De to­do, co­mo en ma­le­ta de lo­co

Ultima Hora - Vida - - Opinion - Mo­ne­co Ló­pez

En sus úl­ti­mos pa­ta­leos, es­te 2016 que se va (no lo echa­mos a pa­ta­das por­que es im­po­si­ble) se po­ne a pre­sen­tar sus no­ve­da­des más tris­tes, o más ri­si­bles, o más as­que­ro­sas, y has­ta más ale­gres. Co­men­za­mos con la peor: un pa­dre de 55 años vio­ló a su hi­jo de cin­co años. No hu­bo se­gui­mien­to de la pren­sa y por tan­to no sa­be­mos qué fue de es­te ejem­plo cí­vi­co y mo­ral.

Las chi­cas que se de­di­can a la com­ple­ja ac­ti­vi­dad del mo­de­la­je en nues­tro país —por­que de­be ser di­fí­cil ha­cer mo­de­la­je cuan­do no hay des­fi­les ni gran­des pro­mo­cio­nes en fo­to­gra­fías ni cor­tos pu­bli­ci­ta­rios— po­san de­sen­fa­da­da­men­te en to­da pu­bli­ca­ción que cie­rre tra­to con ellas. Pe­ro, sin sa­ber si es cul­pa de ellas o de los me­dios, las be­llas mo­de­los mues­tran ca­si cual­quier par­te de sus gra­cio­sas anato­mías, me­nos los pe­zo­nes. ¿Qué ca­ne­jo tie­nen con­tra los pe­zo­nes? Si los pe­zo­nes fue­ran en sí una par­te muy pe­ca­mi­no­sa del cuer­po hu­mano, los hom­bres no de­be­ría­mos sa­lir tan ale­gre­men­te con el tor­so al ai­re. Por­que te­ne­mos pe­zo­nes, aun­que sin los se­duc­to­res en­tor­nos que tie­nen ellas.

A Ve­ne­zue­la le sa­ca­ron la ro­ja, en el Mer­co­sur. Y ex­pli­ca­ron a sus ca­pos, de­ta­lla­da­men­te, por qué mo­ti­vos, ra­zo­nes o cir­cuns­tan­cias su país fue san­cio­na­do. Pe­ro he aquí que los ve­ne­zo­la­nos, en­ca­be­za­dos por el inú­til de Ma­du­ro, se nie­gan a aca­tar la me­di­da, y afir­man que van a es­tar pre­sen­tes en cuan­ta reunión de Mer­co­sur se lle­ve a ca­bo. Es­to con­fi­gu­ra una lla­ma­ti­va mues­tra de em­pe­ci­na­mien­to y ca­ra­du­rez bien mez­cla­dos.

Mon­se­ñor Me­di­na fue un obis­po po­li­ti­za­do en el sen­ti­do par­ti­da­rio y pre­ben­da­rio, se­gún cuen­tan. Aho­ra, un cu­ra ape­lli­da­do Aré­va­lo se pro­nun­cia sos­pe­cho­sa­men­te a fa­vor de Car­tes. Bien, ya har­to acos­tum­bra­dos a las tra­ve­su­ras de los re­li­gio­sos, sa­lió una mon­ja, muy jo­ven y muy lin­da, a con­tar que ve­nían a Caa­cu­pé a pe­dir per­dón por sus pe­ca­dos, por­que ellas tam­bién se po­nen chis­po­rro­tean­tes cuan­do ven a un ti­po pin­tón. Mi­rá na un po­co.

En la Uni­Nor­te, uni­ver­si­dad pa­ra­gua­ya, de Pe­dro Juan Ca­ba­lle­ro, los pos­tu­lan­tes bra­si­le­ños a es­tu­diar Me­di­ci­na ba­su­rean ver­bal­men­te a los pos­tu­lan­tes pa­ra­gua­yos a la mis­ma ca­rre­ra, tra­tán­do­los de chi­pe­ras, muer­tos de ham­bre, in­dios e hi­jos de pu­ta. Se­ría in­tere­san­te ver có­mo nos tra­ta­rían os ir­mãos bra­si­lei­ros si la uni­ver­si­dad fue­ra bra­si­le­ña.

Lo úni­co que en­ca­re­ce el pre­cio de las dro­gas prohi­bi­das es la prohi­bi­ción. Si se las le­ga­li­za­ra, cos­ta­rían tan­to me­nos, que na­die ha­ría con­tra­ban­do con ellas. Nue­va­men­te, un dipu­tado pi­de la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Al me­nos ha­gan un de­ba­te, ca­ran­cho.

“A Ve­ne­zue­la le sa­ca­ron la ro­ja, en el Mer­co­sur... Pe­ro he aquí que los ve­ne­zo­la­nos, en­ca­be­za­dos por el inú­til de Ma­du­ro, se nie­gan a aca­tar la me­di­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.