By­pass:

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

“Me di­je­ron que, de 100 ca­sos, uno o dos se iden­ti­fi­can an­tes de que ocu­rra un in­far­to. Gra­cias a Dios yo fui uno de ellos”, re­sal­ta. La ci­ru­gía fue un éxi­to y, po­co tiem­po des­pués, Da­río es­ta­ba ha­cien­do sus ejer­ci­cios de reha­bi­li­ta­ción. Han pa­sa­do ya sie­te años de aque­lla ope­ra­ción y él ase­gu­ra que lle­va una vi­da nor­mal, aun­que con al­gu­nas adap­ta­cio­nes en cuan­to a sus há­bi­tos.

NUE­VAS RU­TI­NAS

Ya re­cu­pe­ra­do, lue­go de un pro­ce­di­mien­to vía ca­te­te­ris­mo me­dian­te el cual le des­obs­tru­ye­ron dos ar­te­rias ta­pa­das, Car­los aca­ba de re­to­mar sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les. Pe­ro sa­be –co­mo en su mo­men­to lo su­po Da­río– que su mo­do de vi­da ya no po­drá se­guir sien­do el mis­mo que te­nía has­ta ha­ce dos me­ses.

“Una per­so­na que tu­vo un in­far­to de­be sa­ber que si no se cui­da, si no cam­bia su es­ti­lo de vi­da, pue­de su­frir otro even­to en un tiem­po cor­to o lar­go. En­ton­ces, si zafó, tie­ne que cui­dar­se mu­cho más, por­que un in­far­to pue­de traer otro”, ad­vier­te la doc­to­ra Pa­nia­gua. Las po­si­bi­li­da­des de re­pe­ti­ción de­pen­den de los fac­to­res de ries­go de esa per­so­na.

Esos fac­to­res son: dia­be­tes, hi­per­ten­sión, co­les­te­rol ele­va­do, obe­si­dad, se­den­ta­ris­mo y ta­ba­quis­mo. “Ese con­jun­to de fac­to­res no se su­man, sino que se mul­ti­pli­can. En­ton­ces, si al­guien con va­rias de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no se cui­da, las po­si­bi­li­da­des de que vuel­va a te­ner un even­to de es­te ti­po son al­tí­si­mas, de al­re­de­dor de un 80% en un tiem­po cor­to”.

To­rres lo sa­be y lo asu­me. “A mí me cam­bió la vi­da en cuan­to a mis cos­tum­bres. Me ten­go que cui­dar en lo que co­mo, to­mar mis me­di­ca­men­tos to­dos los días, no ha­cer es­fuer­zos y no voy a po­der ju­gar fút­bol co­mo an­tes. Lo de la ali­men­ta­ción es lo que me cues­ta un po­co más, por­que si bien ya me es­toy acos­tum­bran­do a no con­su­mir azú­car ni sal, a ve­ces no me re­sul­ta fá­cil de­jar de la­do las fac­tu­ras con ca­fé con le­che”, ad­mi­te. A Da­río le cos­tó me­nos es­fuer­zo. “Sí, tu­ve que adap­tar­me a una nue­va cir­cuns­tan­cia, pe­ro no sig­ni­fi­có pa­ra mí nin­gu­na res­tric­ción se­ve­ra. Por su­pues­to, ten­go que lle­var una vi­da más or­de­na­da en cuan­to a la ali­men­ta­ción y a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Pe­ro yo hoy reali­zo mis ac­ti­vi­da­des nor­ma­les, ha­go de­por­tes e in­clu­so sue­lo par­ti­ci­par en las co­rri­das de 5 km sin nin­gún pro­ble­ma”, des­ta­ca. Co­mo ru­ti­na, Col­mán rea­li­za ca­mi­na­tas de 5 km, por lo me­nos cua­tro ve­ces por se­ma­na, y con­ti­núa con su mis­mo rit­mo de tra­ba­jo. “Es­trés siem­pre hay”, res­pon­de an­te la con­sul­ta de lo que im­pli­ca desem­pe­ñar un car­go ge­ren­cial. “Lo que uno tie­ne que cui­dar es el so­bre­es­trés”, agre­ga.

GOL­PE ANÍMI­CO

Una reac­ción fre­cuen­te en las per­so­nas que han su­fri­do un in­far­to es des­ani­mar­se y au­to­li­mi­tar­se en mu­chos as­pec­tos, de­bi­do a los mie­dos que sur­gen de vol­ver a te­ner un epi­so­dio. “Hay pa­cien­tes que se que­dan con sín­dro­me de pá­ni­co, mie­do, an­sie­dad. Por eso el tra­ta­mien­to pos­tin­far­to de­be ser mul­ti­dis­ci­pli­na­rio: tie­nen que es­tar com­pro­me­ti­dos el car­dió­lo­go, un nu­tri­cio­nis­ta, un fi­sio­te­ra­peu­ta y tam­bién un si­có­lo­go o si­quia­tra”, ex­pli­ca Pa­nia­gua.

To­rres ad­mi­te que la si­tua­ción lo afec­tó bas­tan­te aními­ca­men­te. “Me pa­re­cía que me iba a ser di­fí­cil so­bre­lle­var es­to. Yo siem­pre sen­tí que po­día vi­vir mu­chos años sano y, de re­pen­te, me en­cuen­tro en­fer­mo, vul­ne­ra­ble, con la po­si­bi­li­dad de que me pue­da mo­rir en cual­quier mo­men­to”, re­ve­la. Y ana­li­za: “Creo que fue un gol­pe al or­gu­llo, más que na­da. Pe­ro po­co a po­co uno se va acos­tum­bran­do a la idea”.

VA­LO­RAR LA VI­DA

No obs­tan­te, es­ta si­tua­ción lí­mi­te tam­bién ha­ce que mu­chos em­pie­cen a di­men­sio­nar las pe­que­ñas co­sas a las que an­tes qui­zás no le da­ban mu­cha im­por­tan­cia. “De­fi­ni­ti­va­men­te, uno apren­de a va­lo­rar más la vi­da y la fa­mi­lia”, ase­gu­ra Da­río Col­mán.

El fu­tu­ro siem­pre de­pen­de del pa­cien­te, de la pre­dis­po­si­ción que ten­ga a cam­biar, ex­pli­ca la car­dió­lo­ga. “Yo siem­pre di­go que so­lo el 10% del tra­ta­mien­to le co­rres­pon­de al mé­di­co, que es la edu­ca­ción, el diag­nós­ti­co opor­tuno, dar la me­di­ca­ción ade­cua­da y ha­cer los con­tro­les. El otro 90% lo ha­ce el pa­cien­te. Que­da a su car­go sa­ber es­cu­char y ha­cer el tra­ta­mien­to co­mo de­be ser”.

Es que un in­far­to no es el fin de la vi­da, sino un vol­ver a co­men­zar. De un mo­do di­fe­ren­te, pe­ro vol­ver a co­men­zar.

con­sis­te en ha­cer un puen­te en­tre una ar­te­ria que es­tá bien, sal­tan­do una que es­tá obs­trui­da, y lle­gan­do has­ta otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.