MÁS ALLÁ DE LA RA­ZÓN

Uno pue­de mos­trar­se es­cép­ti­co, pe­ro hay quie­nes desafían el pen­sa­mien­to ra­cio­nal pa­ra in­da­gar en el fu­tu­ro y creen po­der in­fluir en la vi­da me­dian­te la ma­gia.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Tex­to: Na­ta­lia Ferreira Bar­bo­sa Fo­tos: Javier Val­dez Ves­tua­rio: Uni­nor­te.

D es­de el origen de los tiem­pos es­tá pre­sen­te la fi­gu­ra que sir­ve de in­ter­me­dia­ria en­tre los dio­ses, o un mun­do que va más allá de la ra­zón, y los se­res hu­ma­nos. Los egip­cios te­nían al sa­cer­do­te que ha­cía el pa­pel de teó­lo­go, mé­di­co, as­tró­no­mo y a ve­ces has­ta de ma­go; tam­bién se le con­fia­ba la in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños. Los grie­gos te­nían el orácu­lo, que era la res­pues­ta da­da por los dio­ses por me­dio de una pro­fe­ti­sa lla­ma­da Pi­tia. Mien­tras que el Se­na­do ro­mano acu­día a un arús­pi­ce, un adi­vino que pro­fe­ti­za­ba el fu­tu­ro a par­tir de en­tra­ñas de ani­ma­les.

Hoy te­ne­mos versiones mo­der­nas de to­do aque­llo. Bas­ta con mi­rar las pá­gi­nas de pe­rió­di­cos en la sec­ción de Cla­si­fi­ca­dos pa­ra en­con­trar una gran va­rie­dad de per­so­nas que se au­to­de­no­mi­nan cu­ran­de­ras, he­chi­ce­ras y bru­jas; y has­ta cha­ma­nes que pro­me­ten, por ejem­plo, re­cu­pe­rar el amor per­di­do en cues­tión de ho­ras. La ofer­ta es am­plia: es­tán quie­nes di­cen uti­li­zar la ma­gia blan­ca y los que no tie­nen re­pa­ros en ad­mi­tir que re­cu­rren a la ma­gia ne­gra. Es un lla­me ya, pa­gue y el po­der del vu­dú re­cae­rá so­bre quien desee. Es­to so­lo es la pun­ta del ice­berg de un mun­do eso­té­ri­co ha­bi­ta­do por bru­jas que se co­mu­ni­can por What­sApp o cha­ma­nes que pa­gan IVA.

Aun­que lo eso­té­ri­co es­té aso­cia­do a lo ocul­to y has­ta a las som­bras, hay quie­nes no le te­men a la luz. En vez de hablar de clien­tes, ha­blan de pa­cien­tes y los atien­den des­de sus con­sul­to­rios. Es­tas per­so­nas ase­gu­ran en­co­men­dar­se al ser­vi­cio de los de­más me­dian­te di­ver­sas man­cias (téc­ni­cas pa­ra pre­de­cir el fu­tu­ro).

EX­PER­TAS EN EL AMOR

So­bre la ave­ni­da Fran­cis­co Acu­ña de Fi­gue­roa —me­jor co­no­ci­da co­mo Quin­ta— hay una re­si­den­cia de co­lor bor­dó. En la en­tra­da nos re­ci­be una se­cre­ta­ria que nos in­vi­ta a aguar­dar en la sa­la de es­tar a las pro­fe­so­ras Kia­ra y An­dró­me­da. Tras unos mi­nu­tos se abre una puer­ta y las men­tes ge­me­las nos re­ci­ben en su con­sul­to­rio, don­de se le­van­ta el al­tar de la reina Pom­ba Gi­ra, co­mo ellas la llaman. La es­ta­tua de tez os­cu­ra es­tá en­ga­la­na­da con jo­yas de oro. A sus pies no fal­ta una co­pa y co­mi­da pre­pa­ra­da en el día, y es­tá ro­dea­da de cien­tos de fi­nos per­fu­mes, li­co­res de to­dos los ta­ma­ños, cham­pán, bom­bo­nes, ci­ga­rri­llos y ro­sas; son par­te de las ofren­das de sus de­vo­tos, per­so­nas agra­de­ci­das por sus fa­vo­res. A ella se en­co­mien­dan quie­nes se dan a co­no­cer co­mo las her­ma­nas Kia­ra y An­dró­me­da, dos bru­jas oriun­das de Pe­rú que no tie­nen ve­rru­gas ni es­co­bas. Ellas se llaman a sí mis­mas las bru­jas del amor y prac­ti­can la in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños (oni­ro­man­cia), lec­tu­ra de las car­tas del ta­rot (car­to­man­cia), adi­vi­na­ción me­dian­te las lí­neas de las ma­nos (qui­ro­man­cia) y vu­dú blan­co pa­ra cu­rar y sa­nar, ex­pli­can. Ase­gu­ran ser des­cen­dien­tes de cha­ma­nes: “Na­ci­mos con el don de ver el au­ra de las per­so­nas, por­que so­mos vi­den­tes”, ar­gu­men­tan.

“El amor es el prin­ci­pal mo­ti­vo por el que la gen­te acu­de. Siem­pre fue una ale­gría y tam­bién un do­lor de ca­be­za. La ma­yo­ría de las per­so­nas vie­ne bus­can­do re­cu­pe­rar la fe­li­ci­dad per­di­da”, de­ta­llan.

Pa­ra am­bas, es de lo más co­rrien­te re­ci­bir per­so­nas que pi­den el blo­queo se­xual de sus pa­re­jas in­fie­les, el cual ase­gu­ran pue­de du­rar has­ta sie­te me­ses. Pa­ra sus ri­tua­les uti­li­zan más que ora­cio­nes: ve­las, yer­bas, fo­to­gra­fías, pren­das, uñas, ca­be­llo… “Son ar­mas su­fi­cien­tes pa­ra que no­so­tras po­da­mos tra­ba­jar. Aho­ra, por ejem­plo, una mu­jer de 78 años me pi­dió que le ha­ga un ama­rre con un mu­cha­cho de 25”, re­ve­la Kia­ra son­rien­do.

ECHAN­DO CAR­TAS

Hay quie­nes lo pri­me­ro que apren­den a ju­gar con las car­tas es ca­si­ta ro­ba­da. Otros tie­nen una in­tro­duc­ción más par­ti­cu­lar, echan­do la suer­te con ba­ra­jas es­pa­ño­las ba­jo la tu­te­la de una gi­ta­na. Lo que em­pe­zó co­mo un jue­go pa­ra la ni­ña, se con­vir­tió en su pa­sión y un an­he­la­do sue­ño. Es­te es el ca­so de Flo­ria Acosta, quien se pre­sen­ta co­mo Ma­ma­cha de Ogum, as­tró­lo­ga y ta­ro­tis­ta.

Ella tra­ba­jó du­ran­te 30 años en el Po­der Ju­di­cial y a la sa­li­da de sus ocu­pa­cio­nes so­lía de­di­car­se a la astrología. Re­cién cuan­do se ju­bi­ló con­sa­gró to­do su tiem­po a lo que con­si­de­ra su pa­sión: ayu­dar a sus pa­cien­tes, co­mo de­no­mi-

na a quie­nes lle­gan bus­can­do adi­vi­nar el fu­tu­ro y el pre­sen­te.

Es­ta mu­jer de sem­blan­te se­reno cuen­ta que, cuan­do te­nía 33 años, to­mó par­te de un ri­tual con­du­ci­do por maes­tros afri­ca­nos, que la ha­bi­li­tó pa­ra la lec­tu­ra de bu­zios (sis­te­ma de adi­vi­na­ción con ca­ra­co­les). A par­tir de es­ta prác­ti­ca, ella ase­gu­ra que pue­de de­ter­mi­nar el ángel de la guar­da de ca­da per­so­na, al­go que le sir­ve pa­ra co­nec­tar­se con el fu­tu­ro.

“La astrología, pa­ra no­so­tros, es una cien­cia con la cual se pue­den mi­rar las con­di­cio­nes fu­tu­ras de ca­da in­di­vi­duo, pa­ra que de acuer­do a eso se to­men de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Son los mo­vi­mien­tos de los pla­ne­tas al­re­de­dor de la Tie­rra los que nos orien­tan”, di­ce. Flo­ria acla­ra que no es vi­den­te: “No veo el fu­tu­ro a tra­vés de la per­so­na. Yo, a par­tir de un ele­men­to ma­te­rial, ya sean pie­dras, ca­ra­co­les o car­tas, pue­do mi­rar lo que te­nés ade­lan­te”, afir­ma.

Los motivos de con­sul­ta de sus pa­cien­tes

son va­ria­dos: es­tu­dian­tes que se pre­pa­ran pa­ra los exá­me­nes de in­gre­so de ca­rre­ras co­mo Eco­no­mía, De­re­cho, En­fer­me­ría o Me­di­ci­na y desean sa­ber qué pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to tie­nen o si ne­ce­si­tan pre­pa­rar­se más; jó­ve­nes que aca­ban de egre­sar de la se­cun­da­ria y bus­can orien­ta­ción so­bre qué ca­rre­ras se­guir (usual­men­te acu­den acom­pa­ña­dos de la ma­dre); adul­tos que bus­can res­pues­tas so­bre su si­tua­ción la­bo­ral. Pe­ro la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de la gen­te es la fa­mi­lia, ase­gu­ra la as­tró­lo­ga. “No­so­tros tra­ba­ja­mos so­bre la par­te mag­né­ti­ca de la per­so­na”, se­ña­la.

MÁS QUE SUER­TE

Las per­so­nas que to­can la puer­ta de Fi­del Vi­llal­ba, lo ha­cen pa­ra en­con­trar­se con su faceta de as­tró­lo­go y pa­ra­si­có­lo­go: el Cha­mán de Men­do­za. Él afir­ma que quie­nes acu­den bus­can­do su au­xi­lio, “son per­so­nas que es­tán har­tas de pro­me­sas e ilu­sio­nes, que ya no creen más en na­die”. Tam­bién ase­gu­ra que lle­ga jun­to a él gen­te adi­ne­ra­da que se sien­te va­cía, con pro­ble­mas ma­tri­mo­nia­les, o bien pa­re­jas que creen es­tar em­bru­ja­das, “cuan­do en reali­dad ellas es­tán obran­do mal en­tre sí”.

“Eso a lo que la gen­te llama pa­yé o bru­je­ría, son fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les. El ser hu­mano es muy re­cep­ti­vo a las ener­gías ne­ga­ti­vas y po­si­ti­vas. A mu­chas per­so­nas les cues­ta sa­lir de la ener­gía ne­ga­ti­va y en­ton­ces co­mien­zan a sen­tir­se mal. Esa gen­te re­cu­rre a mí”, co­men­ta.

Él ase­gu­ra po­der des­po­jar a las per­so­nas de esa ener­gía ma­la me­dian­te ora­cio­nes y unos per­fu­mes que pre­pa­ra con flo­res de Bach. Men­do­za di­ce ser un ex­per­to en unión de pa­re­jas, aun­que acla­ra que él no rea­li­za los de­no­mi­na­dos ama­rres, “por­que si un ser hu­mano no quie­re a otro, no hay que for­zar­lo. El amor de­be ser mu­tuo, por­que o si no, a la lar­ga, la re­la­ción fra­ca­sa”.

OJO CRÍ­TI­CO

Quie­nes acu­den jun­to a es­tas per­so­nas tie­nen co­mo prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes la sa-

lud, el di­ne­ro y, por so­bre to­do, el amor. Es­to tie­ne su ra­zón de ser: “En la es­ca­la de fac­to­res es­tre­san­tes de los se­res hu­ma­nos —ex­pli­ca el si­có­lo­go Jo­sé Bri­tos—, la pér­di­da de la pa­re­ja es el que tie­ne ma­yor ni­vel de in­ten­si­dad, in­clu­so des­pués de la muer­te o en­fer­me­dad de los hi­jos. En to­das las cul­tu­ras, la re­la­ción de pa­re­ja es la que más ha­ce su­frir. Por eso se en­tien­de que la ma­yor can­ti­dad de con­sul­tas se re­la­cio­nen con esa área del ser hu­mano”.

No son so­lo mu­je­res las que acu­den a los lla­ma­dos bru­jos, as­tró­lo­gos o cha­ma­nes: los hom­bres tam­bién van y el nú­me­ro de ellos ha ido en au­men­to en los úl­ti­mos tiem­pos. Es una ten­den­cia que se man­tie­ne. El he­cho de que la per­so­na ten­ga educación su­pe­rior no es un im­pe­di­men­to pa­ra acu­dir a es­tos es­pa­cios: allí van mé­di­cos, ban­que­ros, po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res, per­so­na­jes de la fa­rán­du­la, ga­na­de­ros o fut­bo­lis­tas, cual­quie­ra sea la re­li­gión que pro­fe­sen.

Así co­mo hay per­so­nas que si­guen tra­ta­mien­to mé­di­co y pa­ra­le­la­men­te acu­den a as­tró­lo­gos, lo mis­mo su­ce­de en el cam­po de la si­co­lo­gía, des­de la ex­pe­rien­cia del es­pe­cia­lis­ta Jo­sé Bri­tos. “Ten­go pa­cien­tes que ha­cen tra­ta­mien­to con­mi­go y ellos no con­si­de­ran in­com­pa­ti­ble al eso­te­ris­mo; al con­tra­rio, lo ven co­mo un com­ple­men­to. En­ton­ces, si cam­bian al­go por su pro­pio es­fuer­zo, por efec­tos de la me­di­ca­ción o el tra­ta­mien­to si­co­ló­gi­co, atri­bu­yen es­ta me­jo­ría a un po­der que no exis­te”, in­di­ca.

El te­ra­peu­ta opi­na que es un error que cau­sa da­ños en la per­so­na, no en el re­sul­ta­do in­me­dia­to, sino en su es­ti­lo con­duc­tual en ge­ne­ral. “La per­so­na tie­ne la con­vic­ción de que los cam­bios ocu­rren má­gi­ca­men­te y eso la ha­ce más vul­ne­ra­ble to­da­vía”, con­si­de­ra. Bri­tos se re­fie­re a que las per­so­nas que bus­can es­te ti­po de ayu­da ge­ne­ral­men­te ya ago­ta­ron to­dos sus re­cur­sos pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma im­por­tan­te y su ni­vel de su­fri­mien­to emo­cio­nal o fí­si­co es ex­tre­mo. “En­ton­ces, cuan­do apa­re­ce una fi­gu­ra que les pro­me­te una so­lu­ción ca­si per­fec­ta, caen. Es­tas per­so­nas apro­ve­chan la vul­ne­ra­bi­li­dad aje­na pa­ra sa­car­le to­do lo que tie­ne con tal de so­me­ter­le al tra­ta­mien­to, en­tre co­mi­llas. Y ese pro­ble­ma por el que

acu­dió va a per­sis­tir, por­que no hay una so­lu­ción má­gi­ca; y si la hu­bie­ra, la es­ta­ría­mos apli­can­do. No es que ha­ya un sec­tor de la po­bla­ción que se de­di­que a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y sea cie­go an­te cier­tos fe­nó­me­nos. Si fun­cio­na­sen la ma­gia, la astrología y las prác­ti­cas eso­té­ri­cas, se es­ta­rían en­se­ñan­do en las uni­ver­si­da­des”, acla­ra Jo­sé.

Por otra par­te, del la­do de quien bus­ca es­tas so­lu­cio­nes se evi­den­cia una con­duc­ta de evi­ta­ción, de acuer­do con el si­có­lo­go, al no ha­cer­se car­go de la pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad en de­ter­mi­na­dos pro­ble­mas. Y quie­nes acu­den al mun­do eso­té­ri­co ha­bi­tual­men­te evi­den­cian una con­duc­ta dis­fun­cio­nal y de ries­go, no co­mo una si­co­pa­to­lo­gía, sino que se con­vier­ten en per­so­nas su­ges­tio­na­bles.

Aun cuan­do se im­pon­ga el pe­so de la ra­zón y la cien­cia, hay fuer­zas que se mue­ven cons­tan­te­men­te den­tro del mun­do eso­té­ri­co. Y eso va más allá del en­ten­di­mien­to. Al me­nos por aho­ra.

SINCRONIZADAS. Las per­so­nas que acu­den a las her­ma­nas An­dró­me­dra y Kia­ra, lo ha­cen bus­can­do que in­ter­ven­gan en cues­tio­nes amo­ro­sas.

18

CON­CI­LIA­DOR. El Cha­mán de Men­do­za cri­ti­ca los ama­rres de pa­re­ja. El prin­ci­pal pro­ble­ma, a su cri­te­rio, es la fal­ta de diá­lo­go.

EN CLA­RO. La as­tró­lo­ga Ma­ma­cha de Ogum acla­ra que no es vi­den­te y que so­lo pue­de hablar del fu­tu­ro a par­tir del uso de las car­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.