Ta­reas sin fin

Los pa­dres se mo­les­tan con los pro­fe­so­res y vi­ce­ver­sa. Y quie­nes que­dan en el fue­go cru­za­do son los ni­ños. ¿Se ex­ce­de la es­cue­la en la can­ti­dad de ta­reas que da pa­ra lle­var a ca­sa?

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Na­ta­lia Fe­rrei­ra Barbosa Fo­to: Ja­vier Valdez.

Se­ma­na San­ta: ta­rea. Fe­ria­do por el Día de la In­de­pen­den­cia: ta­rea. Fin de se­ma­na lar­go: ta­rea. Va­ca­cio­nes de in­vierno: más ta­reas. Los tra­ba­jos de la es­cue­la per­si­guen a pa­dres y chi­cos has­ta en la so­pa. Sin du­da, re­sul­tan in­có­mo­dos.

No son po­cos los pa­dres que se que­jan de la can­ti­dad de re­fuer­zos es­co­la­res que lle­van los chi­cos a ca­sa.

“¿Pa­ra qué nos va­mos en­ga­ñar? Se so­bre­en­tien­de que, aho­ra, mu­chas ta­reas y tra­ba­jos prác­ti­cos son rea­li­za­dos por los pa­dres. Lo ha­cen cuan­do ven que el chi­co tie­ne una di­fi­cul­tad. Co­mo es bien sa­bi­do, exis­ten los gru­pos de What­sapp, a tra­vés de los cua­les, o se ha­ce una co­pia­ti­na o una ayu­da mu­tua en­tre to­dos los pa­dres pa­ra rea­li­zar los de­be­res de los hi­jos”, ad­mi­te Cle­men­cia Sil­va, ma­dre de una ni­ña que cur­sa el cuar­to gra­do y que lle­va ta­reas a la ca­sa to­dos los días.

DIAG­NÓS­TI­CO

Ade­más de la car­ga de ta­rea es­co­lar, Cle­men­cia cri­ti­ca la can­ti­dad de li­bros pe­di­dos por las ins­ti­tu­cio­nes, los cua­les ni si­quie­ra lle­gan a usar en su to­ta­li­dad. “Usan ma­te­ria­les que, apar­te de cos­to­sos, pre­ten­den abar­car de­ma­sia­do y al fi­nal no se apren­de na­da”.

Por otro la­do, Ele­na Pi­ris, pro­fe­so­ra del co­le­gio Ma­ría Au­xi­lia­do­ra, ex­pli­ca que lle­var ta­rea a la ca­sa es im­por­tan­te pa­ra pro­mo­ver la res­pon­sa­bi­li­dad, la au­to­no­mía, la ini­cia­ti­va y la con­fian­za en sí mis­mo. “El ob­je­ti­vo es ele­var el ni­vel de ren­di­mien­to es­co­lar, re­for­zar el apren­di­za­je y ad­qui­rir há­bi­tos de es­tu­dio. Los de­be­res tam­bién pue­den ayu­dar a los chi­cos a ad­mi­nis­trar su tiem­po”, ase­gu­ra.

Cle­men­cia en­tien­de que el ob­je­ti­vo de los de­be­res es fi­jar con­te­ni­do. Sin em­bar­go, du­da que se cum­pla real­men­te, de­bi­do a la so­bre­car­ga de ac­ti­vi­da­des que tie­nen los chi­cos de hoy. “A ellos les fas­ti­dia. En­ton­ces, al fi­nal no apren­den mien­tras ha­cen la ta­rea, y so­lo quie­ren com­ple­tar­la co­mo sea”.

EN TEO­RÍA

La es­pa­ño­la Eva Bai­len, una ma­dre preo­cu­pa­da, ini­ció el año pa­sa­do una cam­pa­ña “Por la ra­cio­na­li­za­ción de los de­be­res en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol”, a tra­vés de la pla­ta­for­ma chan­ge.org, y has­ta aho­ra con­si­guió más de 200.000 fir­mas de apo­yo. Su ar­gu­men­to es la frus­tra­ción que su­po­ne pa­ra los ni­ños el ex­ce­so de de­be­res cuan­do se ven so­bre­pa­sa­dos por el can­san­cio. En su pro­pues­ta tam­bién cri­ti­ca el in­ten­to de con­cluir el te­ma­rio anual a co­mo dé lu­gar, al­go que a ve­ces so­bre­pa­sa el ho­ra­rio aca­dé­mi­co y abar­ca tiem­po en el ho­gar. Re­sul­ta­do: los alum­nos tie­nen que sa­cri­fi­car tiem­po de jue­go y des­can­so.

En 2012, pa­dres fran­ce­ses tam­bién se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de las ta­reas es­co­la­res por con­si­de­rar­las an­ti­pe­da­gó­gi­cas, res­pon­sa­bles de ten­sio­nes fa­mi­lia­res y por pro­vo­car de­sigual­dad en­tre los ni­ños que no pue­den ser asis­ti­dos por sus pro­ge­ni­to­res en la rea­li­za­ción de de­be­res.

“Hay dos pos­tu­ras al res­pec­to. La de dar ta­reas ex­ce­si­vas o ta­rea ce­ro. No de­be­rían ser an­ta­gó­ni­cas ni ex­tre­mas. Pri­me­ro que na­da, en un co­le­gio de es­co­la­ri­dad sim­ple –ma­ña­na o tar­de– lle­var ta­reas a ca­sa es ne­ce­sa­rio pa­ra re­for­zar el con­te­ni­do y pa­ra que los pa­dres pue­dan acom­pa­ñar el desa­rro­llo de sus hi­jos. Aho­ra, en una ins­ti­tu­ción de do­ble es­co­la­ri­dad ya se­ría un con­tra­sen­ti­do que les asig­nen de­be­res en­tre se­ma­na, por­que su­pues­ta­men­te to­dos de­ben rea­li­zar­se en el au­la”, afir­ma la si­có­lo­ga edu­ca­cio­nal Ca­ro­li­na Ca­zal, di­rec­to­ra del co­le­gio La Pro­vi­den­cia UC.

Y si es que los pa­dres ter­mi­nan ha­cien­do las ta­reas de sus hi­jos, hay un pro­ble­ma de fon­do, a cri­te­rio de Ca­zal. En es­tos ca­sos, ella su­gie­re que el pa­dre o la ma­dre va­yan a la es­cue­la y pre­gun­ten al profesor qué es lo que su­ce­de. “En teo­ría no se pue­de dar un trabajo pa­ra la ca­sa que so­bre­pa­se las ca­pa­ci­da­des del alumno. Ge­ne­ral­men­te al ha­ber di­fi­cul­ta­des es cuan­do los pa­dres reac­cio­nan. A ve­ces se sien­tan a ha­cer la ta­rea a las 9.00 de la no­che y se dan cuen­ta de que sus chi­cos no en­tien­den, en­ton­ces em­pie­za la bús­que­da de cul­pa­bles. Hay dis­cu­sio­nes, los pa­dres pier­den su rol y pa­san a ser maes­tros…”, ex­pli­ca.

“No hay peor co­sa que el he­cho de que un pa­pá o una ma­má se sien­ten con el chi­co a ha­cer la ta­rea.És­ta tie­ne que ser de tal di­men­sión que el ni­ño pue­da ha­cer­la so­lo en la ca­sa. Los pa­dres de­ben con­tro­lar­la, na­da más”, afir­ma Ele­na Pi­ris. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país, sin du­das, es­tá en pro­ble­mas por­que de­ma­sia­das pie­zas del rom­pe­ca­be­zas no en­ca­jan o fal­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.