Be­lle­za que tras­pa­sa

¿Se va­lo­ran o no se va­lo­ran a sí mis­mas las ni­ñas de nues­tro país? Un es­tu­dio rea­li­za­do es­te año re­ve­la có­mo es­tá la au­to­es­ti­ma de las fu­tu­ras mu­je­res pa­ra­gua­yas.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Fá­ti­ma Schulz Va­lle­jos Fo­to: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli Mo­de­lo: Ve­ró­ni­ca To­rres.

L a au­to­es­ti­ma es un tér­mino muy am­plio. Se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, se tra­ta de la va­lo­ra­ción ge­ne­ral­men­te po­si­ti­va de uno mis­mo. Pa­ra el si­có­lo­go clí­ni­co Raúl Ste­lla­to, es­te con­cep­to abar­ca tam­bién otros cri­te­rios, co­mo las ha­bi­li­da­des fí­si­cas (de­por­tes, can­to, bai­le), men­ta­les (por ejem­plo, in­te­li­gen­cia, as­tu­cia, ca­pa­ci­dad de es­cri­tu­ra), ras­gos de la per­so­na­li­dad (ta­les co­mo sim­pa­tía, per­se­ve­ran­cia, em­pa­tía) y ha­bi­li­da­des so­cia­les (co­mo ser con­ver­sa­dor, so­li­da­rio, co­la­bo­ra­dor).

Es­tu­dios rea­li­za­dos es­te año en nues­tro país arro­jan in­for­ma­ción re­ve­la­do­ra pa­ra el aná­li­sis de la au­to­es­ti­ma en las ni­ñas pa­ra­gua­yas. Uno de los da­tos se­ña­la que so­lo una de ca­da 10 jo­ven­ci­tas —de en­tre 10 y 17 años— se des­cri­be co­mo her­mo­sa. ¿De­be­ría ser es­to una se­ñal de aler­ta? A cri­te­rio del si­có­lo­go clí­ni­co Raúl Ste­lla­to, no, por­que tam­bién hay que con­si­de­rar otras cifras que sur­gie­ron en es­ta in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Do­ve pa­ra su Pro­yec­to pa­ra la au­to­es­ti­ma. Es que el trabajo, cen­tra­do en la per­cep­ción de la be­lle­za y la au­to­es­ti­ma, tam­bién mues­tra que el 21% de las ni­ñas en­cues­ta­das se sien­te lin­da o bo­ni­ta, que el 37% se des­cri­be co­mo sen­ci­lla/sim­ple y que so­la­men­te un 3% se sien­te fea.

Ste­lla­to opi­na que el he­cho de no con­si­de­rar­se her­mo­sa no es so­la­men­te una cues­tión de au­to­es­ti­ma, sino tam­bién cul­tu­ral. “Ge­ne­ral­men­te, en nues­tra cul­tu­ra, so­mos hu­mil­des y no que­re­mos creer­nos. En­ton­ces, aun­que sea­mos cons­cien­tes de que so­mos lin­dos, de­ci­mos que so­mos nor­ma­les. Es par­te de nues­tra idio­sin­cra­sia”, ana­li­za.

El pro­fe­sio­nal ex­pli­ca que el ran­go eta­rio de las ni­ñas que par­ti­ci­pa­ron de la en­cues­ta es el más vul­ne­ra­ble, por­que es una eta­pa de la vi­da en la que se pro­du­cen mu­chos cam­bios, no so­lo fí­si­cos, sino tam­bién men­ta­les, ya que se pa­sa de ser ni­ña a ser mu­jer. “Se pa­sa de te­ner un pen­sa­mien­to con­cre­to a uno abs­trac­to, que im­pli­ca cues­tio­nar co­sas que an­tes sim­ple­men­te eran acep­ta­das. Por ejem­plo, la ma­má es la ído­la por ser ma­má. Pe­ro en la pu­ber­tad y ado­les­cen­cia ya se ven los erro­res, la ma­má deja de ser la Mu­jer Ma­ra­vi­lla y la em­pie­zan a cues­tio­nar. La ni­ña se vuelve más crí­ti­ca y, ade­más, em­pie­za la eta­pa de cri­sis. Jus­ta­men­te por eso se lla­ma ado­les­cen­cia, por­que ado­le­cen, es­tán en el do­lor del cre­ci­mien­to”, pun­tua­li­za.

PRE­SIÓN SO­CIAL

Es bien sa­bi­do que las le­yes so­cia­les con­de­nan has­ta al más inocen­te. Y la pre­sión cul­tu­ral por ser her­mo­sa tam­po­co fue aje­na al es­tu­dio. A ni­vel mun­dial, es­ta es muy fuer­te, sin em­bar­go, Pa­ra­guay se pre­sen­ta co­mo el país don­de me­nos pre­sión sien­ten las ni­ñas con re­la­ción a la be­lle­za. So­lo dos de ca­da 10 de­cla­ran ha­ber sen­ti­do al­gún ti­po de pre­sión y en la ma­yo­ría de los ca­sos con­fie­san que es ge­ne­ra­da por ellas mis­mas. La en­cues­ta mues­tra, ade­más, que de ca­da 10 ni­ñas, cua­tro se sien­ten más se­gu­ras, com­par­ten más fá­cil­men­te sus sen­ti­mien­tos y son más ho­nes­tas cuan­do in­ter­ac­túan de ma­ne­ra on­li­ne, a tra­vés de sus per­fi­les en re­des so­cia­les.

Ste­lla­to ex­pli­ca el mo­ti­vo: “Las re­des so­cia­les in­ci­den en la cons­truc­ción de la pro­pia ima­gen, del mis­mo mo­do que el gru­po fa­mi­liar y las amis­ta­des. Es­tas re­des, tan­to las vir­tua­les co­mo las reales, nos per­mi­ten ver­nos re­fle­ja­dos en las de­más per­so­nas, en­ton­ces em­pe­za­mos a com­pe­tir. Si es que pres­ta­mos de­ma­sia­da aten­ción a la can­ti­dad de Me gus­ta que ob­te­ne­mos, por ejem­plo, esas di­fe­ren­tes de­vo­lu­cio­nes que ha­cen las per­so­nas co­la­bo­ran en la cons­truc­ción de la au­to­es­ti­ma. Tam­bién es­tá la pu­bli­ci­dad, ba­sa­da en la be­lle­za fí­si­ca: eso tam­bién in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te”.

Sin em­bar­go, el fu­tu­ro de es­tas ni­ñas pa­ra­gua­yas es­tá re­ple­to de en­tu­sias­mo, a juz­gar por es­tas otras cifras sur­gi­das del mis­mo re­le­va­mien­to: el 97% de ellas cree que cuan­do crez­ca sen­ti­rá con­fian­za en sí mis­ma, el 88% vis­lum­bra el fu­tu­ro co­mo un lu­gar en el que po­drá ex­pre­sar­se con li­ber­tad y el 97% se ima­gi­na lle­van­do ade­lan­te una ca­rre­ra exi­to­sa. Su­ma­do a es­to, pa­ra el 40% de las ni­ñas en­cues­ta­das, una mu­jer her­mo­sa es la que se sien­te se­gu­ra de sí mis­ma.

To­dos es­tos da­tos nos in­di­can que las ni­ñas com­pa­trio­tas tie­nen va­lo­res só­li­dos y sus­ten­ta­dos no so­la­men­te en la be­lle­za fí­si­ca, sino tam­bién en la be­lle­za in­te­gral de sí mis­mas, ca­pa­ces de so­bre­sa­lir en cual­quier área.

El es­pe­cia­lis­ta re­cal­ca que la con­fian­za no tie­ne que ver ne­ce­sa­ria­men­te con la be­lle­za. “Hay per­so­nas be­llas que tie­nen muy po­ca con­fian­za; y al re­vés, per­so­nas no be­llas o feas que po­seen mu­chí­si­ma. Nin­gu­na cul­tu­ra que pue­da avan­zar es­tá cen­tra­da en la be­lle­za fí­si­ca”, in­di­ca.

MO­DE­LO A SE­GUIR

El es­tu­dio, rea­li­za­do en enero pa­sa­do en 300 ni­ñas de Asun­ción, Ciu­dad del Es­te y En­car­na­ción, re­ve­ló tam­bién que el 73% de las ni­ñas en­tre­vis­ta­das tie­ne a su ma­dre co­mo prin­ci­pal mo­de­lo a se­guir. An­te es­to, el si­có­lo­go des­ta­ca la im­por­tan­cia del víncu­lo ma­dre e hi­ja. “Es co­mo un es­pe­jo don­de nos ob­ser­va­mos de ma­ne­ra per­ma­nen­te y a tra­vés de esa mi­ra­da cons­trui­mos nues­tro pro­pio yo. Ella es quien nos di­ce de ma­ne­ra per­ma­nen­te que so­mos bue­nos o ma­los y nos po­ne el nor­te. Las ma­dres pue­den ser mo­de­los po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos y por eso su va­lo­ra­ción es fun­da­men­tal, ya que son nues­tro pri­mer víncu­lo des­de que na­ce­mos”, sos­tie­ne.

Ste­lla­to re­sal­ta que una per­so­na que tie­ne una au­to­es­ti­ma sa­na -in­de­pen­dien­te­men­te de si es lin­da o fea- es al­guien que es­ta­ble­ce víncu­los es­ta­bles con­si­go mis­ma, con sus fa­mi­lia­res, con sus ami­gos y ami­gas y con su pa­re­ja.

Es por eso que re­co­mien­da edu­car a ni­ñas y ni­ños en di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des, po­ten­ciar sus ha­bi­li­da­des y apren­der y ejer­ci­tar las que no tie­nen. “Ha­cer­lo —afir­ma— ayu­da­rá a au­men­tar la au­to­es­ti­ma, por­que per­mi­te es­ta­ble­cer víncu­los más es­ta­bles”.

“Una au­to­es­ti­ma ba­ja nos lle­va a es­ta­ble­cer víncu­los ines­ta­bles con la gen­te, lo que nos con­du­ce al ais­la­mien­to y a te­ner una per­cep­ción ne­ga­ti­va de no­so­tros mis­mos. En­ton­ces, es co­mo un círcu­lo vi­cio­so que se de­be rom­per”, agre­ga.

Por to­do es­to, es im­por­tan­te crear con­cien­cia e im­pul­sar a que los va­lo­res se man­ten­gan y se for­ta­lez­can a me­di­da que las ni­ñas van cre­cien­do. Re­cuer­de po­ten­ciar y mo­ti­var las ha­bi­li­da­des de su hi­ja. De es­ta for­ma es­ta­rá ase­gu­ran­do que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes pue­dan dis­fru­tar de una re­la­ción más po­si­ti­va con su be­lle­za in­te­gral, pa­ra que for­ta­lez­can la con­fian­za en sí mis­mas y en su en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.