ILU­MI­NA­CIÓN.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

mo­chi­la. Eso me ayu­dó mu­cho, y tam­bién con­fiar en el flu­jo de la vi­da y el uni­ver­so que siem­pre te da lo que vos que­rés, qui­zás no en el mo­men­to, pe­ro te da”, afir­ma.

LI­GE­RO CO­MO UNA PLU­MA

An­drés Be­ní­tez (44) es ins­truc­tor de ash­tan­ga yo­ga y pa­re­cie­ra flo­tar con el vien­to. Da la im­pre­sión de que a es­te hom­bre de ha­blar pau­sa­do y se­reno na­da lo so­bre­sal­ta­ría. Ade­más, lle­va una ru­ti­na de lo más sa­lu­da­ble, si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes de su maes­tro de ash­tan­ga yo­ga: pre­fe­rir ali­men­tos na­tu­ra­les, “cual­quie­ra que cuan­do lo ti­res a la tie­rra, ten­ga pro­ba­bi­li­da­des de cre­cer co­mo una plan­ta. Si no tie­ne po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo, de­be­rías evi­tar esos ali­men­tos”, se­ña­la An­drés, quien acla­ra que él no le di­ce a sus alum­nos que de­jen de co­mer car­ne, por­que eso es muy per­so­nal. So­lo les re­co­mien­da que con­su­man ali­men­tos más na­tu­ra­les y evi­ten los que sean muy pro­ce­sa­dos.

A las 3.00 ya es­tá en pie pa­ra ini­ciar su prác­ti­ca de yo­ga, así pa­ra cuan­do sean las 7.00, es­ta­rá lis­to pa­ra dar sus cla­ses. Pa­ra él lo di­fí­cil no es des­pe­gar­se de la ca­ma a la ma­dru­ga­da sino ir a ella tem­prano, ya que “la so­cie­dad vi­ve de no­che, por­que hay mu­chas ac­ti­vi­da­des. Pe­ro yo fre­cuen­te­men­te duer­mo a las 21.00. En ge­ne­ral, cuan­do es­tá os­cu­ro ya es­toy apun­tan­do a la ca­ma”. No obs­tan­te, es­te re­tra­to de vi­da sa­lu­da­ble no siem­pre fue así. “Ven­go del black me­tal. Cuan­do era más jo­ven te­nía un gru­po de música y des­pués lo de­jé y me me­tí en el te­ma de la in­for­má­ti­ca, que me apa­sio­na­ba mu­cho. Creo que la tran­qui­li­dad siem­pre la lle­vé aden­tro, pe­ro el ti­po de tra­ba­jo que te­nía me es­tre­sa­ba mu­cho y eso te qui­ta de tu cen­tro. Re­cuer­do que cuan­do tra­ba­ja­ba en el área de in­for­má­ti­ca, el ho­ra­rio de en­tra­da era a las 8.00 y pa­ra mí re­sul­ta­ba una tor­tu­ra le­van­tar­me de la ca­ma pa­ra ir a tra­ba­jar. Hoy me le­van­to a la ma­dru­ga­da, por­que lo pri­me­ro que ha­go es mi prác­ti­ca”.

Ha­ce más de 10 años, mu­chos po­drían iden­ti­fi­car­se con la ru­ti­na de An­drés. Lle­va­ba un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­ria y co­mía pa­ra sa­tis­fa­cer­se, se­gún sus pa­la­bras. La ba­se de su die­ta era la co­mi­da rá­pi­da, co­mo ham­bur­gue­sas y piz­zas, y a es­to le su­ma­ba li­tros dia­rios de café, al­cohol y ci­ga­rri­llos. Lle­gó un mo­men­to en el que al­can­zó los 100 ki­los, y se dio cuen­ta de que te­nía que ha­cer al­go por su sa­lud. Así que em­pe­zó una die­ta y a prac­ti­car ejer­ci­cio. Es­te fue el pun­ta­pié ini­cial pa­ra su bús­que­da de un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble y fue así co­mo se to­pó con el yo­ga.

“Prac­ti­qué un año cen­trán­do­me en lo fí­si­co, pe­ro se­guía tra­ba­jan­do en in­for­má­ti­ca. Des­pués de co­no­cer a un pro­fe­sor de ash­tan­ga yo­ga, me di cuen­ta del tra­ba­jo in­terno que im­pli­ca­ba es­ta dis­ci­pli­na. Des­de 2010 has­ta el 2013 tra­ba­ja­ba a la par que la prac­ti­ca­ba. El de­to­nan­te fue se­guir lo que me es­ta­ba gus­tan­do en ese mo­men­to, por­que lo otro iba que­dan­do atrás; era ir a tra­ba­jar pa­ra el sus­ten­to. En­ton­ces

Des­pués de re­nun­ciar a un tra­ba­jo que la es­ta­ba en­fer­man­do, De­nis­se Ojeda en­con­tró su ca­mino en la prác­ti­ca mi­le­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.