“UNO TIE­NE QUE HA­CER­SE VA­LER”

Ex­plo­si­va, en el ca­rác­ter y en la voz. An­drea Va­lo­bra lle­va más de una dé­ca­da en la mú­si­ca. La can­tan­te ha­bla de sus nue­vos pro­yec­tos musicales.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

A hí vie­ne ella. Ba­ji­ta, al­go cohi­bi­da. La se­mi­son­ri­sa con la que en­fren­ta to­das las mi­ra­das con­tras­ta con sus gran­des ojos fuer­te­men­te de­li­nea­dos en ne­gro. Na­da, sin em­bar­go, que pue­da lla­mar mu­cho la aten­ción en es­ta chi­ca que aho­ra se ubi­ca en el cen­tro del es­ce­na­rio y es­pe­ra la se­ñal pa­ra em­pe­zar a ha­cer lo que le gus­ta: can­tar.

No sue­na na­da mal. Una in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta, po­dría de­cir­se. Pe­ro a me­di­da que el te­ma va desa­rro­llán­do­se, exi­gién­do­le más y po­nien­do a prue­ba su afi­na­ción, la ten­sión del pú­bli­co se ha­ce sen­tir. ¿Po­drá al­can­zar los to­nos di­fí­ci­les? Y en­ton­ces la jo­ven es­ta­lla vo­cal­men­te y de­mues­tra has­ta dón­de es ca­paz de lle­gar. Lo que si­gue son aplau­sos y ma­ni­fes­ta­cio­nes de apro­ba­ción. Y aun­que lue­go el ju­ra­do le apun­ta­rá al­gu­nos de­ta­lles pa­ra co­rre­gir, ella sien­te que lo lo­gró.

Ya pa­sa­ron 11 años de aquel mo­men­to en que An­drea So­le­dad Va­lo­bra Ve­li­lla — la chi­ca en cues­tión— de­bu­tó can­tan­do en te­le­vi­sión, en el reality Ro­jo fa­ma con­tra­fa­ma, don­de ob­tu­vo el ter­cer pues­to en dos oca­sio­nes (la segunda, en una com­pe­ten­cia en­tre los fi­na­lis­tas de las dis­tin­tas edi­cio­nes). Hoy, con 28 años, ca­sa­da y con un hi­jo, ya no es­tá en el ám­bi­to te­le­vi­si­vo, pe­ro si­gue so­bre los es­ce­na­rios co­mo can­tan­te. —Real­men­te sí, aun­que yo ya tra­ba­ja­ba en la mú­si­ca an­tes de eso: des­de los 12 me pa­ga­ban por can­tar en even­tos, en ce­nas fa­mi­lia­res, en mi­sas de ca­sa­mien­to. Des­pués tra­ba­jé con un gru­po de ka­rao­ke en fies­tas y yo me en­car­ga­ba de rom­per el hie­lo pa­ra que la gen­te se ani­ma­ra a can­tar.

Lue­go vino Ro­jo y, ob­via­men­te, fue una ex­plo­sión me­diá­ti­ca muy im­por­tan­te. Era la pri­me­ra vez que se ha­cía al­go de esa mag­ni­tud en Pa­ra­guay, en­ton­ces te­nía­mos li­te­ral­men­te a to­do un país pa­ra­li­za­do en el horario del pro­gra­ma. La gen­te has­ta hoy se acuer­da de eso y de las pre­sen­ta­cio­nes que hi­ce. En­ton­ces, sí, pue­do de­cir que a par­tir de ahí mi vi­da dio un gi­ro to­tal. —Con una reali­dad muy dis­tin­ta a la que me ima­gi­na­ba. Des­pués de ha­ber si­do ca­si una rocks­tar, al mes me en­con­tré en mi ca­sa sin tra­ba­jo, sin na­da. En ese mo­men­to no ha­bía re­des so­cia­les, en­ton­ces el pú­bli­co te te­nía pre­sen­te so­la­men­te mien­tras es­ta­bas en te­le­vi­sión.

Me do­lió bas­tan­te la caí­da. Sin em­bar­go, fue muy ne­ce­sa­ria pa­ra que yo real­men­te afian­za­ra lo que que­ría ha­cer. Tu­ve que em­pe­zar de abajo otra vez. Vol­ver a co­dear­me con los pe­rros, co­mo se di­ce. For­mé par­te de gru­pos musicales, con los que tra­ba­já­ba­mos mu­cho y co­brá­ba­mos po­co. Y em­pe­cé a gol­pear las puer­tas de los me­dios, pa­ra tra­tar de es­tar pre­sen­te otra vez en el ám­bi­to mu­si­cal de al­gu­na for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.