CLA­SE AL­TA.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

En la ca­pi­tal pa­ra­gua­ya, los pri­me­ros años de Lynch es­tu­vie­ron mar­ca­dos por el des­pre­cio de la oli­gar­quía criolla. Los desai­res a sus afa­nes de so­cia­li­zar y ga­nar­se a la gen­te con fies­tas y aga­sa­jos fue­ron per­ma­nen­tes; pe­ro eso cam­bia­ría con la muer­te de Don Car­los en 1862 y la asun­ción de Fran­cis­co co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Ya co­mo pri­me­ra da­ma, Elisa pa­só de ob­je­to de des­pre­cio a ser una mu­jer con la que con­ve­nía es­tar en bue­nos tér­mi­nos, y sus fies­tas, prin­ci­pal­men­te las que se ha­cían en el re­cién inau­gu­ra­do Club Na­cio­nal, eran un acon­te­ci­mien­to al que lo más gra­na­do de la so­cie­dad asun­ce­na que­ría acu­dir.

En es­te pun­to hay que acla­rar que el os­tra­cis­mo so­cial de Lynch no le im­pi­dió po­seer una es­tan­cia y de­di­car­se a la ex­por­ta­ción de yer­ba y cue­ro, y te­ner el mo­no­po­lio de la ex­por­ta­ción de ob­je­tos de Bue­nos Ai­res y Eu­ro­pa. Por su­pues­to, que una mu­jer se de­di­ca­ra a los ne­go­cios, en una épo­ca en la que ellas ca­si no go­za­ban de de­re­chos ci­vi­les, no ha­brá he­cho sino au­men­tar la en­vi­dia y el re­cha­zo de la so­cie­dad.

CAU­SA DE GUE­RRA

El buen pa­sar de Lynch en Pa­ra­guay no du­ra­ría mu­cho. En 1864 Ló­pez en­tró en gue­rra con­tra el Im­pe­rio del Bra­sil, con la in­va­sión de Ma­to Gros­so, y en 1865 es­ta­lla la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za, cuan­do Ar­gen­ti­na y Uru­guay se su­man a la con­tien­da. ¿Tu­vo Elisa Lynch al­gu­na in­fluen­cia en su gé­ne­sis o desa­rro­llo?

El no­ve­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam Ba­rrett es­cri­bió en 1950 Una Ama­zo­na, una no­ve­la que pre­sen­ta a Elisa Lynch co­mo ins­ti­ga­do­ra, de­bi­do a un su­pues­to enojo de ella por­que los pe­rió­di­cos de Bue­nos Ai­res la tra­ta­ban en for­ma pe­yo­ra­ti­va.

“Ese no es un ar­gu­men­to vá­li­do. Sin du­da al­gu­na, ella era la per­so­na en quien el Ma­ris­cal más con­fia­ba, pe­ro no hay nin­gún do­cu­men­to que prue­be que ha­ya te­ni­do una in­fluen­cia de­ci­si­va en las de­ci­sio­nes de Ló­pez”, afir­ma Ca­ba­lle­ro.

La his­to­ria re­co­no­ce que las cau­sas de la gue­rra fue­ron otras, pe­ro a los de­trac­to­res les re­sul­ta­ba más con­ve­nien­te echar­le la cul­pa a Elisa, cual He­le­na mo­der­na. Es­ta vi­sión siem­pre en­con­tró un hue­co en la ima­gi­na­ción de al­gu­nos enemi­gos de Lynch y en la li­te­ra­tu­ra.

“Des­de el fi­nal de la gue­rra has­ta el prin­ci­pio del si­glo XX hay un re­la­to cons­trui­do por los ven­ce­do­res, que bus­ca jus­ti­fi­car el ge­no­ci­dio que co­me­tie­ron. Y en esa cons­truc­ción tam­bién se ata­có a Lynch. Con la Ge­ne­ra­ción del 900 va sur­gien­do otra ver­sión, a par­tir de las in­ves­ti­ga­cio­nes, ba­sa­das en re­la­tos de ex­com­ba­tien­tes”, agre­ga Ca­ba­lle­ro.

DE LE­YEN­DA

La fi­gu­ra de Lynch si­guió ali­men­tan­do el ima­gi­na­rio des­pués de la gue­rra, y fue ob­je­to de aná­li­sis y en­sa­yos, al­gu­nos más ale­ja­dos de la ob­je­ti­vi­dad y otros me­nos. Ade­más del ya men­cio­na­do Va­re­la, es­cri­bie­ron so­bre Lynch in­me­dia­ta­men­te des­pués de la gue­rra Vi­lla­vi­cen­cio, Héc­tor Fran­cis­co De­co­ud y otros que pin­ta­ban a Elisa con los ras­gos más gro­tes­cos y te­rri­bles, se­gún Ca­ba­lle­ro.

Hu­bo tam­bién bio­gra­fías no­ve­la­das, co­mo la del ar­gen­tino Héc­tor Pedro Blom­berg; lue­go apa­re­ció la de la pa­ra­gua­ya Con­cep­ción Le­yes de Cha­ves; la ya re­fe­ri­da de Wi­lliam Ba­rrett, y la del fran­cés

Su fa­ma de cor­te­sa­na no fue un obs­tácu­lo pa­ra trans­mi­tir una cal­ma dig­ni­dad en ca­da re­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.