AMOR SUS­TI­TU­TO

An­te la au­sen­cia de sus pa­dres bio­ló­gi­cos, Ato, Hi­lén y Rebeca en­con­tra­ron un sus­ti­tu­to en sus pa­pás del co­ra­zón.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

E l pe­di­do de la ni­ña en­con­tró a Eduar­do Avei­ro con la guar­dia ba­ja. “Upa, pa­pá”, ro­gó Hi­lén y en­se­gui­da su ma­dre, Dia­na, se apu­ró en ex­pli­car­le que “no es pa­pá, es Edu”. Pe­ro Edu, emo­cio­na­do, la ata­jó; “de­já no­más que me di­ga pa­pá”, su­gi­rió, con el co­ra­zón es­tru­ja­do.

Cuan­do Dia­na em­pe­zó su re­la­ción con Eduar­do (21), su hi­ja Hi­lén, fru­to de una re­la­ción an­te­rior, to­da­vía no ha­bía cum­pli­do dos años. Hoy la ni­ña tie­ne seis, y la pa­re­ja le dio una her­ma­ni­ta, Dia­ne­lla, quien ya apa­gó dos ve­li­tas de cum­plea­ños.

“Pa­ra mí no hay di­fe­ren­cia en­tre una y otra”, ase­gu­ra Edu, quien ya re­co­no­ció a Hi­lén co­mo su hi­ja y ac­tual­men­te el cam­bio de ape­lli­do de la pe­que­ña se en­cuen­tra en pleno trá­mi­te. Pe­ro el co­ra­zón no re­quie­re de fir­mas ni do­cu­men­tos pa­ra cer­ti­fi­car la so­li­dez del amor.

PA­DRE SU­PLEN­TE

En Pa­ra­guay, más de uno de ca­da tres ho­ga­res es mo­no­pa­ren­tal; es de­cir, so­lo uno de los pro­ge­ni­to­res es­tá pre­sen­te, y ge­ne­ral­men­te es la ma­má la que en­ca­be­za la fa­mi­lia, por lo que el rol de pa­pá de­be ser asu­mi­do por un fa­mi­liar cer­cano o por un nue­vo ma­ri­do. Él es lo que los es­pe­cia­lis­tas de­no­mi­nan pa­dre sus­ti­tu­to, el hom­bre que, aun­que no es el pa­pá bio­ló­gi­co, re­pre­sen­ta esa fi­gu­ra.

Los pa­pás sus­ti­tu­tos son una reali­dad ex­ten­di­da en nues­tro país, con sus be­ne­fi­cios y des­ven­ta­jas.

“Hi­lén bus­ca­ba una fi­gu­ra pa­ter­na. Prác­ti­ca­men­te no te­nía nin­gu­na re­la­ción con su pa­dre bio­ló­gi­co y ella le de­cía pa­pá a cual­quier ami­go que me vi­si­ta­ba”, re­la­ta Dia­na. Eduar­do se ga­nó ese de­re­cho dán­do­le su ca­ri­ño a la ni­ña y ayu­dan­do a su ma­dre a criar­la, pro­ve­yen­do le­che y pa­ña­les.

El pa­dre sus­ti­tu­to pue­de ser el abue­lo, un her­mano ma­yor, un tío, la pa­re­ja de la ma­dre, un ami­go de la fa­mi­lia o cual­quier otra fi­gu­ra mas­cu­li­na que le pro­por­cio­ne al ni­ño o la ni­ña cui­da­do, amor, orien­ta­ción, dis­ci­pli­na, so­por­te fi­nan­cie­ro o com­pa­ñía pa­ter­na.

Ar­man­do Mar­tino (15) tie­ne co­mo pa­pá a su abue­lo. Juan Salazar (66) cum­ple el rol de pa­dre de Ato (apo­do de Ar­man­do), con el amor y la de­di­ca­ción de un pro­ge­ni­tor bio­ló­gi­co, y has­ta le per­mi­te al­gu­nos ca­pri­chos, a ve­ces ve­da­dos a su hi­jo Éd­gar.

“Des­de que Ato na­ció le pre­pa­ro la co­mi­da, lo que él pre­fie­re co­mer, por­que es de­li­ca­do”, con­fie­sa don Juan, quien no ha­ce dis­tin­ción al­gu­na en­tre hi­jo y nie­to a la ho­ra de brin­dar­le su amor a am­bos. “Yo no no­to nin­gu­na di­fe­ren­cia, pa­ra mí es igual que mi hi­jo, el sen­ti­mien­to es el mis­mo”, en­fa­ti­za.

Pa­ra Ato, su le­lo es el re­fe­ren­te mas­cu­lino en el que se re­fle­ja y que lo ayu­da

a mol­dear su per­so­na­li­dad, com­ple­men­tan­do la ta­rea de ma­má Dia­na. “Ca­si no ten­go con­tac­to con mi pa­pá bio­ló­gi­co y es mi abue­lo quien se en­car­ga de mí y quien es­tá con­mi­go en ca­sa”, afir­ma el jo­ven.

MÁS DE UNO

A ve­ces hay más de un va­rón que cu­bre —ca­da cual a su turno— al­gu­na ne­ce­si­dad del ni­ño o la ni­ña cu­yo pa­dre bio­ló­gi­co es­tá au­sen­te. Rebeca Mar­ton (21) es so­bri­na de Ale­xan­der Mar­ton (44), y es él quien acom­pa­ña a su her­ma­na Wendy en la crian­za de la hoy jo­ven.

“Des­de que era chi­ca le brin­do mi tiem­po li­bre. Sa­lía­mos a pa­sear, la lle­va­ba a la es­cue­la, y cuan­do ha­bía al­gún ac­to cul­tu­ral, yo asis­tía co­mo su pa­dre”, re­cuer­da el tío, quien hoy es­tá ca­sa­do y tie­ne otros cua­tro hi­jos, to­da­vía pe­que­ños.

Pe­ro Ale­xan­der no es el úni­co pa­dre sus­ti­tu­to de Rebeca. “En ca­sa ten­go dos fi­gu­ras pa­ter­nas, mi tío y mi abue­lo. Mi abue­lo era quien es­ta­ba con­mi­go en ca­sa y mi tío quien me lle­va­ba a los via­jes del co­le­gio”, re­la­ta la mu­cha­cha. A nin­guno le di­ce “pa­pá”, pe­ro no ha­ce fal­ta: tío y abue­lo en­cie­rran su­fi­cien­te amor fi­lial.

NUE­VO AMOR. Hi­lén y Edu, una re­la­ción de afec­to cons­trui­da des­de que ella lo “adop­tó” co­mo pa­pá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.