E

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

La té­ni­ca, la tá­ti­ca y la en­se­ñan­za a la tre­men­da l tí­tu­lo va en tono de desen­ye­sa­do vi­ven­cia, fue la del via­je a Cór­do­ba del cam­peón ho­me­na­je al re­cor­da­do Ri­car­do Mos­quei­ra y Ri­car­do Pino, para que el pri­me­ro Pino, en­tre­na­dor de bo­xeo y de­fen­die­ra su tí­tu­lo sud­ame­ri­cano an­te un cha­llen­ger ha­ce­dor de cam­pio­ne, se­gún él de allá. Co­mo no ha­bía fon­dos su­fi­cien­tes, mis­mo se de­fi­nía. Ri­chard Pi­ne, am­bos tu­vie­ron que co­lar­se en un óm­ni­bus que lle­va­ba co­mo lo lla­ma­ban, mez­cla­ba en a un gru­po de co­le­gia­les en su via­je de fin de una mis­ma char­la un alar­de de cur­so. Via­ja­ron en los úl­ti­mos asien­tos. Así y to­do, ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal con una sa­li­da mo­des­tí­si­ma, Mos­quei­ra re­tu­vo el tí­tu­lo, for­ta­le­cien­do el pres­ti­gio en el cam­po fi­nan­cie­ro. “Yo me gano la vi­da ma­sa­jean­do de su en­tre­na­dor, el ha­ce­dor de cam­pio­ne. a lo ca­po”, era una de sus au­to­rre­fe­ren­cias Pe­ro para alen­tar a los ro­mán­ti­cos que le res­tan más re­cor­da­das, con la que re­co­no­cía cla­ra­men­te im­por­tan­cia al di­ne­ro en el cam­po de­por­ti­vo, va que con el bo­xeo no ga­na­ba lo su­fi­cien­te para sub­sis­tir el ca­so de la Se­lec­ción is­lan­de­sa, di­ri­gi­da téc­ni­ca­men­te de­co­ro­sa­men­te. por un den­tis­ta que tra­ba­jó gra­tis y lo­gró

El Pa­ra­guay tu­vo nue­ve cam­peo­nes sud­ame­ri­ca­nos, que su equi­po eli­mi­na­ra a In­gla­te­rra, cu­yo DT uno de ellos (el To­ro Gi­mé­nez), de pe­so ga­na­ba al­re­de­dor de sie­te mi­llo­nes de eu­ros al año. me­diano. Pu­do es­te ha­ber he­cho una ca­rre­ra im­por­tan­te Apar­te, hu­bo otros triun­fos ca­si igual­men­te me­ri­to­rios mun­dial­men­te, pe­ro la po­ca pe­lo­ta que y me­mo­ra­bles del país nór­di­co. Con ape­nas se le da­ba al bo­xeo era una va­lla in­sal­va­ble. De los 300.000 ha­bi­tan­tes, 90.000 hin­chas es­tu­vie­ron en otros, el más co­no­ci­do fue Kid Pas­cua­li­to, cam­peón el par­ti­do con­tra Fran­cia. El 30% de los sud­ame­ri­cano de gran ca­ris­ma, quien lle­gó a su is­lan­de­ses via­jó para apo­yar a su equi­po, fin en­fer­mo, po­bre y ca­si ol­vi­da­do. El In­dio Azua­ga y es­te no los de­frau­dó, pues aun­que te­nía to­do para lle­gar a la ci­ma, para lo cual era per­dió 5 a 2, hi­zo un par­ti­da­zo digno de im­pres­cin­di­ble sa­lir de es­te país. Pe­ro no, se que­dó ser re­cor­da­do co­mo una vic­to­ria glo­rio­sa. por aquí, y ca­yó irre­me­dia­ble­men­te en el ol­vi­do. Para cor­tar es­to, quie­ro ma­ni­fes­tar mi

Se­bas­tián Mos­quei­ra, pu­pi­lo de Ri­car­do Pino, des­con­ten­to con el mé­to­do pe­da­gó­gi­co mar­có un hito en la his­to­ria pe­que­ña del box na­cio­nal: de los fa­ná­ti­cos del EI (Es­ta­do Is­lá­mi­co), fue cam­peón sud­ame­ri­cano por walk over, quie­nes irrum­pen en cual­quier por­que el ri­val no se pre­sen­tó a pe­lear. Lue­go si­tio bien con­cu­rri­do y so­me­ten a los ga­nó otras pe­leas in­tere­san­tes. Pe­ro la exa­ge­ra­da pre­sen­tes a una se­rie de pre­gun­tas mo­des­tia fi­nan­cie­ra que aco­go­ta­ba al bo­xeo na­cio­nal, so­bre el Co­rán. El que res­pon­de mal y lo si­gue ha­cien­do, es­tro­pea­ba las me­jo­res o sim­ple­men­te no sa­be un pi­to del pro­yec­cio­nes. li­bro, es de­ca­pi­ta­do a ma­che­ta­zo limpio.

Una anéc­do­ta que sue­na sim­pá­ti­ca en la evo­ca­ción, Des­de ya, pue­den des­pe­dir­se del pe­ro que ha­brá si­do muy pe­sa­da en la No­bel de la Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.