Gri­tos si­len­cia­dos

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

Se­gún la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), las es­ta­dís­ti­cas dis­po­ni­bles no re­fle­jan la di­men­sión de vio­len­cia que en­fren­tan las per­so­nas LGBTI en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Mu­chos ca­sos de vio­len­cia con­tra per­so­nas LGBTI no se de­nun­cian, ya que mu­chas de ellas, te­mien­do re­pre­sa­lias, no quie­ren iden­ti­fi­car­se co­mo LGTBI o no con­fían en la Po­li­cía o en el sis­te­ma ju­di­cial, se­gún el in­for­me Vio­len­cia Con­tra las Per­so­nas LGTBI en Amé­ri­ca, de la CIDH. tam­bién su­ce­de que con el tiem­po cam­bian de ac­ti­tud, se dan cuen­ta de que no es pa­ra tan­to y apo­yan a sus hi­jas e hi­jos. No po­de­mos ha­blar de es­ta­dís­ti­cas si que­re­mos ser res­pon­sa­bles y se­rios, por­que el he­cho de ser gay, les­bia­na o trans es una cues­tión bas­tan­te in­vi­si­bi­li­za­da. En­ton­ces no hay un cen­so. So­lo po­de­mos ha­blar de los ca­sos que re­ci­bi­mos”.

Los ca­sos de ex­pul­sión del ho­gar lue­go de asu­mir una iden­ti­dad se­xual de­ter­mi­na­da se dan con más fre­cuen­cia en la po­bla­ción trans. A me­nu­do aún son menores de edad cuan­do es­to su­ce­de y en con­se­cuen­cia ter­mi­nan aban­do­nan­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Yren Ro­te­la es pre­si­den­ta de Pa­nam­bi —aso­cia­ción de tra­ves­tis y tran­se­xua­les or­ga­ni­za­dos pa­ra la de­fen­sa de los de­re­chos de las per­so­nas trans— y su ca­so re­pre­sen­ta la reali­dad de es­te co­lec­ti­vo a ni­vel na­cio­nal. Te­nía 13 años cuan­do de­ci­dió asu­mir su iden­ti­dad fe­me­ni­na y es­to tu­vo con­se­cuen­cias. “Me echa­ron de ca­sa, dor­mí dos días en la ca­lle. La úni­ca op­ción de so­bre­vi­ven­cia pa­ra mí fue el tra­ba­jo se­xual. Fui a ca­lle Úl­ti­ma, ba­jo el via­duc­to, ahí se pa­ra­ban unas cuan­tas per­so­nas trans y me lle­va­ron a su ca­sa y des­pués sa­lí a la ca­lle a tra­ba­jar”, re­cuer­da Yren, quien en la ac­tua­li­dad vi­ve nue­va­men­te con sus pa­dres y tie­ne una bue­na re­la­ción con ellos.

Ella se gana la vi­da co­mo tra­ba­ja­do­ra se­xual, ya que a pe­sar de ha­ber in­ten­ta­do desem­pe­ñar­se co­mo ven­de­do­ra o em­plea­da do­més­ti­ca, en nin­gún lu­gar la acep­ta­ron: “No tra­ba­ja­mos con per­so­nas co­mo us­te­des”, fue el ar­gu­men­to que le die­ron.

MÉ­TO­DOS CON­TRA­PRO­DU­CEN­TES

Si se es ni­ño o ado­les­cen­te y se ad­mi­te una orien­ta­ción o iden­ti­dad di­fe­ren­tes a las es­ta­ble­ci­das tra­di­cio­nal­men­te, los fa­mi­lia­res sue­len bus­car un an­tí­do­to a es­ta su­pues­ta con­di­ción anor­mal. “Hay ca­sos en que se los man­da a te­ra­pias re­pa­ra­ti­vas o de re­con­ver­sión he­chas por si­có­lo­gos, par­tien­do de la idea de que se pue­de cam­biar la orien­ta­ción se­xual. Se ha­ce la aso­cia­ción de que la per­so­na es­tá en­fer­ma y pue­de cu­rar­se”, afir­ma Adol­fo, de So­mos­gay.

So­lo pa­ra acla­rar, ya en 1973 la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Si­quia­tría eli­mi­nó a la ho­mo­se­xua­li­dad de su ma­nual ofi­cial de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.