Ma­dres muy pre­co­ces

Ultima Hora - Vida - - Zapping - Mo­ne­co Ló­pez

La na­tu­ra­le­za es bur­lo­na. Las mu­je­res en edad co­rrec­ta pa­ra con­ce­bir hi­jos, casadas, mul­ti­mi­llo­na­rias, sue­len ser, con fre­cuen­cia, es­té­ri­les. De­ben re­cu­rrir a tra­ta­mien­tos com­ple­jos, ca­si siem­pre in­fruc­tuo­sos, y ter­mi­nan su vía cru­cis adop­tan­do un be­bé asiá­ti­co o afri­cano. son Aquí,a me­nu­doen el mul­tí­pa­ras.Pa­ra­guay, las Ha­ce ma­dre­sun tiem­pi­to, in­sol­ven­te­su­na de ellas pa­rió en un óm­ni­bus, re­sul­tan­do el par­to to­do un éxi­to de es­pec­ta­do­res y crítica. Se tra­ta­ba de su 24.° hi­jo, y un sec­tor del pú­bli­co ya que­ría le­van­tar­le un al­tar y no­mi­nar­la la ma­dre pa­ra­gua­ya del si­glo XXI, o po­co me­nos. Lue­go, tras las de­cla­ra­cio­nes de una de sus hi­jas, re­sul­tó que la mu­jer no era una su­per­ab­ne­ga­da ma­dre, em­pe­ña­da en au­men­tar la po­bla­ción na­cio­nal, sino un com­pen­dio fe­me­nino de to­do lo que no se de­be ser: bo­rra­cha, de­sen­ten­di­da de sus hi­jos (de los 24, ya mu­rie­ron 12) y, fi­nal­men­te, men­di­ga. ¿Por qué esa iro­nía cruel de la na­tu­ra­le­za? ¿Por qué tan­ta fer­ti­li­dad en­tre las mu­je­res que no pue­den ni si­quie­ra man­te­ner­se ellas mis­mas, mien­tras las pu­dien­tes se ara­ñan el ros­tro de de­ses­pe­ra­ción por el de­seo de te­ner hi­jos? La pre­gun­ta, des­de lue­go, es re­tó­ri­ca. Na­die tie­ne una res­pues­ta aten­di­ble. Úl­ti­ma­men­te, a ese gra­ve cua­dro so­cial se su­mó el par­to in­fan­til. Hay dos par­tos por día, de ni­ñas de en­tre 10 y 14 años. Las de 10 tu­vie­ron que te­ner re­la­cio­nes (vio­la­cio­nes, su­pon­go) a los nue­ve años o, a lo su­mo, al día si­guien­te de cum­plir los 10. Al Có­di­go Pe­nal so­lo le fal­ta dis­po­ner una me­da­lla y un pre­mio en efec­ti­vo a los de­ge­ne­ra­dos que em­ba­ra­zan a ni­ñas. Las chi­qui­llas de 14 años que que­dan em­ba­ra­za­das son vis­tas y con­si­de­ra­das ca­si co­mo sucesos na­tu­ra­les. “Ja iku­ña­taim­bai­té­ma”, es el co­men­ta­rio más re­pe­ti­do. Y na­die in­ves­ti­ga si la po­bre­ci­ta, que per­dió el ini­cio de su ado­les­cen­cia, ya no ve­nía sien­do ul­tra­ja­da sis­te­má­ti­ca­men­te, y la pre­ñez so­lo se tra­tó de un des­cui­do. Co­mo en el ca­so de las em­ba­ra­za­das de 10 años, las de 14 tu­vie­ron que ser agre­di­das a los 13, o a po­cos días de ha­ber­los cum­pli­do. Ro­bar una va­ca tie­ne más pe­na car­ce­la­ria que vio­lar a una ni­ña. Ni qué de­cir de vio­lar a una mu­jer ya cre­ci­da. Es­ta atro­ci­dad ju­rí­di­ca vie­ne des­de la épo­ca en que los ga­na­de­ros eran quie­nes real­men­te man­da­ban aquí y en el mun­do en­te­ro. Aho­ra, creo que los ban­que­ros les sa­ca­ron el si­llón y el bas­tón de man­do. Es pro­ba­ble que así sea. Prue­be us­ted a li­diar con un banco y vea­mos los re­sul­ta­dos. Lo más gra­ve de to­do es que si una ni­ña de 10 años se em­ba­ra­za, no se le per­mi­te in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo. “To­da vi­da es sa­gra­da des­de su con­cep­ción”, es el ar­gu­men­to a fa­vor del abu­so cri­mi­nal. ¿La vi­da de la ni­ña no me­re­ce ser pro­te­gi­da? Re­pi­to: si se em­ba­ra­zó a los 10 años, es por­que tu­vo re­la­cio­nes, se­gu­ro que for­za­das, cuan­do te­nía nue­ve. Eso no pue­de ser de­fen­di­do des­de nin­gu­na pos­tu­ra le­gal ni re­li­gio­sa.

“Ro­bar una va­ca tie­ne más pe­na car­ce­la­ria que vio­lar a una ni­ña. Ni qué de­cir de vio­lar a una mu­jer ya cre­ci­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.