GE­NIA­LI­DAD EN PO­TEN­CIA

Apar­te de ha­cer co­sas co­mo cual­quier otro ado­les­cen­te, es­tos tie­nen una pa­sión par­ti­cu­lar: re­sol­ver pro­ble­mas a tra­vés de una má­qui­na.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Na­ta­lia Fe­rrei­ra Barbosa Fotos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Cru­zan­do la en­tra­da del Co­le­gio Téc­ni­co Na­cio­nal, ubi­ca­do so­bre R.I. 3 Co­rra­les ca­si Dr. Hass­ler, pa­re­cie­ra que se in­gre­sa a una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va co­mo cual­quier otra. A la sies­ta, la ma­yo­ría de los chi­cos es­ta­ban en cla­se. El Club de Ro­bó­ti­ca es bas­tan­te nue­vo. De­be ser por ello que, al pre­gun­tár­se­le a al­guno que otro es­tu­dian­te que es­ta­ba ca­sual­men­te en los pa­si­llos, se mos­tra­ban des­con­cer­ta­dos. Pe­ro sí iden­ti­fi­ca­ban in­me­dia­ta­men­te a la pro­fe­so­ra Mar­ta Mo­yo­li, quien coor­di­na el gru­po.

No era una cla­se muy es­pa­cio­sa ni re­ple­ta de ar­te­fac­tos co­mo sa­li­dos de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, co­mo po­dría lle­var a ima­gi­nar la pa­la­bra ro­bó­ti­ca. Se ve una pi­za­rra con di­bu­jos de lo que pa­re­cie­ran ser cir­cui­tos elec­tró­ni­cos, pu­pi­tres y compu­tado­ras en el fon­do. Al fren­te, un gru­po de jó­ve­nes ro­dea un ar­ma­zón de me­tal con rue­das. Es­te ar­te­fac­to fue el que los hi­zo lu­cir­se en el fes­ti­val de tec­no­lo­gía Fes­te­chPy, don­de se reali­zó la pri­me­ra com­pe­ten­cia na­cio­nal de ro­bó­ti­ca. Tam­bién los lle­vó a Ken­tucky, Es­ta­dos Uni­dos, a la com­pe­ten­cia mun­dial de ro­bó­ti­ca VEX, en la que re­pre­sen­ta­ron al país en la ca­te­go­ría Ba­chi­lle­ra­to. Cla­ro que no es la má­qui­na la que se lle­va el cré­di­to, sino las men­tes bri­llan­tes que la desa­rro­lla­ron prác­ti­ca­men­te a par­tir de na­da, en po­co tiem­po y sin de­ma­sia­da ex­pe­rien­cia en el área.

PRI­ME­ROS PA­SOS

“Mi abue­lo era in­ge­nie­ro eléc­tri­co y mi pa­pá te­nía co­no­ci­mien­tos de me­cá­ni­ca au­to­mo­triz. Esa mez­cla con­tri­bu­yó a que yo co­noz­ca de elec­tri­ci­dad, elec­tró­ni­ca y me­cá­ni­ca. Con la pro­fe es­tu­vi­mos ha­blan­do, y le di­je que po­día ha­cer la par­te de cons­truc­ción, por­que sé mu­cho de me­cá­ni­ca y ar­mar pie­zas. Mu­chas ve­ces adap­té sis­te­mas de di­rec­ción de una ca­mio­ne­ta pa­ra otra, di­se­ñan­do la par­te de so­por­te y esas co­sas. Me en­car­gué de la par­te fí­si­ca, la es­truc­tu­ra, el mo­vi­mien­to, rue­das, trac­ción y lan­za­mien­to”, cuen­ta Ro­dri­go Ver­dún (17), quien cur­sa el ter­cer año de Elec­tró­ni­ca en la ins­ti­tu­ción. Él y otros cin­co com­pa­ñe­ros son los que em­pe­za­ron el gru­po del Club de Ro­bó­ti­ca del Co­le­gio Téc­ni­co Na­cio­nal: Carlos Gon­zá­lez (pro-

gra­ma­dor), Al­do Agui­le­ra (pro­gra­ma­dor), San­tia­go Bla­ser (dri­ver), Ale­jan­dro Qui­ñó­nez (di­se­ña­dor) y Cecilia Arrúa (ca­pi­ta­na).

Por el mo­men­to, los chi­cos des­can­san de las ac­ti­vi­da­des del club, que son ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Es que pre­pa­rar­se pa­ra la com­pe­ten­cia na­cio­nal y lue­go pa­ra la mun­dial les de­man­dó mu­cho tiem­po, y aho­ra se po­nen al día con las ta­reas es­co­la­res. En la épo­ca de la com­pe­ten­cia se reunían to­dos los días pa­ra ul­ti­mar de­ta­lles y tra­ba­jar en el ro­bot. Ha­ce unos 10 me­ses, los chi­cos no te­nían idea de lo que les de­pa­ra­ba el fu­tu­ro.

En oc­tu­bre del año pa­sa­do, la pro­fe­so­ra Mo­yo­li asis­tió a un cur­so de ca­pa­ci­ta­ción de ro­bó­ti­ca a la que fue in­vi­ta­da por Ree­du­ca Pa­ra­guay. Allí apren­dió so­bre la pla­ta­for­ma Ro­bo­tC, un len­gua­je de programación. Ade­más, la em­pre­sa les do­nó un kit de VEX, com­pues­to por una bue­na can­ti­dad de pie­zas es­pe­cí­fi­cas, mo­to­res, en­gra­na­jes, rue­das, ba­te­ría, con­trol y el cór­tex, que ven­dría a ser el ce­re­bro en don­de se car­gan las ins­truc­cio­nes.

Pa­ra la com­pe­ten­cia mun­dial de­bían ar­mar un ro­bot que fue­ra ca­paz de lan­zar y re­co­ger una pelota. Fá­cil de­cir­lo, pe­ro bas­tan­te com­ple­jo ha­cer­lo. “Pa­ra ar­mar un ro­bot, apar­te del co­no­ci­mien­to téc­ni­co, ne­ce­si­tás mu­cha crea­ti­vi­dad. Se em­pie­za con el di­se­ño, pen­san­do có­mo pue­de ser, a tra­vés de un soft­wa­re. A par­tir de ahí, te­nés que ir pro­ban­do y ver si lo que cal­cu­las­te que ha­ría, re­sul­ta. Tam­bién hi­ci­mos cálcu­los pa­ra ha­cer el lan­za­mien­to, de acuer­do al án­gu­lo y al mo­vi­mien­to. Eso se si­mu­la en la compu­tado­ra”, ex­pli­ca Ale­jan­dro Qui­ñó­nez (17), de ter­cer año, quien se en­car­gó del di­se­ño.

REALI­DAD Y FIC­CIÓN

Ba­jo la apa­rien­cia de chi­cos co­rrien­tes, hay men­tes ex­tra­or­di­na­rias y am­bi­cio­sas. Con las ideas que los jó­ve­nes tie­nen aquí po­drían re­sol­ver unos cuán­tos pro­ble­mas que afec­tan al mun­do. A pe­sar de es­tar en­tre­na­dos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y cen­trar­se en las so­lu­cio­nes, los alum­nos del club no es­ca­pan de la reali­dad: el pre­su­pues­to no al­can­za pa­ra lo que la in­fra­es­truc­tu­ra de­man­da, de acuer­do con la pro­fe­so­ra. Por ejem­plo, el la­bo­ra­to­rio de in­for­má­ti­ca tie­ne una go­te­ra. Pa­ra re­fres­car una sa­la don­de es­tán las compu­tado­ras me­jor equi­pa­das, com­pra­ron un split me­dian­te una ham­bur­gue­sea­da. Ade­más, un so­lo kit no al­can­za pa­ra rea­li­zar una ca­pa­ci­ta­ción a una cla­se con 20 alum­nos, por ejem­plo.

El cons­truc­tor del gru­po, Ro­dri­go, se ani­mó a cons­truir un ro­bot a par­tir de ar­te­fac­tos re­ci­cla­dos. Tras es­ta ex­pe­rien­cia en el club de ro­bó­ti­ca, se sien­te más con­fia­do. “Con lo po­co que te­nía­mos, el kit bá­si­co, es­tá­ba­mos muy a ni­vel de la gen­te que sí te­nía un kit su­pe­rior. O sea, la ba­se que te­ne­mos es­tá muy a ni­vel del res­to del mun­do. Por otro la­do, apren­dí a tra­ba­jar ba­jo pre­sión, la de es­tar al día en el co­le­gio y cons­truir al­go tan com­ple­jo y pre­ci­so”.

“Les di­je a los chi­cos que pa­ra el año que vie­ne me tie­nen que ar­mar una im­pre­so­ra 3D, por­que ellos pue­den. Les so­bra la ca­pa­ci­dad pa­ra eso, lo que no tie­nen es el ca­pi­tal. Una de las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que com­pi­tie­ron en el mun­dial di­se­ñó las pie­zas con una im­pre­so­ra así, y eso da mu­cha ven­ta­ja pa­ra ali­ge­rar el pe­so del ro­bot”, afir­ma la pro­fe­so­ra. Y cuan­do se con­sul­ta a los chi­cos si creen po­der cum­plir el re­to, res­pon­den “sí” des­preo­cu­pa­dos. Es co­mo si se les pre­gun­ta­ra si pue­den ar­mar un cas­ti­llo con la­dri­lli­tos de plás­ti­co.

CON­DI­MEN­TOS NE­CE­SA­RIOS. Co­no­ci­mien­tos de elec­tri­ci­dad, elec­tró­ni­ca y me­cá­ni­ca, ade­más de per­se­ve­ran­cia, fue to­do lo que ne­ce­si­ta­ron los chi­cos pa­ra lle­var ade­lan­te el pro­yec­to.

TRABAJO EN EQUI­PO. El gru­po com­ple­to que em­pe­zó el Club de Ro­bó­ti­ca del Co­le­gio Téc­ni­co Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.