DE­RI­VA­DOS.

Ultima Hora - Vida - - En Pocas Palabras -

se­pul­ta­da la ni­ña. La di­fu­sión de la le­yen­da de­mues­tra lo ex­ten­di­da que es­ta­ba la man­dio­ca en la cultura de los pue­blos ame­rin­dios.

Hay di­fe­ren­tes ver­sio­nes so­bre el lu­gar de na­ci­mien­to de la man­dio­ca. Al­gu­nas la si­túan en Mé­xi­co y en el no­roes­te de Bra­sil. Sin em­bar­go, exis­te cier­to con­sen­so acer­ca del lu­gar ori­gi­na­rio de la plan­ta, que se­ría un vas­to te­rri­to­rio si­tua­do en­tre el su­r­oes­te del Bra­sil y la re­gión Orien­tal del Pa­ra­guay.

Acer­ca de la fi­lia­ción pa­ra­gua­ya de la man­dio­ca, el ex­per­to de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción (UNA) Va­le­riano Es­pí­no­la se­ña­la que es en es­ta re­gión don­de se en­cuen­tra la ma­yor di­ver­si­dad ge­né­ti­ca de la plan­ta.

Pe­ro si bien el ori­gen de la Ma­nihot es­cu­len­ta se pue­de ubi­car en nues­tro país, Es­pí­no­la acla­ra que la plan­ta fue do­mes­ti­ca­da en el nor­te de nues­tro sub­con­ti­nen­te y en Amé­ri­ca Cen­tral. “A ni­vel lo­cal po­co he­mos apor­ta­do para la do­mes­ti­ca­ción y la pro­duc­ción de es­te cul­ti­vo, aun­que los gua­ra­níes ya co­mían y uti­li­za­ban prác­ti­ca­men­te to­da la plan­ta, in­clu­so el ta­llo y las ho­jas para el con­su­mo, pre­vio pa­so por un pro­ce­so de coc­ción”, agre­ga Es­pí­no­la.

Al­go po­co co­no­ci­do es que la man­dio­ca con­tie­ne glu­có­si­dos cia­no­gé­ni­cos que li­be­ran áci­do cian­hí­dri­co, una sus­tan­cia ve­ne­no­sa, pe­ro cu­ya to­xi­ci­dad des­apa­re­ce si la plan­ta es so­me­ti­da al ca­lor. Hoy exis­ten en el país va­rie­da­des me­jo­ra­das que po­co y na­da tie­nen de to­xi­ci­dad.

“Ya te­ne­mos va­rie­da­des ap­tas para el con­su­mo di­rec­to, sin ne­ce­si­dad de ha­cer­las pa­sar por un pro­ce­so in­dus­trial. Las que se des­ti­nan al pro­ce­sa­mien­to in­dus­trial sí tie­nen un alto con­te­ni­do de áci­do cian­hí­dri­co”, de­ta­lla el ex­per­to.

Es­pí­no­la ase­gu­ra que no hay nin­gu­na con­tra­in­di­ca­ción para el con­su­mo de la man­dio­ca co­mo ba­se ali­men­ti­cia, aun­que lo acon­se­ja­ble siem­pre es com­bi­nar­la con otras fuen­tes, de­bi­do a que es­ta raíz no es ri­ca en pro­teí­nas (tie­ne so­lo 1%) ni en lí­pi­dos.

AQUÍ Y AFUE­RA

Pa­ra­guay tie­ne unas 180.000 hec­tá­reas cultivadas con una pro­duc­ción de seis mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les. El 80% es para el con­su­mo en la pro­pia fin­ca y el 20% res­tan­te se des­ti­na a la co­mer­cia­li­za­ción en los cen­tros ur­ba­nos y a la in­dus­tria.

Es­pí­no­la re­sal­ta que Pa­ra­guay es el país con ma­yor con­su­mo per cá­pi­ta de man­dio­ca en la re­gión. De­trás se en­cuen­tra Co­lom­bia y en ter­cer lu­gar Bra­sil. Ca­si la to­ta­li­dad de la pro­duc­ción de al­mi­dón, más de 20.000 to­ne­la­das anua­les, se des­ti­na al mer­ca­do ex­te­rior y me­nos del 10% que­da para el con­su­mo lo­cal.

DE RAÍZ PA­RA­GUA­YA. El tu­bércu­lo po­see una gran va­rie­dad de apli­ca­cio­nes, pe­ro el ta­llo y las ho­jas tam­bién son co­mes­ti­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.