Wil­son Es­qui­vel

Idea­les pa­ra pa­sar los días de in­vierno de una ma­ne­ra agra­da­ble y de­li­cio­sa, los chu­rros que Wil­son Es­qui­vel ofre­ce en un rin­cón del cen­tro de Asun­ción son el com­ple­men­to obli­ga­do de cual­quier desa­yuno o me­rien­da. Pa­se y sír­va­se.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Carlos Darío To­rres Fo­to: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

El aro­ma ca­rac­te­rís­ti­co de la ma­sa co­cién­do­se en el acei­te ca­lien­te abre el ape­ti­to y el an­to­jo de quie­nes pa­san por la con­cu­rri­da es­qui­na de Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción y Ge­ne­ral Díaz des­de ha­ce 12 años. Ahí —des­de tem­prano en la ma­ña­na has­ta las 18.00—, Wil­son Es­qui­vel pre­pa­ra a la vis­ta los chu­rros, so­los o con dul­ce de le­che, que en po­cos mi­nu­tos se­rán arre­ba­ta­dos de la vi­tri­na por los an­sio­sos clien­tes.

Wil­son es un vie­jo co­no­ci­do del mi­cro­cen­tro ca­pi­ta­lino, so­bre to­do cuan­do lle­ga el in­vierno y se ins­ta­la con su ca­rri­to fren­te al ho­tel Gua­ra­ní. Él ya ca­si es un em­ble­ma asun­ceno, co­mo el mí­ti­co edi­fi­cio, y en ese lu­gar es­ta­rá has­ta se­tiem­bre, cuan­do con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra cam­bia­rá de ru­bro y vol­ve­rá a ven­der sánd­wi­ches de ja­món y que­so y de verdura fren­te a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción.

Muy po­cos de los que pa­san to­dos los días por su pues­to de ven­ta sa­ben que en reali­dad se lla­ma Wil­son. Pa­ra la ma­yo­ría, él es Chu­rro, un apo­do que no le dis­gus­ta, aun­que sa­be que se lo pu­sie­ron por su pro­duc­to es­tre­lla an­tes que por su as­pec­to de galán.

Na­ci­do en la com­pa­ñía Ta­ru­má de Caa­gua­zú, el 15 de enero de 1978, es­te em­pren­de­dor tu­vo que de­di­car­se a la agri­cul­tu­ra des­de ni­ño. La muer­te de su ma­dre, cuan­do él te­nía 14 años, ape­nas ter­mi­na­da la es­cue­la pri­ma­ria, no le de­jó tiem­po pa­ra se­guir es­tu­dian­do. A los 19 años via­jó a la ca­pi­tal y em­pe­zó a ven­der yu­yos pa­ra el te­re­ré pa­ra so­bre­vi­vir.

Des­pués, una ge­ne­ro­sa mu­jer que ven­día chu­rros le en­se­ñó có­mo preparar la fac­tu­ra y así em­pe­zó a es­pe­cia­li­zar­se en es­ta de­li­cia culinaria. Hoy pue­de man­te­ner a su fa­mi­lia, com­pues­ta por su es­po­sa, Isi­do­ra So­le­dad Gi­mé­nez, y sus pe­que­ñas Sa­ra (8) y Loi­ra (1), gra­cias a lo que ven­de en la ca­lle. Quie­nes sue­len pa­sar por la zo­na sa­ben que en la es­qui­na de Nues­tra Se­ño­ra y Ge­ne­ral Díaz hay un chu­rro es­pe­ran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.