H Ban­di­dos hu­ma­ni­ta­rios

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

“La gen­te de­ma­sia­do cua­dra­da se ci­ñe cie­ga­men­te a la le­tra de la ley, sin re­pa­rar en el fa­mo­so espíritu de la mis­ma”.

ace es­ta­cio­nó­po­co tiem­po,su au­to­una se­ño­raen el mi­cro­cen­tro pa­ra lle­var a ca­bo unos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. La da­ma de­jó a su hi­ji­to de dos o tres años en el asien­to tra­se­ro, pa­ra ha­cer sus ges­tio­nes con más li­ber­tad. Unos ro­ba­co­ches (creo que eran dos) le­van­ta­ron el au­to y hu­ye­ron, co­mo co­rres­pon­de. Pe­ro no se die­ron cuen­ta de que un ni­ñi­to es­ta­ba en el asien­to tra­se­ro. Cuan­do lo hi­cie­ron, le brin­da­ron el tra­to más agra­da­ble que pue­de pe­dir un chi­qui­to. Le com­pra­ron go­lo­si­nas, ga­seo­sas y ju­gue­ti­tos. Le di­je­ron que ellos eran sus nue­vos tíos y que iban a lle­var­lo de re­gre­so a su ca­sa en po­cos mi­nu­tos. Co­mo era uno de esos días en que ha­ce frío un ra­ti­to y un po­co de ca­lor in­me­dia­ta­men­te, le com­pra­ron una cam­pe­ri­ta, que si bien no era co­mo pa­ra ex­cla­mar: “¡Qué bru­to, qué cam­pe­ro­ta!”, le sir­vió de ma­ra­vi­llas al chi­qui­tín.

Lue­go, guia­dos no se sa­be có­mo, lle­ga­ron a las in­me­dia­cio­nes de la ca­sa y de­ja­ron al ne­ne en una des­pen­sa ve­ci­na. El ni­ño con­tó a su ma­má que sus nue­vos tíos le ha­bían com­pra­do ca­si de to­do, ju­ga­ron con él y le re­ga­la­ron la cam­pe­ra que lu­cía oron­do. El pen­de­ji­to es­ta­ba en­can­ta­do con sus nue­vos tíos.

En es­tos días en que los de­lin­cuen­tes se en­sa­ñan con sus víc­ti­mas sin ne­ce­si­dad al­gu­na y los se­cues­tros son una mo­da­li­dad de­lic­ti­va en bo­ga, los ti­pos pu­die­ron pe­dir di­ne­ro por de­vol­ver con vi­da al chi­co, o mal­tra­tar­lo por­que sí, o sim­ple­men­te no aten­der sus ne­ce­si­da­des de co­mer y be­ber. Se com­por­ta­ron, sin em­bar­go, co­mo si fue­ran sus tíos de ver­dad. ¿Co­me­tie­ron al­go ile­gal los ro­ba­co­ches? Sí, des­de lue­go. Pe­ro el bon­da­do­so tra­to dis­pen­sa­do al pa­sa­je­ri­to de­be­ría ser­vir co­mo ate­nuan­te, en ca­so de que sean de­te­ni­dos. Eran, o son, gen­te bue­na, amoi­te ha­pó­pe. Se­gu­ra­men­te los ul­tra­le­ga­lis­tas no ten­drían en cuen­ta el de­ta­lle del tra­to bon­da­do­so. Di­rían, ca­si con se­gu­ri­dad, “ro­ba­ron un au­to, y de­ben pa­gar por ese de­li­to”. La gen­te de­ma­sia­do cua­dra­da se ci­ñe cie­ga­men­te a la le­tra de la ley, sin re­pa­rar en el fa­mo­so espíritu de la mis­ma. Fren­te a la for­ma de ac­tuar que tie­nen los mo­to­cho­rros y asal­tan­tes ca­lle­je­ros en ge­ne­ral, quie­nes ya lan­zan una pu­ña­la­da o un es­to­ca­zo an­tes si­quie­ra de pe­dir lo que desean de su víc­ti­ma de turno, es­tos se­ño­res del epi­so­dio con el co­che y el ni­ño son unos ca­ba­lle­ros a la usan­za más ran­cia y ele­gan­te. Re­pi­to, si lle­ga­ran a caer en ma­nos de la ley o de la Jus­ti­cia (son dos co­sas di­fe­ren­tes), de­be­rían re­ci­bir un tra­to di­fe­ren­te del que re­ci­ben otros la­dro­nes. Al fin y al ca­bo, has­ta Je­sús per­do­nó al fa­mo­so buen la­drón, pro­me­tién­do­le que esa mis­ma no­che es­ta­rían ce­nan­do con su pa­dre (el de Je­sús) en el Pa­raí­so.

Mo­ne­co Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.