La gue­rra que no fue

En 1859, Pa­ra­guay y Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vie­ron al bor­de de un con­flic­to ar­ma­do. Dos in­ves­ti­ga­do­ras dan su ver­sión so­bre es­te ca­pí­tu­lo de nues­tra his­to­ria del que po­co se ha­bla.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

E l co­man­dan­te del fuer­te de Ita­pi­rú, Vi­cen­te Duar­te, vio que no le de­ja­ban al­ter­na­ti­va. Ya ha­bía he­cho dis­pa­ros de sal­va de ad­ver­ten­cia, pe­ro el va­por es­ta­dou­ni­den­se Wa­ter Witch se­guía avan­zan­do. Es­ta vez hu­bo fue­go de ver­dad y un pro­yec­til ca­yó en me­dio de la na­ve nor­te­ame­ri­ca­na. El ti­mo­nel Sa­muel Cha­ney es­ta­ba muer­to, va­rios ma­ri­nos he­ri­dos y el bu­que ave­ria­do. Gra­ves con­se­cuen­cias ame­na­za­ban a nues­tra jo­ven re­pú­bli­ca.

El in­ci­den­te se pro­du­jo el 1 de fe­bre­ro de 1855, cuan­do el Wa­ter Witch aban­do­nó el cau­ce prin­ci­pal del río Pa­ra­ná – don­de se en­con­tra­ba rea­li­zan­do es­tu­dios car­to­grá­fi­cos–, vio­lan­do lo dis­pues­to por el de­cre­to pre­si­den­cial del 3 de oc­tu­bre de 1854, que prohi­bía a los bu­ques de gue­rra ex­tran­je­ros na­ve­gar por los cau­ces in­te­rio­res de los ríos pa­ra­gua­yos, se­gún ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra y do­cen­te Noe­lia Quin­ta­na Vi­llas­boa.

El men­cio­na­do su­ce­so fue la úl­ti­ma cuen­ta de un ro­sa­rio de in­ci­den­tes des­afor­tu­na­dos, pro­ta­go­ni­za­dos prin­ci­pal­men­te por los nor­te­ame­ri­ca­nos, que a pun­to es­tu­vie­ron de echar por tie­rra los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos en­tre Pa­ra­guay y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­ta­ble­cer un re­la­cio­na­mien­to fruc­tí­fe­ro en­tre las dos re­pú­bli­cas.

Pre­ci­sa­men­te, el cón­sul es­ta­dou­ni­den­se Ed­ward Hop­kins, en­via­do en mi­sión de bue­na vo­lun­tad por su Go­bierno, fue uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la es­ca­la­da de hos­ti­li­da­des. Re­ci­bi­do con bra­zos abier­tos por el Go­bierno, a su lle­ga­da en 1845 se con­vir­tió en un pri­vi­le­gia­do em­pre­sa­rio au­pa­do por el pre­si­den­te Car­los An­to­nio Ló­pez. Ad­qui­rió pro­pie­da­des en el país, ins­ta­ló una fá­bri­ca de ci­ga­rros en Asun­ción, un ase­rra­de­ro en San An­to­nio y era so­cio de una com­pa­ñía de na­ve­ga­ción. Mo­zo im­pe­tuo­so y de mal ca­rác­ter, a des­pe­cho de su con­di­ción de di­plo­má­ti­co, ma­ti­zó su es­tan­cia en nues­tro país ala­ban­do en el ex­te­rior las bon­da­des de nues­tra tie­rra, con exa­brup­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.