Ofi­cio a me­di­da

Él no da pun­ta­das sin hi­lo. Cla­ro, co­mo to­do sas­tre ex­pe­ri­men­ta­do, siem­pre cose so­bre se­gu­ro.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

H ace ya 40 años que don Román Ga­ma­rra (62) hil­va­na sus días en torno al ofi­cio de con­fec­cio­nar pren­das a me­di­da. En el lo­cal que al­qui­la so­bre la ca­lle Ge­ne­ral Aquino, en los al­re­de­do­res del Mer­ca­do N.°4 de Asun­ción, el tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do, a juz­gar por la an­ti­güe­dad del mo­bi­lia­rio y de las má­qui­nas. De­ta­lles irre­le­van­tes, sin em­bar­go, si con­si­de­ra­mos que el he­cho de que su tra­ba­jo tam­po­co ha­ya cam­bia­do es lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta: la mis­ma ca­li­dad, la mis­ma pa­cien­cia, la mis­ma de­di­ca­ción que po­nía en sus me­jo­res tiem­pos, cuan­do el ofi­cio de sas­tre era muy re­que­ri­do y co­ti­za­do.

Es que la im­por­ta­ción ili­mi­ta­da de pren­das chi­nas y la in­dus­tria­li­za­ción de las con­fec­cio­nes tex­ti­les han ido des­co­sien­do el ne­go­cio de la he­chu­ra per­so­na­li­za­da. Y en­ton­ces los sas­tres se fue­ron ha­cien­do ca­da vez más pres­cin­di­bles.

Era muy di­fe­ren­te allá, por la dé­ca­da del 70, cuan­do un jo­ven Román de­ci­dió que no que­ría se­guir tra­ba­jan­do en una ole­ría de Itá to­da su vida. Y en­ton­ces lle­gó a Asun­ción con la me­ta de con­ver­tir­se en sas­tre.

Pe­ro las co­sas re­sul­ta­ron más di­fí­ci­les de lo que pen­sa­ba. “Me ofre­cí co­mo se­cre­ta­rio en una sastrería. El due­ño me fue en­se­ñan­do y yo le ayu­da­ba, pe­ro a cam­bio de na­da. A ve­ces no te­nía ni pa­ra com­prar una tor­ti­lla. Pa­sé ham­bre. Dor­mía en el pi­so. Jun­ta­ba tra­po ku’i pa­ra mi ca­ma”, re­cuer­da, y no pue­de evi­tar de­jar es­ca­par unas lá­gri­mas. Sin em­bar­go, agradece ha­ber apren­di­do el ofi­cio.

Un día, su pa­trón ven­dió to­do y se fue, pe­ro Román op­tó por que­dar­se y con­ti­nuar so­lo con el ne­go­cio. Te­nía una má­qui­na, una me­sa y al­go de te­la: su­fi­cien­te pa­ra vol­ver a em­pe­zar. “Con es­te tra­ba­jo man­tu­ve a mi gen­te y ayu­dé a mu­chos. Nun­ca ro­bé ni le de­bí na­da a na­die”, se enor­gu­lle­ce es­te hom­bre ca­sa­do, pa­dre de dos hi­jos.

Hoy, re­man­do con­tra los cam­bios que im­po­ne la mo­der­ni­dad, si­gue tra­ba­jan­do en su Sastrería Ga­ma­rra, don­de con ayu­da de su es­po­sa y de otras dos per­so­nas pro­vee de tra­jes a gran­des sas­tre­rías y bou­ti­ques. “No­so­tros man­te­ne­mos la ca­li­dad de la con­fec­ción y co­bra­mos lo jus­to”, re­sal­ta.

Román po­ne en fun­cio­na­mien­to su vie­ja má­qui­na de co­ser y si­gue con lo su­yo, en­tre hi­los, agu­jas y te­las, abo­to­na­do a un ofi­cio que se re­sis­te a des­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.