Há­bi­tat de mu­jer

Pa­ra re­fe­rir­se al bie­nes­tar del apa­ra­to ge­ni­tal fe­me­nino se ha­bla aho­ra de eco­sis­te­ma va­gi­nal, don­de el ba­lan­ce de sus com­po­nen­tes es cru­cial pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­ble. En­tien­da có­mo fun­cio­na es­te am­bien­te y qué pue­de des­equi­li­brar­lo.

Ultima Hora - Vida - - Zapping - Tex­to: Natalia Fe­rrei­ra Barbosa Fo­to: Getty Ima­ges.

¿POR QUÉ ECO­SIS­TE­MA?

El tér­mino eco­sis­te­ma se re­fie­re a una co­mu­ni­dad de se­res vi­vos cu­yos pro­ce­sos vi­ta­les se re­la­cio­nan en­tre sí y se desa­rro­llan en fun­ción de los fac­to­res fí­si­cos de un mis­mo am­bien­te, se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la. El apa­ra­to ge­ni­tal fe­me­nino fun­cio­na co­mo tal, pues­to que su sa­lud de­pen­de del equi­li­brio de sus com­po­nen­tes. “Eco­sis­te­ma va­gi­nal es una ter­mi­no­lo­gía mo­der­na pa­ra ha­blar del ba­lan­ce de la flo­ra va­gi­nal. Así co­mo en la bo­ca exis­ten mi­cro­bios sa­pró­fi­tos, que se ali­men­tan de los re­si­duos ori­gi­na­dos en otro or­ga­nis­mo, en la va­gi­na tam­bién vi­ven mi­cro­or­ga­nis­mos”, ex­pli­ca el gi­ne­có­lo­go Cé­sar Ma­nuel Si­sa.

HUÉS­PE­DES AMI­GA­BLES

Los prin­ci­pa­les ha­bi­tan­tes de la va­gi­na son unas bac­te­rias de­no­mi­na­das lac­to­ba­ci­los, que tie­nen un pa­pel cru­cial en la de­fen­sa del eco­sis­te­ma. La pre­sen­cia de es­tas bac­te­rias en el trac­to evi­ta la apa­ri­ción de otros mi­cro­or­ga­nis­mos in­tru­sos. Cuan­do es­tos úl­ti­mos su­pe­ran en nú­me­ro a los lac­to­ba­ci­los, pue­den dar­se in­fec­cio­nes. Los lac­to­ba­ci­los se ali­men­tan del glu­có­geno, que es pro­du­ci­do y es­ti­mu­la­do por la ac­ción del es­tró­geno. Tras fer­men­tar­lo, se pro­du­ce áci­do lác­ti­co. Es­te pro­ce­so es el que le da a la va­gi­na un pH pro­me­dio de 4, ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te áci­do. Es­te va­lor cam­bia de acuer­do a la eta­pa de vi­da en que se en­cuen­tre la mu­jer.

ÁCI­DO BÁ­SI­CO

“Cuan­do los va­lo­res del pH es­tán muy por de­ba­jo o por en­ci­ma de 4, hay pro­li­fe­ra­ción de gér­me­nes pa­tó­ge­nos, lo que con­lle­va­rá a la pro­duc­ción de otros ti­pos de flu­jo, dis­tin­tos al co­rrien­te. Cuan­do no hay una pro­duc­ción su­fi­cien­te de es­tró­geno, se pro­du­ce un des­ba­lan­ce del pH. Otro de los fac­to­res del des­equi­li­brio pue­de es­tar re­la­cio­na­do con el ac­to se­xual, ya sea por la pre­sen­cia de se­men o por­que, a ve­ces, el pre­ser­va­ti­vo con­tie­ne pro­duc­tos que mo­di­fi­can un po­co el me­dioam­bien­te en esa par­te del cuer­po. Las du­chas va­gi­na­les o el uso de tam­po­nes tam­bién po­drían in­fluir ne­ga­ti­va­men­te”, in­di­ca el pro­fe­sio­nal.

CAM­BIOS EVOLUTIVOS

La aci­dez de la va­gi­na va­ría de acuer­do a la edad. Has­ta an­tes de la pri­me­ra mens­trua­ción, el pH es de 7 (neu­tro). Du­ran­te la me­no­pau­sia, el va­lor del pH vuel­ve a ser 7, y es­to ha­ce que el me­dio sea me­nos áci­do, por lo que de­sa­pa­re­ce esa pro­tec­ción na­tu­ral y la mu­jer se vuel­ve más sus­cep­ti­ble a las in­fec­cio­nes, irri­ta­cio­nes y se­que­dad va­gi­nal. Mien­tras, en la edad re­pro­duc­ti­va, las mo­di­fi­ca­cio­nes na­tu­ra­les de la aci­dez su­ce­den du­ran­te la mens­trua­ción y el em­ba­ra­zo. Es­tas dos si­tua­cio­nes tam­bién vul­ne­ran el am­bien­te va­gi­nal.

MUCOSIDAD NA­TU­RAL

La idea de que el flu­jo va­gi­nal es su­cio es­tá fuer­te­men­te arrai­ga­da. No obs­tan­te, es­te es na­tu­ral­men­te pro­du­ci­do en el cue­llo ute­ri­no. Lo que lu­bri­ca a la va­gi­na es­tá com­pues­to por el mo­co cer­vi­cal, el tra­su­da­do de las pa­re­des va­gi­na­les y la se­cre­ción de las glán­du­las vul­va­res. “La mu­co­sa en es­ta área es na­tu­ral­men­te hú­me­da y es­to tam­bién va­ría en re­la­ción al pe­rio­do de ovu­la­ción. Unos 15 días des­pués de la mens­trua­ción, el mo­co es más es­pe­so y a ve­ces pue­de man­char la ro­pa. La can­ti­dad de flu­jo va­ría de una mu­jer a otra”, sos­tie­ne Si­sa. Lo que sí pue­de in­di­car que al­go an­da mal se­ría el cam­bio de co­lor u olor.

HI­GIE­NE BALANCEADA

Man­te­ner una bue­na hi­gie­ne siem­pre es desea­ble, pe­ro tam­po­co es ne­ce­sa­rio ir a los ex­tre­mos. “Hay mu­je­res ob­se­si­vas con la hi­gie­ne, y a ve­ces eso es con­tra­pro­du­cen­te. Las du­chas va­gi­na­les, por ejem­plo, no son ne­ce­sa­rias sal­vo in­di­ca­ción mé­di­ca. La hi­gie­ne ex­ter­na es su­fi­cien­te, con ja­bo­nes de ba­ño. No se re­co­mien­da el uso de ja­bón de co­co pa­ra la hi­gie­ne ín­ti­ma por­que su con­te­ni­do en so­da cáus­ti­ca pue­de ser irri­tan­te. Si exis­te irri­ta­ción, se pue­de usar ja­bón de gli­ce­ri­na, y si no se to­le­ra eso, agua”, afir­ma el pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.