En re­des

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

—Creo que con el dis­co ce­rré una eta­pa y abrí otra. A par­tir de aho­ra es­toy en­fo­ca­da en ha­cer dis­cos. En­ton­ces, sí, con­si­de­ro que hay una ma­du­ra­ción no so­la­men­te ar­tís­ti­ca sino tam­bién per­so­nal.

Pe­ro aún hay mu­cho por apren­der, siem­pre hay co­sas que pu­lir. Yo creo que to­do siem­pre for­ma par­te de —(Son­ríe y asien­te con la ca­be­za y su ma­ri­do lo re­con­fir­ma ha­cien­do el mis­mo ges­to). Pe­ro es­toy su­per­acos­tum­bra­da y blin­da­da con eso, real­men­te ya no me im­por­ta. Por su­pues­to que no a to­do el mun­do tie­ne por qué gus­tar­le. Pe­ro si uno es­tá con­ten­to co­mo es­tá, si no es­tá aten­tan­do con­tra la in­te­gri­dad mo­ral y fí­si­ca de los de­más, en­ton­ces hay que apli­car el fa­mo­so: “Vi­ve y de­ja vi­vir”. El pro­ble­ma acá es que tra­ten de de­fi­nir qué ti­po de per­so­na sos ba­sán­do­se en có­mo lu­cís. Y es fre­cuen­te que pien­sen que, por­que te­nés ta­tua­jes, se­gu­ra­men­te sos agre­si­vo, te dro­gás, sos un ca­cha­faz o un irres­pon­sa­ble. Eso es lo ma­lo de los pre­con­cep­tos acá. Es­pe­re­mos que va­ya cam­bian­do esa men­ta­li­dad. —En es­te mo­men­to es­ta­mos —Lo que pa­sa es que ese es el ci­clo de la vi­da y de la historia. Si no­so­tros no evo­lu­cio­na­mos, si se­gui­mos con lo mis­mo siem­pre, va­mos a des­apa­re­cer co­mo ci­vi­li­za­ción. O sea, no es que al­guien ten­ga la in­ten­ción de trans­gre­dir, mu­ti­lar o des­truir el fol­clo­re. Uno tie­ne que ir adap­tán­do­se a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos, so­cio­ló­gi­cos, económicos, po­lí­ti­cos. No hay otra.

Pa­ra mí, nues­tra mú­si­ca es de­ma­sia­do ri­ca en to­dos los as­pec­tos, y es im­por­tan­te res­pe­tar la esen­cia, pe­ro tam­bién es­tá bueno dar­le ma­ti­ces di­fe­ren­tes. Y es­tá bueno bus­car la ma­ne­ra de que los jó­ve­nes con­su­man nues­tra mú­si­ca. Por­que nos gus­te o no nos gus­te, son muy po­cos los jó­ve­nes que te van a con­su­mir un jahe’o. No te di­go que vas a des­vir­tuar has­ta el pun­to de ha­cer un re­gue­tón, por de­cir, pe­ro sí dar­le cier­tos ele­men­tos de re­no­va­ción. Eso hay que ha­cer­lo con to­do en la vi­da, no so­la­men­te con la mú­si­ca. En fin, hay mu­chos pro­yec­tos, y eso es lo bueno. —Por su­pues­to. Es lo que quie­ro ha­cer siem­pre. Quie­ro mo­rir so­bre un es­ce­na­rio. Así, tal cual.

@An­drea Va­lo­bra tie­ne cuen­tas ofi­cia­les —con es­te mis­mo nom­bre— en Fa­ce­book (43.721 fans), Twit­ter (7.879 se­gui­do­res) e Ins­ta­gram (60.400 se­gui­do­res).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.