Eduar­do Ba­rre­to

Con la idea de di­fun­dir la poe­sía, Eduar­do Ba­rre­to de­ci­dió lle­var­la a lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra que así la gen­te pu­die­ra es­cu­char­la. Es así co­mo una pla­za se con­vier­te en es­ce­na­rio poé­ti­co.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Na­ta­lia Fe­rrei­ra Barbosa Fo­to: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli. EDUAR­DO BA­RRE­TO

Él se sien­ta en un ban­co de la pla­za y aguar­da que el pró­xi­mo valiente se sien­te a su­la­do. En­se­gui­daal­guien se ani­ma y la dis­tan­cia en­tre am­bos va des­apa­re­cien­do. Él se acer­ca acor­tan­do el espacio y le em­pie­za a su­su­rrar al oí­do. Es un do­min­go por la tar­de y es­tá le­yen­do un ex­trac­to de un poe­ma de Fer­nan­doPes­soa, so­bre la ne­ce­si­dad de en­ga­ña­ra ve­ces al al­ma pa­ra se­guir. Quie­nes se sien­tan al la­do de Eduar­do Ba­rre­to (37) se emo­cio­nan, que­dan pen­sa­ti­vos ya ve­ces has­ta llo­ran, cuan­do él rea­li­za es­te en­cuen­tro de­no­mi­na­do Bien Cer­ca, poe­sía ín­ti­ma en lu­ga­res pú­bli­cos.

Eduar­do es di­se­ña­dor grá­fi­co y pro­fe­sor en la ca­rre­ra de Di­se­ño In­dus­trial en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción (UNA) ytam­bié­nes­cri­be poe­sía. Ya­cuan­does­ta­ba en la es­cue­la en­con­tró en la es­cri­tu­ra un me­dio de ex­pre­sión. En el 2008 em­pe­zó a asis­tir a ta­ller es de crea­ción li­te­ra­ria y más tar­de a ter­tu­lias li­te­ra­rias.

“Me per­ca­té de que siem­pre éra­mos los mis­mos los que es­tá­ba­mos en ese círcu­lo de poe­sía y em­pe­cé a pre­gun­tar­me có­mo po­dría ha­cer pa­ra que se in­vo­lu­cren más per­so­nas. Que­ría di­fun­dir­la poe­sía por­que siem­pre nos que­ja­mos de que no te­ne­mos apo­yo ode­qu el agen­tes e pa­sa vien­do realitys­hows.P ero creo que no­so­tros te­ne­mos un po­co de res­pon­sa­bi­li­dad al no ha­cer lle­gar nues­tro tra­ba­jo a la gen­te, por­que la sub­es­ti­ma­mos y des­de no­so­tros sur­ge esa ba­rre­ra”, afir­ma Ba­rre­to.

Lo de lle­var poe­sía a la gen­te, Eduar­do lo hi­zo li­te­ral­men­te. Creó un even­to en Fa­ce­book e in­vi­tó a sus co­no­ci­dos, y po­co a po­co fue su­man­do más per­so­nas. “Cuan­do al­guien se acer­ca sin co­no­cer­te, se lo to­ma co­mo una ame­na­za o aco­so. En una ciu­dad hos­til, Bie­nCer­ca sur­ge pa­ra aca­bar con la vio­len­cia de la dis­tan­cia. Lo que quie­ro es in­da­gar so­bre la reac­ción del otro con res­pec­to al acer­ca­mien­to”, di­ce Eduar­do.

Y de he­cho, al­gu­nos se mues­tran re­nuen­tes a ser in­ter­pe­la­dos por el acer­ca­mien­to, mien­tras que otros dis­fru­tan de un mo­men­to ín­ti­mo en un espacio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.