Ro­si­ta Bat­ti­la­na

Si la ale­gría tu­vie­ra ros­tro, sin du­das le que­da­ría per­fec­to el de Ro­si­ta Bat­ti­la­na. Sus ojos, de por sí pe­que­ños, se cie­rran aún más cuan­do manifiesta su jú­bi­lo por al­gu­na si­tua­ción, dan­do pa­so a una son­ri­sa, su car­ta de pre­sen­ta­ción.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Sil­va­na Mo­li­na Fo­to: Fernando Fran­ces­che­lli.

E s im­po­si­ble no con­ta­giar­se de la ener­gía que ema­na de es­ta jo­ven de 21 años, a quien los mé­di­cos eti­que­ta­ron al na­cer co­mo un ca­so de sín­dro­me de Down. Un diag­nós­ti­co que su ma­dre, Gra­cie­la, no per­mi­tió que se con­vir­tie­ra en un obs­tácu­lo pa­ra el de­sa­rro­llo in­te­gral de su hi­ja, den­tro de sus po­si­bi­li­da­des. Por eso la edu­có “con amor pe­ro con lí­mi­tes, sin so­bre­pro­tec­ción”, pa­ra que ella pu­die­ra “ser­vir­se a sí mis­ma y tam­bién ayu­dar a los de­más”.

Ríe sin in­hi­bi­cio­nes, Ro­si­ta. Y bai­la y can­ta cuan­do tie­ne ga­nas de ha­cer­lo, don­de quie­ra que es­té. Y par­ti­ci­pa en to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, re­crea­ti­vas y edu­ca­cio­na­les. Es fre­cuen­te en­con­trar­la, por ejem­plo, en ta­lle­res de ar­te o en con­cier­tos, a los que pue­de asis­tir co­mo miem­bro de la Aso­cia­ción Re­crea­ti­va Edu­ca­cio­nal pa­ra Per­so­nas Ex­cep­cio­na­les (Are­pe).

Tam­bién le gus­ta el tea­tro. De he­cho es miem­bro ac­ti­vo del Cen­tro Pa­ra­gua­yo de Tea­tro (Ce­pa­te), don­de in­te­gra un elen­co de ac­to­res y se pre­sen­tó en va­rias obras.

Pe­ro no to­do es di­ver­sión en la vi­da de Ro­si­ta. Co­mo adul­ta que es, tam­bién tie­ne sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Ella tra­ba­ja en la es­cri­ba­nía Mar­tí­nez Cá­ce­res, don­de rea­li­za ta­reas de ges­to­ría en el Re­gis­tro Pú­bli­co.

Ac­ti­vis­ta so­cial por los de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, Ro­si­ta es­tu­vo dos ve­ces en la ONU, en Gi­ne­bra (Sui­za), don­de pre­sen­tó un in­for­me al­ter­na­ti­vo al del Go­bierno so­bre la si­tua­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Pa­ra­guay. En cues­tión de re­cla­mar de­re­chos, ella la tie­ne cla­ra: “Que­re­mos es­cue­las, sa­lud, tra­ba­jo, ar­te, de­por­te, jus­ti­cia, res­pe­to”.

Aho­ra, se pre­pa­ra pa­ra un nue­vo desafío. Fue in­vi­ta­da a par­ti­ci­par de un tor­neo mun­dial de taek­won­do STF, en Ar­kan­sas, Es­ta­dos Uni­dos. Ya tie­ne los pa­sa­jes pa­ra via­jar el 23 de ju­nio, pe­ro ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra los de­más gas­tos que con­lle­va­rá la es­ta­día (quien desee co­la­bo­rar, pue­de lla­mar al (0981) 433-362).

Ro­si­ta es­tá pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar el re­sul­ta­do, sea cual sea: “Quie­ro ga­nar, y si no pue­do, quie­ro ser va­lien­te en el in­ten­to”, ase­gu­ra. To­do di­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.