¡Se in­ven­ta ca­da co­sa!

Ultima Hora - Vida - - Zapping - Mo­ne­co López

L“Los dro­nes son tam­bién un in­ven­to que se apro­xi­ma a lo ima­gi­na­do por los es­cri­to­res y guio­nis­tas de cien­cia fic­ción. Apa­ra­tos vo­la­do­res sin pi­lo­to, es al­go bas­tan­te lo­co, ¿ver­dad?”

as in­ven­cio­nes son ver­ba­les de­fec­to ca­pi­tal de su co­le­ga Pom­be­ro: la feal­dad, y ma­te­ria­les, y no se sa­be con pe­ro no así las res­pe­tuo­sas ofren­das ni los don­jua­nes­cos cer­te­za cual de las mo­da­li­da­des acer­ca­mien­tos que es­te acos­tum­bra pre­va­le­ce en el mun­do, pe­ro la te­ner con las mo­zas más bo­ni­tas de sus do­mi­nios. ri­va­li­dad es du­ra. Los in­ven­tos En el cam­po de los in­ven­tos ma­te­ria­les, to­man ver­ba­les, val­ga la acla­ra­ción, la de­lan­te­ra los de or­den ci­ber­né­ti­co. De los pue­den pre­sen­tar­se es­cri­tos. pri­me­ros te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, del ta­ma­ño de un Y los ma­te­ria­les pue­den desem­pe­ñar­se en el la­dri­llo y de ba­te­ría irri­tan­te­men­te dé­bil, te­ne­mos mun­do vir­tual. To­do eso res­pon­de a la eter­na aho­ra apa­ra­ti­tos que tie­nen la fun­ción de co­mu­ni­car dua­li­dad hu­ma­na. a dos ha­blan­tes co­mo una fun­ción ter­cia­ria.

Las in­ven­cio­nes ver­ba­les, o es­cri­tas, son esas Pri­me­ro es­tán sus fun­cio­nes de cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que dan cuen­ta de he­chos re­cién su­ce­di­dos o de y de vi­deo. Lue­go, su ca­pa­ci­dad de gra­bar an­ti­güe­dad su­fi­cien­te pa­ra fi­gu­rar en la historia. con­ver­sa­cio­nes y mú­si­ca. Úl­ti­ma­men­te, sir­ven O al me­nos, en la creen­cia po­pu­lar. Pa­ra pa­ra to­mar la presión, me­dir el ni­vel de azú­car ejem­plos di­rec­tos y sim­ples, es­tá el Pom­be­ro, en la sangre y, even­tual­men­te, ser­vir co­mo GPS. cu­yo pres­ti­gio se bam­bo­lea en­tre el de mons­truo ¿Ha­blar y es­cu­char? ¡Eso es co­sa de vie­jos car­ca­ma­nes, feo pe­ro pro­tec­tor, aun­que muy afec­to a la ca­ña y mi ami­go! a los ci­ga­rros, sin des­de­ñar un for­za­do en­cuen­tro Los dro­nes son tam­bién un in­ven­to que se se­xual con cual­quier jo­ven­ci­ta que vi­va en apro­xi­ma a lo ima­gi­na­do por los es­cri­to­res y una ca­sa en la que fal­ta­ron al de­ber de de­jar­le en guio­nis­tas de cien­cia fic­ción. Apa­ra­tos vo­la­do­res la ven­ta­na los ci­ga­rros y la ca­ña, pre­ci­sa­men­te. sin pi­lo­to, es al­go bas­tan­te lo­co, ¿ver­dad? Es­te con­tra­dic­to­rio ser es el pa­dre de mi­les de De­jo pa­ra el fi­nal el in­ven­to que, creo sin­ce­ra­men­te, ni­ños na­ci­dos sin que la ma­dre ten­ga ma­ri­do ni es el más ce­le­bra­do por los aman­tes no­vio, se­gún ase­gu­ran los pa­dres de las jó­ve­nes. de la cer­ve­za, co­mo quien es­to es­cri­be: el mi­cro­on­das Otro ejem­plo de ser so­bre­na­tu­ral vis­to con cier­ta en­fria­dor. Cuen­tan que bas­ta me­ter en él asi­dui­dad en el Pa­ra­guay pro­fun­do es el Jasy una cer­ve­za a Ja­te­re, un ra­ro jo­ven­ci­to ru­bio que en­can­ta a sus tem­pe­ra­tu­ra víc­ti­mas con su sil­bi­do so­bre­na­tu­ral, y pro­ce­de am­bien­te por lue­go a se­cues­trar­las. 20 se­gun­dos, pa­ra

El Pó­ra no tie­ne el en­can­to de sus co­le­gas. Más te­ner a dis­po­si­ción bien es fa­mo­so por su feal­dad, ca­rac­te­rís­ti­ca es­ta una cer­ve­za fría a lo lo­co, que com­par­te con el Pom­be­ro, pe­ro sin re­ci­bir co­mo nos gus­ta a los pa­ra­guas. las ofren­das de al­cohol y ta­ba­co que le ha­cen sus Ese in­ven­tor me­re­ce te­me­ro­sos cre­yen­tes, y sin abu­sar de nin­gu­na el ma­yor pre­mio que ha­ya se­ño­ri­ta lin­do­ta que ha­bi­te den­tro de su es­fe­ra pa­ra las crea­cio­nes del gé­ne­ro, de in­fluen­cia. En re­su­men, el Pó­ra com­par­te el sí se­ñor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.