Lle­gar al lí­mi­te

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

Yde re­pen­te, un día... la luz se nos apa­ga por unos ins­tan­tes. Afor­tu­na­da­men­te, en mu­chos ca­sos se vuel­ve a en­cen­der. Y en­ton­ces sen­ti­mos que no so­mos los mis­mos y em­pe­za­mos a mi­rar las co­sas de otra ma­ne­ra.

Esa luz es na­da me­nos que la vi­da. Y ese apa­gón pue­de ser una si­tua­ción lí­mi­te que nos ha­ce caer en la cuen­ta de lo frá­gi­les que so­mos y de qué es lo ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te.

Un in­far­to, por ejem­plo, sue­le lle­var a quie­nes lo su­frie­ron —y so­bre­vi­vie­ron— a to­mar con­cien­cia de la tre­men­da im­por­tan­cia de te­ner sa­lud y de con­tar con una fa­mi­lia y ami­gos de ver­dad.

Es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias nos gol­pean co­mo una bo­fe­ta­da que no veía­mos ve­nir y nos ha­cen en­ten­der el va­lor de lo que ha­bi­tual­men­te no di­men­sio­na­mos: el po­der ha­blar, ver, mo­ver­nos, co­mer lo que que­re­mos, tra­ba­jar, et­cé­te­ra.

Pe­ro, ¿va­mos a es­pe­rar a pa­sar por una si­tua­ción ex­tre­ma pa­ra apre­ciar lo que te­ne­mos? Yo creo que no hay que per­der el tiem­po. La vi­da nos sor­pren­de en el mo­men­to me­nos es­pe­ra­do. Si no, que lo di­ga aquel que ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do la os­cu­ri­dad. Aun­que so­lo fue­ra por unos se­gun­dos… Sil­va­na Mo­li­na Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.