MU­JER MO­DE­LO.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

su­bal­terno del al­mi­ran­te Nel­son. Co­mo sea, la vi­da no ha­brá si­do fá­cil pa­ra una viu­da con cua­tro hi­jos, si­tua­ción que se pro­ba­ble­men­te se vio agra­va­da cuan­do en 1849 se pro­du­jo la Gran Ham­bru­na en Ir­lan­da.

Las di­fí­ci­les con­di­cio­nes de vi­da obli­ga­ron a los ir­lan­de­ses su­per­vi­vien­tes (se es­ti­ma en un mi­llón los muer­tos de ina­ni­ción) a emi­grar o a que­dar­se y bus­car la me­jor ma­ne­ra de so­bre­vi­vir. Una for­ma de ha­cer­lo, pa­ra las mu­je­res, era bus­can­do un “buen par­ti­do” pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio.

Elisa en­con­tró la sal­va­ción en el mé­di­co mi­li­tar fran­cés Xa­vier de Qua­tre­fa­ges, un hom­bre ma­yor, con quien se ca­só en el con­da­do de Kent, In­gla­te­rra, el 3 de ju­nio de 1850, por el ri­to an­gli­cano. Qua­tre­fa­ges fue des­ti­na­do a la gue­rra de Ar­ge­lia, aun­que pos­te­rior­men­te la pa­re­ja se ins­ta­ló en Pa­rís.

Es en es­te mo­men­to cuan­do em­pie­za la ma­la pren­sa pa­ra Elisa. Una de las ver­sio­nes, sos­te­ni­da co­mo ver­da­de­ra, di­ce que ella ha­bría te­ni­do un amo­río con un ofi­cial fran­cés de ape­lli­do D’Aubry, lo que mo­ti­vó la se­pa­ra­ción de Qua­tre­fa­ges.

En­ton­ces Elisa tu­vo que so­bre­vi­vir, y la his­to­ria acep­ta­da es que lo hi­zo ven­dien­do sus en­can­tos, por usar un eu­fe­mis­mo, y re­la­cio­nán­do­se con hom­bres ri­cos o in­flu­yen­tes, o am­bas co­sas a la vez. En ese ín­te­rin en­ta­bló una re­la­ción sen­ti­men­tal con el ru­so Mi­jail Me­den.

En es­ta cir­cuns­tan­cia se pro­du­ce su en­cuen­tro con Fran­cis­co So­lano Ló­pez. El fu­tu­ro pre­si­den­te del Pa­ra­guay ha­bría co­no­ci­do a Elisa en 1854 en Pa­rís, a tra­vés de su her­mano Be­nigno, cuan­do en­ca­be­za­ba una mi­sión di­plo­má­ti­ca a Eu­ro­pa. La re­la­ción co­men­zó cuan­do Elisa to­da­vía es­ta­ba uni­da a Mi­jail, quien tu­vo que aban­do­nar Pa­rís a raíz de la Gue­rra de Cri­mea.

“Ró­mu­lo Ye­gros, hi­jo del pró­cer Ful­gen­cio Ye­gros y tam­bién in­te­gran­te de la co­mi­ti­va, cuen­ta en su dia­rio de via­je que fue­ron otros los que la co­no­cie­ron an­tes que Fran­cis­co; y no se re­fe­rían a ella con res­pe­to”, di­ce Pedro Ca­ba­lle­ro, ma­gis­ter en His­to­ria Pa­ra­gua­ya. Re­cor­de­mos, esa em­ba­ja­da al Vie­jo Mun­do tam­bién la com­po­nían Juan Bri­zue­la, Jo­sé Aguiar, Vi­cen­te Ba­rrios y Juan An­drés Gelly.

ADÚLTERA

Se­du­ci­da por Ló­pez, Lynch se con­vier­te en su pa­re­ja y de­ci­de acom­pa­ñar­lo en su via­je de vuel­ta al Pa­ra­guay. Vie­ne ya em­ba­ra­za­da de Fran­cis­co (Pan­chi­to), quien na­ce en Bue­nos Ai­res en 1855, an­tes de lle­gar a Asun­ción. Elisa to­da­vía es­ta­ba ca­sa­da con Qua­tre­fa­ges, si bien el he­cho de que lo hu­bie­ra he­cho por el ri­to an­gli­cano, que per­mi­tía el di­vor­cio, se­rá usa­do por sus de­fen­so­res co­mo un ar­gu­men­to en con­tra de su con­di­ción de adúltera.

“Cuan­do Elisa lle­gó en 1855 a Asun­ción, la cla­se al­ta ya la mi­ra­ba con ma­los ojos. Esa cla­se es­ta­ba com­pues­ta por la fa­mi­lia de Ló­pez, por las fa­mi­lias que los ro­dea­ban y al­gu­nos ex­tran­je­ros que vi­nie­ron con­tra­ta­dos, co­mo Idel­fon­so Ber­me­jo, su es­po­sa Pu­ri­fi­ca­ción y el fran­cés Du­puis. To­dos te­nían una per­cep­ción ne­ga­ti­va de ella. ¿Dón­de na­ció esa per­cep­ción? De los hom­bres que acom­pa­ña­ron a Ló­pez”, agre­ga Ca­ba­lle­ro.

La ima­gen de Elisa Lynch, dig­na de ser in­mor­ta­li­za­da por la cá­ma­ra del fo­tó­gra­fo o el pin­cel de pin­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.