LU­CES DE CO­LO­RES.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

que­ría; y vi que en mi ofi­cio de cons­truc­tor po­drían ser úti­les”, co­men­ta Jo­sé.

Usar bo­te­llas pa­ra cons­truir vi­vien­das de ma­ne­ra más eco­nó­mi­ca y ecológica no es al­go no­ve­do­so, ya que exis­ten ex­pe­rien­cias si­mi­la­res en va­rios pun­tos del pla­ne­ta. Pe­ro Jo­sé Ins­frán no pen­só tan­to en lo que po­dría aho­rrar en ma­te­ria­les, sino que que­ría dar­le un uso a los en­va­ses desecha­dos y, de pa­so, crear al­go agra­da­ble a los sentidos, so­bre to­do a la vis­ta.

El cons­truc­tor (Jo­sé pre­fie­re que lo lla­men así y no con el tí­tu­lo más pro­sai­co de al­ba­ñil) pu­so en vi­gor aque­lla má­xi­ma que di­ce que la ca­ri­dad bien en­ten­di­da em­pie­za por ca­sa; y fue su pro­pia vi­vien­da la que se con­vir­tió en una mez­cla de la­bo­ra­to­rio y ate­lier, en el que, ha­ce un par de me­ses, dio ini­cio a su pro­yec­to.

MA­NOS A LA OBRA

Jo­sé es un fer­vo­ro­so cre­yen­te y es­tá con­ven­ci­do de que fue la in­ter­ven­ción di­vi­na la que le dio la crea­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria y le agu­zó el in­ge­nio pa­ra en­con­trar­le un des­tino a esos os­cu­ros ob­je­tos de desecho.

Los en­va­ses con los que en­ca­ró su pri­mer tra­ba­jo son los que el pro­fe­sio­nal fue aco­pian­do mien­tras ma­du­ra­ba la idea; pro­vie­nen de su ve­cin­da­rio, Lo­ma Mer­lo, una com­pa­ñía de Lu­que que se con­vir­tió en un ba­rrio en el que las re­si­den­cias cos­to­sas es­tán des­pla­zan­do del pai­sa­je a las más hu­mil­des de los po­bla­do­res ini­cia­les.

La ca­sa de Jo­sé, en la que vi­ve con su es­po­sa y sus seis hi­jos, es la mis­ma que he­re­dó de su pa­dre y que hoy es co­mo un es­ca­pa­ra­te en el que lu­cen sus crea­cio­nes. Lla­ma­ti­va y co­lo­ri­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.