga­da ya ha­ce ca­si 80 años. Aquí se en­con­tra­ron con una tie­rra to­tal­men­te des­co­no­ci­da, don­de ha­bía to­do por ha­cer: 11.000 hec­tá­reas don­de asen­tar­se. An­te la ne­ce­si­dad y ayu­da­dos por la fer­ti­li­dad de la tie­rra, con mu­cha te­na­ci­dad de­di­ca­ron sus es­fuer­zos a la agri­cul­tu­ra —fru­ti­cul­tu­ra y hor­ti­cul­tu­ra—.

Ac­tual­men­te, los ja­po­ne­ses son los ma­yo­res pro­duc­to­res de hor­ta­li­zas en La Col­me­na y, se­gún las au­to­ri­da­des, al­re­de­dor de 100 gran­je­ros paraguayos que se ini­cia­ron con los nik­kei (des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses) aho­ra ya se de­di­can a sus pro­pios cul­ti­vos.

To­ma­tes, uvas, du­raz­nos, ci­rue­las, man­za­nas, en­tre otras fru­tas y ver­du­ras de su pro­duc­ción, son dis­tri­bui­dos tres ve­ces por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.