País con­tra­dic­to­rio

Ultima Hora - Vida - - Zapping | Tocata & Fuga -

Los da­tos que nos lle­gan de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que se ocu­pan de ana­li­zar, me­dir y ca­li­fi­car el desem­pe­ño y la ca­li­dad de vi­da de los paí­ses, con­tie­nen in­for­mes ha­la­ga­do­res co­mo el de que la cla­se me­dia cre­ce ace­le­ra­da­men­te, o que es­te es el país con me­jor pro­yec­ción pa­ra ce­rrar el año con un bru­to cre­ci­mien­to del pro­duc­to bru­to na­cio­nal en to­da la re­gión. Va­mos to­da­vía, Pa­ra­guay. Pe­ro, a te­nor de lo que se in­for­ma des­de den­tro del país, es­ta­mos al bor­de de un pre­ci­pi­cio tre­men­do en ca­si to­dos los ór­de­nes de la vi­da. El ya muy pro­lon­ga­do dra­ma de la de­man­da de tie­rras de los cam­pe­si­nos que quie­ren tra­ba­jar, pe­ro no tie­nen dón­de ha­cer­lo, no da se­ña­les de amai­nar. Más­biensea­gra­va. Te­ne­mo­su­na­ca­pi­tal con un cu­rio­so pro­ble­ma en su zo­na más­chu­chi. Y en las ciu­da­des del in­te­rior o de las fron­te­ras, me­nu­dean los pro­ble­mas con los in­ten­den­tes y quie­nes quie­ren re­em­pla­zar­los. El me­tro­bús si­gue sus­ci­tan­do ad­he­sio­nes y re­cha­zos, has­ta el pun­to de que pa­re­ce que no lle­ga­ráa San Lo­ren­zo, pro­pia­men­te, cuan­do es­té lis­to, si tal co­sa se da. Los­maes­tros (va­ro­nes) nu­clea do sen una de las tro­po­cien tas aso­cia­cio­nes del gre­mioa me­na­za­ron con ocu­par to­das las es­cue­las pú­bli­cas del país si no lo­gra­ban un au­men­to sa­la­rial so­li­ci­ta­do ha­ce tiem­po. Si con­si­de­ra­mos que ca­si to­das las es­cue­lass on tam­bién co­le­gios se­cun­da­rios, quie­ro­de­cir que fun­cio­nan en los mis­mos lo­ca­les, la ame­na­za no es mo­co de pa­vo. Ca­be la pre­gun­ta: ¿se­ría le­gal una me­di­da de tal na­tu­ra­le­za? Me­dian­te un sim­ple ejer­ci­cio de sen­ti­do co­mún, la me­di­da no po­dría ser jus­ti­fi­ca­ble. Cuan­do es­toy co­me­tien­do es­te co- men­ta­rio, to­da­vía no pa­só na­da. O se des­ac­ti­vó la pro­tes­ta, o se lle­gó a un acuer­do. La sa­lud pú­bli­ca si­gue fun­cio­nan­do al mis­mo rit­mo­can­si­noe in­efi­caz, acos­tum­bra­do. Los me­di­ca­men­tos ne­ce­sa­rios no es­tán dis­po­ni­bles. Y los in­ne­ce­sa­rios son com­pra­dos en gran­des vo­lú­me­nes. Una­bue­na es que en es­tos días no ca­yó el te­cho de nin­gu­na es­cue­la. Tal vez se de­ba a que hu­bo va­ca­cio­nes, y los te­chos tam­bién quie­ren des­can­sar. Las pre­gun­tas se im­po­nen so­las: ¿mien­ten los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que por po­co no nos po­nen co­mo ejem­plo pa­ra to­do el mun­do de se­gun­da? ¿Mien­ten quie­nes des­de den­tro de nues­tras fron­te­ras se em­pe­ñan en se­ña­lar de­fec­tos y pro­ble­mas te­rri­bles? ¿So­mos un país bi­po­lar, que ex­pan­de su cla­se me­dia al mis­mo tiem­po que su po­bla­ción en es­ta­do crí­ti­co? Al­gu­na vez sa­bre­mos la ver­dad. Por hoy, ya es­tá bien.

“El me­tro­bús si­gue sus­ci­tan­do ad­he­sio­nes y re­cha­zos, has­ta el pun­to de que pa­re­ce que no lle­ga­rá a San Lo­ren­zo”

Mo­ne­co Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.