L

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

La acu­pun­tu­ra es una téc­ni­ca mi­le­na­ria idea­da pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor y otras afec­cio­nes. Pa­ra ex­pe­ri­men­tar­la es ne­ce­sa­rio rom­per con lo con­ven­cio­nal. Le con­ta­mos có­mo vi­vi­mos una se­sión ba­jo las agu­jas. a idea de con­ver­tir­me en un al­fi­le­te­ro hu­mano no es de lo más atrac­ti­va. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de lo que se­ría sa­car­se una mue­la, al me­nos aquí no de­be­ría ha­ber do­lor, san­gre ni anes­te­sia. Son las agu­jas las in­ter­me­dia­rias pa­ra el bie­nes­tar. El am­bien­te es cá­li­do, a pe­sar de que afue­ra la tem­pe­ra­tu­ra no su­pera los 15 gra­dos. El con­sul­to­rio es­tá amue­bla­do con es­tan­tes de ma­de­ra de cao­ba, lo que le da un to­que rús­ti­co. Sue­na en el fon­do una me­lo­día de es­ti­lo orien­tal que ayu­da a dis­mi­nuir los ner­vios, has­ta que se in­te­rrum­pe con el so­ni­do de los pa­sos del doc­tor Car­los Ca­rri­llo Ca­ne­la, quien trae con­si­go las agu­jas. Es­toy en una se­sión de acu­pun­tu­ra.

Muy oca­sio­nal­men­te se en­cuen­tran, en al­gu­nos pun­tos de Asun­ción, pe­que­ños car­te­les con la pa­la­bra acu­pun­tu­ra y un nú­me­ro de re­fe­ren­cia. Bus­car un acu­pun­tu­ris­ta de­fi­ni­ti­va­men­te no es lo mis­mo que bus­car un den­tis­ta. No to­dos tie­nen uno y la idea de in­tro­du­cir­se agu­jas en el cuer­po no pa­re­ce ser al­go muy alen­ta­dor en un pri­mer mo­men­to pa­ra tra­tar el do­lor, por ejem­plo.

Cuan­do ex­traen un dien­te, se su­po­ne que lo ha­cen con un fun­da­men­to mé­di­co di­rec­to, pe­ro la acu­pun­tu­ra es con­fun­di­da con un ri­tual ca­si má­gi­co, o sino se ha­bla de ella co­mo par­te de la me­di­ci­na al­ter­na­ti­va. Pe­ro el doc­tor Ca­rri­llo Ca­ne­la, mé­di­co y acu­pun­tu­ris­ta, re­cha­za es­ta aso­cia­ción. “No es al­ter­na­ti­va sino com­ple­men­ta­ria”, co­rri­ge. La acu­pun­tu­ra se usa co­mo un tra­ta­mien­to com­ple­men­ta­rio y no úni­co. “Se de­be tra­tar al pa­cien­te de for­ma holística”, en­fa­ti­za so­bre es­te mé­to­do te­ra­péu­ti­co, en to­do ca­so no con­ven­cio­nal, que tie­ne su ori­gen mi­le­na­rio en Chi­na.

FUN­DA­MEN­TOS

An­tes de le­van­tar un de­do acu­sa­to­rio con­tra es­te tra­ta­mien­to, es ne­ce­sa­rio sa­ber que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ase­gu­ra que la efi­ca­cia de la acu­pun­tu­ra fue de­mos­tra­da en en­sa­yos clí­ni­cos y ex­pe­ri­men­tos de la­bo­ra­to­rio. Por es­te mo­ti­vo es que el 90% de los ser­vi­cios de tra­ta­mien­to del do­lor del Reino Uni­do y el 70% de Ale­ma­nia in­clu­yen a la acu­pun­tu­ra.

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te pa­ra los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a los tra­ta­mien­tos oc­ci­den­ta­les, de to­mar as­pi­ri­nas o pa­ra­ce­ta­mol pa­ra ali­viar el do­lor más mí­ni­mo. La ener­gía —que en chino se­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.