MU­JE­RES A LA CON­QUIS­TA

Lucía San­do­val se em­bar­ca en un em­pren­di­mien­to: una con­sul­to­ra ju­rí­di­ca con la que bus­ca brin­dar una aten­ción hu­ma­na y per­so­na­li­za­da.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Na­ta­lia Fe­rrei­ra Bar­bo­sa Fo­tos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

La mu­jer de­trás del es­cri­to­rio es co­mo cual­quier otra. Es­tá lle­na de sue­ños y es­pe­ran­zas que cum­plir. Re­cien­te­men­te, en abril de es­te año, se cum­plió una de sus me­tas: cul­mi­nar la ca­rre­ra de De­re­cho pa­ra con­ver­tir­se en abo­ga­da, una que no cree en el azar, sino que con­fía en que por al­go pa­san las co­sas y en que to­do tie­ne su tiem­po. Su sem­blan­te es­tá re­la­ja­do y eli­ge con cui­da­do las pa­la­bras, las cua­les no tie­nen ador­nos ni ex­ce­sos. So­bre la me­sa, bien al al­can­ce de sus ma­nos, tie­ne un ejem­plar del Có­di­go Pe­nal y Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.

El nom­bre de Lucía San­do­val se con­vir­tió en un sím­bo­lo de lu­cha re­si­lien­te pa­ra las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro. El pa­sa­do 27 de agos­to se cum­plie­ron dos años des­de que sa­lió del Buen Pas­tor, en don­de es­tu­vo pri­va­da de su li­ber­tad por tres años y seis me­ses, tras ha­ber si­do acu­sa­da del ho­mi­ci­dio de su es­po­so, en 2011. Ella fue ab­suel­ta de cul­pa y pe­na, y des­de en­ton­ces em­pe­zó una nue­va eta­pa de su vi­da. Du­ran­te un tiem­po se de­di­có al di­se­ño de mo­das y a es­tu­diar. Jus­ta­men­te aho­ra, des­pués de tan­to tiem­po, cum­ple su sue­ño de ado­les­cen­te de ejer­cer co­mo abo­ga­da. Lo ha­ce co­mo in­te­gran­te de la con­sul­to­ra le­gal Ro­lón, He­ra­lesky & San­do­val, que se aca­ba de abrir y don­de tra­ba­ja en so­cie­dad con otras dos abo­ga­das.

NUE­VOS DESAFÍOS

“An­tes de in­gre­sar al Buen Pas­tor, no co­no­cía el sis­te­ma y des­pués lo vi­ví en car­ne pro­pia. En los li­bros so­bre de­re­cho leía­mos una co­sa pe­ro en la reali­dad se da­ba otra. Si mi ca­so no se hu­bie­se me­dia­ti­za­do, iba

a ser di­fe­ren­te el fin de la his­to­ria. Cuan­do mi­ro aho­ra có­mo fun­cio­na la Jus­ti­cia, me asus­to, por­que no ten­dría que ser así. La ley te di­ce ma­ra­vi­llas, pe­ro cho­cás con al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”, di­ce Lucía.

Ella ha­bla des­de su des­pa­cho en la con­sul­to­ra, en don­de re­ci­be al equi­po de Vi­da. Al ra­to se su­man sus co­le­gas: las abo­ga­das Ro­mi­na Ro­lón y Mar­ga­ri­ta He­ra­lesky. La idea cen­tral de es­te em­pren­di­mien­to es hu­ma­ni­zar y per­so­na­li­zar la aten­ción del clien­te a tra­vés de un equi­po en el cual to­dos apor­tan al­go. Cuan­do se po­nen de acuer­do –por­que la quí­mi­ca en­tre es­tas mu­je­res es evi­den­te– re­suel­ven que Ro­mi­na apor­ta la ex­pe­rien­cia, Mar­ga­ri­ta el ta­len­to, y Lucía la per­se­ve­ran­cia.

“Lucía es una per­so­na que nun­ca ve el va­so me­dio va­cío, siem­pre es­tá me­dio lleno. Es muy op­ti­mis­ta. El mun­do se pue­de caer a pe­da­zos, pe­ro ella se man­tie­ne fir­me. Y trans­mi­te eso. Cuan­do es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do la ofi­ci­na, ella vino con su pin­ci­ta y arre­gló una cor­ti­na. Es­tu­vo co­mo sie­te ho­ras con su pin­ci­ta, tra­ba­jan­do en si­len­cio”, cuen­ta Ro­mi­na.

Cla­ra­men­te, en es­te gru­po ca­da una tie­ne al­go que apren­der de la otra. Aho­ra sur­ge la pre­gun­ta: ¿Có­mo se co­no­cie­ron? Si se­gui­mos con la ló­gi­ca de Lucía, pa­re­ce ser que por al­go pa­san las co­sas. En­ton­ces no fue al azar que el 23 de ju­lio del 2014, el abo­ga­do Jor­ge Bo­ga­rín ca­ye­ra en­fer­mo jus­to el día en que te­nía que pre­sen­tar los ale­ga­tos ini­cia­les del jui­cio oral de San­do­val, cu­ya de­fen­sa te­nía asig­na­da. En ese en­ton­ces, Ro­mi­na tra­ba­ja­ba en el es­tu­dio ju­rí­di­co de Bo­ga­rín.

Lucía no sa­bía que Ro­mi­na tam­bién tra­ba­ja­ba en su de­fen­sa y la co­no­ció el día del jui­cio. “Ella me pa­só la mano y se pre­sen­tó. Me di­jo que no me preo­cu­pa­ra, que me iba a de­fen­der con uñas y dien­tes. Y cuan­do es­cu­ché sus ale­ga­tos ini­cia­les, me di cuen­ta de que es­ta­ba en bue­nas ma­nos”, re­cuer­da con pre­ci­sión Lucía, quien mi­de el tiem­po en me­ses y días exac­tos. Mar­ga­ri­ta tam­bién es­ta­ba tra­ba­jan­do en el mis­mo es­tu­dio ju­rí­di­co por el mis­mo ca­so.

EM­PO­DE­RA­MIEN­TO TO­TAL

De una re­la­ción de clien­te-de­fen­sor, pa­sa­ron a ser un equi­po. La idea de la con­sul­to­ra na­ció cuan­do Ro­mi­na y Mar­ga­ri­ta de­ci­die­ron in­de­pen­di­zar­se la­bo­ral­men­te. “Lo hi­ci­mos pa­ra sa­lir de esa zo­na de con­fort. No hay que su­cum­bir an­te la iner­cia de la vi­da, em­pren­der un pro­yec­to pro­pio te per­mi­te pa­sar más tiem­po con los hi­jos y dis­po­ner de tu tiem­po. Sig­ni­fi­ca un em­po­de­ra­mien­to en to­dos los sen­ti­dos. Las mu­je­res de­be­ría­mos ani­mar­nos más a em­pren­der”, afir­ma Ro­mi­na.

A in­vi­ta­ción de es­tas dos abo­ga­das, Lucía se su­mó al pro­yec­to. Y en­ton­ces el pe­so so­cial de la con­sul­to­ra ca­yó so­bre sus hom­bros. Es que ape­nas se su­po de es­ta ini­cia­ti­va de la cual ella es par­te, mu­chas per­so­nas en­tra­ron en con­tac­to. “No po­de­mos evi­tar la aten­ción so­bre Lucía, por­que ella es un em­ble­ma de lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, eso no se pue­de ne­gar. Mu­chos pro­to­co­los ins­ti­tu­cio­na­les fue­ron cam­bia­dos a raíz de su ca­so. Ella es la que re­ci­be los emails, los men­sa­jes de mu­je­res que se sien­ten iden­ti­fi­ca­das con ella en los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro, por lo que quie­ren con­tar con sus ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les”, sos­tie­ne Ro­mi­na. En es­te sen­ti­do, Lucía sien­te mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad por­que “ellas con­fían en mí, sa­ben que pa­sé por eso y que me voy a co­lo­car en su lu­gar. Pe­ro ca­da ca­so es par­ti­cu­lar”, acla­ra.

Es­te em­pren­di­mien­to, además de un de­seo de in­de­pen­den­cia, tie­ne tam­bién un ob­je­ti­vo com­par­ti­do: el de per­so­na­li­zar la aten­ción al clien­te. El abo­ga­do, al igual que el mé­di­co con mu­chos años de ejer­ci­cio en la pro­fe­sión, ex­pli­ca Ro­lón, sue­le desa­rro­llar cier­ta in­mu­ni­dad al do­lor y la an­gus­tia aje­na. “Si bien los abo­ga­dos no so­mos psi­có­lo­gos, cree­mos que po­de­mos desem­pe­ñar un pa­pel de con­ten­ción emo­cio­nal, por­que lo que ha­ce­mos es ad­mi­nis­trar con­flic­tos y emo­cio­nes. Y es­to de­be te­ner ma­yor én­fa­sis cuan­do se tra­ta de un per­so­na en con­tex­to de en­cie­rro”, sub­ra­ya.

El tra­ba­jo de es­te po­de­ro­so trío abar­ca dis­tin­tas áreas del De­re­cho, aun­que Ro­mi­na y Mar­ga­ri­ta es­tán es­pe­cia­li­za­das en de­re­cho pe­nal y Lucía va por el mis­mo ca­mino. Es­ta área en par­ti­cu­lar, his­tó­ri­ca­men­te siem­pre fue ejer­ci­da por hom­bres en su ma­yo­ría, ase­gu­ra Ro­mi­na. Las tres es­tán cons­cien­tes de que las mu­je­res, en cual­quier pro­fe­sión –y la abo­ga­cía no es la ex­cep­ción–, de­ben lu­char pa­ra ga­nar­se su es­pa­cio.

“A los hom­bres se los re­la­cio­na con el cam­po pe­nal has­ta hoy. Y es al­go con lo que que­re­mos ir rom­pien­do. El tra­to di­fe­ren­te por ser mu­jer es al­go que se sien­te, yo al me­nos me doy cuen­ta y hay que lu­char dia­ria­men­te con­tra eso”, ad­mi­te Mar­ga­ri­ta.

Si de al­go es­tá con­ven­ci­do es­te equi­po es de que si las mu­je­res aún no cuen­tan con el es­pa­cio que se me­re­cen, van a sa­lir a pe­lear por él y a con­quis­tar­lo. “Hay que pa­rar­se fren­te a la vi­da, co­mo di­cen. No de­pen­der de na­die y tra­ba­jar en equi­po”, con­clu­ye Lucía.

UNI­DAS. Lucía San­do­val, Ro­mi­na Ro­lón y Mar­ga­ri­ta He­ra­lesky apues­tan por una aten­ción per­so­na­li­za­da en su con­sul­to­ra le­gal.

LUCHADORA. Lle­na de mo­ti­va­ción, Lucía San­do­val es­pe­ra dar lo me­jor de sí en su nue­vo rol co­mo abo­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.