TIEM­PO DE CON­SU­MO

Las ven­tas se dis­pa­ran, co­mo de cos­tum­bre, en es­ta épo­ca del año en la que el con­su­mo pa­re­ce ser una con­sig­na in­elu­di­ble. Pe­ro las ma­ne­ras de com­prar es­tán cam­bian­do.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Las ven­tas se dis­pa­ran, co­mo de cos­tum­bre, en es­ta épo­ca del año en la que el con­su­mo pa­re­ce ser una con­sig­na in­elu­di­ble. Pe­ro las ma­ne­ras de com­prar es­tán cam­bian­do.

Él es el pro­ta­go­nis­ta de la es­ce­na. Ese be­bé de ce­rá­mi­ca que re­pre­sen­ta al Ni­ño Je­sús es el per­so­na­je cen­tral del pe­se­bre ar­ma­do en mu­chos ho­ga­res pa­ra­gua­yos pa­ra ce­le­brar la Navidad. Pe­ro el es­ce­na­rio fes­ti­vo de es­ta épo­ca tie­ne otro com­po­nen­te, me­nos es­pi­ri­tual y más mun­dano: el con­su­mo, que en es­tos días al­can­za sus má­xi­mos ni­ve­les con el in­cre­men­to de las com­pras de fin de año.

El au­men­to de los gas­tos en es­ta épo­ca no es na­da nue­vo. Sin em­bar­go, sí hay cam­bios en la for­ma en que com­pra­mos hoy. En es­tos úl­ti­mos años, in­ter­net mo­di­fi­có las re­glas de jue­go co­mer­cia­les, dan­do lu­gar a otro ti­po de prác­ti­cas de ad­qui­si­ción.

Car­los Flei­tas, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Pa­ra­gua­ya de Co­mer­cio Elec­tró­ni­co (Ca­pa­ce), ase­gu­ra que, si bien aún no hay es­ta­dís­ti­cas pre­ci­sas, con ba­se en la ex­pe­rien­cia de los so­cios de es­te gre­mio se pue­de afir­mar que en los úl­ti­mos años ha cre­ci­do no­to­ria­men­te el co­mer­cio elec­tró­ni­co en el país. Se es­ti­ma que en Pa­ra­guay hay por lo me­nos 150 ne­go­cios que rea­li­zan co­mer­cio on­li­ne.

Bus­can­do ra­pi­dez

Los mo­ti­vos que im­pul­san es­ta ten­den­cia son va­rios: el rit­mo de vi­da, que ha­ce que la gen­te ten­ga ca­da vez me­nos tiem­po y quie­ra to­do más rá­pi­do; la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la ca­li­dad de los gas­tos, y la bús­que­da de otras op­cio­nes, ex­pli­ca Flei­tas.

Es que los con­su­mi­do­res ac­tual­men­te bus­can co­sas que le ha­gan la vi­da más fá­cil y le ayu­den a op­ti­mi­zar su tiem­po. Así, hoy se va­lo­ra más la efi­cien­cia, la efi­ca­cia y la co­mo­di­dad. “Los pa­ra­gua­yos es­tán adop­tan­do el há­bi­to de com­prar on­li­ne. Y hoy exis­ten va­rias al­ter­na­ti­vas vá­li­das que ha­cen que es­to sea más fac­ti­ble”.

Sin em­bar­go, ven­der a tra­vés de las re­des so­cia­les no se con­si­de­ra co­mer­cio elec­tró­ni­co. “Si bien las re­des se uti­li­zan co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción o co­mo una es­pe­cie de vi­drie­ra pa­ra mos­trar pro­duc­tos, las transac­cio­nes que se rea­li­zan a tra­vés de ellas no cons­ti­tu­yen co­mer­cio elec­tró­ni­co, por­que no exis­te to­da la ca­de­na del ser­vi­cio de com­pra on­li­ne, que in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de pa­gar/co­brar, el en­vío y la se­gu­ri­dad”, acla­ra Flei­tas.

Lo ideal, en su opinión, es que quie­nes hoy se li­mi­tan a ofre­cer pro­duc­tos a tra­vés de las re­des so­cia­les, pue­dan mi­grar en bre­ve a un sis­te­ma de com­pras on­li­ne, a tra­vés de un si­tio web con to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dar­le a los clientes la cer­te­za de que es­tán com­pran­do en un si­tio se­gu­ro.

Re­des alia­das

A fi­nes del año pa­sa­do, la con­sul­to­ra De­loit­te le pre­gun­tó a con­su­mi­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos en qué pen­sa­ban gas­tar su agui­nal­do. La res­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria fue que des­ti­na­rían un 40% a com­pras de Navidad y un 32% al pa­go de deu­das.

El es­tu­dio re­gio­nal so­bre ten­den­cias de con­su­mo re­ve­ló, ade­más, que el mé­to­do de pa­go pre­fe­ri­do es el efec­ti­vo más que las tar­je­tas de cré­di­to.

Las pren­das de ves­tir y el cal­za­do si­guen sien­do, por una­ni­mi­dad, los re­ga­los pre­fe­ri­dos por los la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra dar en Navidad. Hay de­ter­mi­na­dos

pro­duc­tos que la gen­te pre­fie­re com­prar en tien­das fí­si­cas: ro­pa, cal­za­do y cos­mé­ti­cos. Mien­tras, cuan­do se tra­ta de elec­tró­ni­cos, por­tá­ti­les, li­bros y vi­deo­jue­gos, ge­ne­ral­men­te lo ha­cen por in­ter­net.

El uso de las re­des so­cia­les fue otro ele­men­to es­tu­dia­do por De­loit­te, que en­con­tró que los con­su­mi­do­res las usan mu­cho pa­ra ve­ri­fi­car pre­cios, leer las opi­nio­nes o re­co­men­da­cio­nes de pro­duc­tos y ob­te­ner ideas so­bre re­ga­los. El 39% de los en­cues­ta­dos di­jo ha­ber si­do in­fluen­cia­do por las re­des en sus de­ci­sio­nes de com­pra.

Web chat com­mer­ce

Una ten­den­cia mun­dial de com­pras, que ya es­tá cre­cien­do en otros con­ti­nen­tes, es el lla­ma­do web chat com­mer­ce. Flei­tas ex­pli­ca de qué se tra­ta: “Bá­si­ca­men­te es una tien­da on­li­ne, pe­ro la mo­da­li­dad es más a tra­vés de un chat, en el que uno in­ter­ac­túa con el ven­de­dor, co­mo si es­tu­vie­ra re­co­rrien­do una tien­da y esa per­so­na se le acer­ca a ofre­cer pro­duc­tos, dar pre­cios, res­pon­der a sus con­sul­tas, et­cé­te­ra”.

Pe­ro la ne­ce­si­dad de to­car el pro­duc­to si­gue sien­do fuer­te. El es­tu­dio de De­loit­te se­ña­la que, aun­que las com­pras on­li­ne cre­cen, las tien­das fí­si­cas man­tie­nen el li­de­raz­go por ese mo­ti­vo.

La en­cues­ta tam­bién re­sal­ta que el te­lé­fono mó­vil se usa ca­da vez más pa­ra ele­gir los re­ga­los. Es­to re­fle­ja que,

aun­que la gen­te si­gue re­cu­rrien­do a los co­mer­cios tra­di­cio­na­les, uti­li­za in­ter­net co­mo su prin­ci­pal alia­do pa­ra com­pa­rar pre­cios o bus­car ideas, in­for­ma­ción y opi­nio­nes so­bre pro­duc­tos. En­ton­ces, las tien­das on­li­ne y los mo­to­res de bús­que­da se con­vier­ten en ele­men­tos cla­ve en el ini­cio del pro­ce­so de com­pra.

De­sa­fíos

En nues­tro país, si bien es­tá en cre­ci­mien­to co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio, el co­mer­cio on­li­ne aun tie­ne mu­chos de­sa­fíos. “Que­re­mos me­jo­rar los sis­te­mas de lo­gís­ti­ca y me­dios de pa­go. Tam­bién la con­fian­za de la gen­te”, pro­yec­ta el pre­si­den­te de la Ca­pa­ce.

Él con­si­de­ra que es­tos ca­na­les co­mer­cia­les pue­den dar mu­chas po­si­bi­li­da­des de cre­cer a las py­mes y mi­cropy­mes. “No­so­tros cree­mos que eso va a fa­vo­re­cer a mu­chas per­so­nas, prin­ci­pal­men­te a aque­llas que quie­ren ex­por­tar y que hoy no pue­den ha­cer­lo por­que no tie­nen for­ma de rea­li­zar un co­bro in­ter­na­cio­nal o en­viar un pro­duc­to al ex­te­rior. Que­re­mos es­ti­mu­lar el mer­ca­do lo­cal, por­que hay mu­chas em­pre­sas con po­ten­cial, pe­ro no es­tán vien­do al co­mer­cio elec­tró­ni­co co­mo una op­ción o una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios”. Se cree que en un par de años la ma­yor par­te de la po­bla­ción com­pra­rá en mo­da­li­dad on­li­ne. Por lo pron­to, si­ga­mos dis­fru­tan­do de las com­pras en el mun­do real.

Mo­de­lo: Mi­la­gros S, pa­ra ON Ma­na­ge­ment Ma­qui­lla­je: Carla Bar­bie­ri, pa­ra El Ca­me­rino Ma­ke Up Stu­dio. Pei­na­do: Ca­ro­li­na No­ta­rio, pa­ra Raio Bem­ba Agra­de­ce­mos a: Uni­ver­sal Im­port.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.