IN­SE­PA­RA­BLES.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

ción en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Y me acuer­do has­ta aho­ra de to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las que par­ti­ci­pá­ba­mos con mis com­pa­ñe­ros, to­dos los con­cier­tos a los que íba­mos pa­ra apo­yar, pa­ra so­ñar con un país de­mo­crá­ti­co, li­bre, so­be­rano. Eso me dio una mi­ra­da crí­ti­ca an­te lo que pa­sa­ba.

Un re­cuer­do muy lin­do que ten­go es que, cuan­do ca­yó Stroess­ner, mi abue­lo me hi­zo lla­mar y me di­jo: ‘Juan, te quie­ro ha­cer un re­ga­lo’. En­ton­ces pu­so su mano de­ba­jo de la me­sa y des­pe­gó un dis­co de vi­ni­lo que me en­tre­gó: ahí es­ta­ban gra­ba­das las vo­ces de los es­ta­dis­tas más im­por­tan­tes del mun­do. Has­ta aho­ra lo ten­go, y pa­ra mí po­see un va­lor enor­me.

FLASH­BACK

In­te­rior. Co­me­dor de la ca­sa de los Ma­ne­glia. To­da la fa­mi­lia sen­ta­da al­re­de­dor de una me­sa don­de es­tá ser­vi­do el al­muer­zo. Mien­tras co­men, Juan­ca (11) con­ver­sa con su pa­dre. Su ma­dre y su her­ma­na es­cu­chan aten­ta­men­te.

El ci­ne es lo que a mí me gus­ta. Yo no quie­ro ha­cer otra co­sa en­mi vi­da.

Es­tás lo­co. En es­te país eso es co­mo que­rer ser as­tro­nau­ta. Vas a te­ner que es­tu­diar una pro­fe­sión pa­ra po­der te­ner tu hobby de ver pe­lí­cu­las. ( Juan­ca lo mi­ra con ca­ra de in­cre­du­li­dad). Sin em­bar­go, el de­seo de ha­cer del sép­ti­mo ar­te una pro­fe­sión se­guía la­ten­te en él. “Yo siem­pre de­cía: al­gu­na vez quie­ro es­tu­diar ci­ne en se­rio, co­mo una ca­rre­ra. Pe­ro no sa­bía ni dón­de ni có­mo”. Has­ta que una vez, du­ran­te una pa­san­tía que hi­zo en una pro­duc­to­ra de Ecua­dor, lo lle­va­ron a una fun­ción de es­tu­dian­tes de ci­ne. Fue en­ton­ces que se en­te­ró de que en San An­to­nio de los Ba­ños, Cu­ba, exis­tía una es­cue­la in­ter­na­cio­nal de ci­ne, don­de ca­da año be­ca­ban a dos per­so­nas de paí­ses del ter­cer mun­do.

“Yo ahí en­lo­que­cí. De­ci­dí que que­ría es­tu­diar ci­ne en ese lu­gar, por­que me en­can­ta­ba lo que ha­cían. Y du­ran­te mu­cho tiem­po en­vié mi cu­rrí­cu­lum y mis tra­ba­jos, es­pe­ran­do que me die­ran la be­ca. Re­cién des­pués de dos años –lo re­cuer­do co­mo si fue­ra hoy– re­ci­bí un te­le­gra­ma don­de me in­for­ma­ban que te­nía una be­ca, pe­ro era pa­ra un cur­so de dos me­ses so­bre Teo­ría y Prác­ti­ca del Do­cu­men­tal Po­lí­ti­co. Aun­que el te­ma no me in­tere­sa­ba mu­cho, me di­je: ‘Es mi opor­tu­ni­dad’, y me fui. Eso me abrió el mun­do a gen­te que, co­mo yo, so­ña­ba con ha­cer ci­ne y que te­nía una mi­ra­da dis­tin­ta”. - Cuan­do sos ado­les­cen­te no le te­nés mie­do a na­da, in­clu­so em­pren­dés un pro­yec­to sin ser con­cien­te de lo enor­me que pue­de lle­gar a ser. Yo te­nía 17 cuan­do em­pe­cé a ha­cer un lar­go­me­tra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.