FUE­GO AMI­GO

Se acer­ca la épo­ca en la que los fue­gos ar­ti­fi­cia­les se mul­ti­pli­can pa­ra de­mos­trar el jú­bi­lo que se sien­te du­ran­te las fiestas de fin de año, pe­ro tam­bién au­men­ta el su­fri­mien­to de mas­co­tas y per­so­nas sen­si­bles a los es­truen­dos. Co­no­cé al­ter­na­ti­vas pa­ra f

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Los fue­gos ar­ti­fi­cia­les se mul­ti­pli­can pa­ra de­mos­trar el jú­bi­lo de las fiestas de fin de año. Al­ter­na­ti­vas pa­ra fes­te­jar de ma­ne­ra silenciosa o me­nos rui­do­sa.

Lle­ga Navidad y no es so­lo la voz de Mar­co An­to­nio So­lís el so­ni­do que afec­ta a mu­chos oí­dos. Los pe­tar­dos y las bom­bas de es­truen­do ge­ne­ran en los ani­ma­les, y en no po­cos hu­ma­nos, es­trés y te­mor con de­ri­va­ción fa­tal en mu­chos ca­sos, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de mas­co­tas. Sin em­bar­go, exis­ten pro­duc­tos que dis­mi­nu­yen el efec­to ne­ga­ti­vo de la pi­ro­tec­nia tra­di­cio­nal.

En Pa­ra­guay, des­de ha­ce al­gu­nos años pro­li­fe­ran las cam­pa­ñas a fa­vor de una Navidad y un Año Nue­vo si­len­cio­sos, las que —a juz­gar por los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos— to­da­vía no han ca­la­do tan pro­fun­da­men­te en la con­cien­cia de la ma­yo­ría.

“La ten­den­cia es ca­da vez me­nos rui­do y ca­da vez más lu­ces, ca­da vez me­nos do­ce por uno y más lu­ces que ha­gan fue­gos ar­ti­fi­cia­les y que ge­ne­ren un im­pac­to so­no­ro ba­jo”, afir­ma An­drés Go­lob, ge­ren­te ge­ne­ral de Cien­fue­gos, una fir­ma pro­vee­do­ra de fue­gos ar­ti­fi­cia­les y co­ti­llón, cu­yos ob­je­ti­vos se en­mar­can en esa lí­nea.

La lu­cha se ex­tien­de a ni­vel mun­dial y uno de los ejem­plos más re­cien­tes es la me­di­da anun­cia­da ha­ce un año por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Co­llec­chio, en Par­ma, Ita­lia, que pu­so en vi­gor una re­so­lu­ción que prohí­be el lan­za­mien­to de cual­quier ti­po de pi­ro­tec­nia, a me­nos que cum­pla con la con­di­ción de ser silenciosa.

En el país ca­re­ce­mos de dis­po­si­cio­nes se­me­jan­tes, por lo que no que­da otro ca­mino que in­sis­tir en ape­lar a la con­cien­cia de la ciu­da­da­nía e ins­tar­la a que eli­ja ce­le­brar las fiestas con me­nos o nin­gún rui­do. ¿Có­mo? Go­lob ha­bla de al­gu­nas op­cio­nes.

Ven­der lu­ces, no hu­mo

“Te­ne­mos una lí­nea que se lla­ma

friendly fi­re (fue­go ami­ga­ble), en la cual mar­ca­mos to­dos los ar­tícu­los que no tie­nen un im­pac­to so­no­ro al­to y que po­ne­mos a dis­po­si­ción de los clientes”, ex­pli­ca. La mar­ca con­sis­te en con­sig­nar en los pa­que­tes y en­vol­to­rios de los pro­duc­tos pi­ro­téc­ni­cos el di­bu­jo de una ore­ja, la que, se­gún el co­lor con el que es­té pin­ta­da, in­di­ca si el ar­tícu­lo es o no rui­do­so.

Es­tá cla­ro que el cam­bio de há­bi­to del com­pra­dor de pi­ro­tec­nia de­pen­de mu­cho de la ofer­ta.

La ore­ji­ta de co­lor ro­jo ca­li­fi­ca a los pro­duc­tos de al­to im­pac­to so­no­ro, la de co­lor ama­ri­llo a los de im­pac­to so­no­ro me­dio y la ver­de a los de ba­jo im­pac­to so­no­ro. Así, ca­da com­pra­dor pue­de iden­ti­fi­car si el material pi­ro­téc­ni­co que ad­quie­re es fue­go ami­ga­ble. Cues­tión de con­cien­cia.

La ofer­ta de bom­bas que pro­du­cen lu­ces es va­ria­da y las más ac­ce­si­bles e ino­cuas son las tra­di­cio­na­les es­tre­lli­tas, que se con­si­guen a par­tir de G 1.000 el pa­que­te; los gi­ra­to­rios aé­reos, co­no­ci­dos co­mo abe­ji­tas, mos­qui­tos y avion­ci­tos, se co­mer­cia­li­zan, se­gún la va­rie­dad ele­gi­da, a pre­cios que os­ci­lan en­tre G 1.000 y G. 2.000; las llu­vias o lá­gri­mas cues­tan G. 3.000, el mis­mo pre­cio de una ca­ñi­ta con pa­ra­caí­das y luz.

Pa­ra quie­nes pre­fie­ren ar­tícu­los más so­fis­ti­ca­dos y com­ple­jos —y de ma­yor pre­cio— es­tán los mor­te­ros de 70 y de 100 lu­ces, que cues­tan en­tre G. 20.000 y G. 25.000 y las va­ras que arro­jan per­las de seis, diez, 20, 30, 70 y 100 car­gas.

En los úl­ti­mos años se han po­pu­la­ri­za­do tam­bién los glo­bos ae­ros­tá­ti­cos de co­lo­res, que cues­tan en­tre G 15.000 y G. 20.000. “Son ig­ní­fu­gos, se con­su­men en el ai­re, y por lo tan­to no exis­te pe­li­gro de que cau­sen in­cen­dios; no obs­tan­te, re­co­men­da­mos que de su ma­ni­pu­la­ción se en­car­guen tres per­so­nas, pa­ra en­cen­der­los de ma­ne­ra có­mo­da y se­gu­ra”, afir­ma Go­lob. Es­tá cla­ro que el cam­bio de há­bi­to del com­pra­dor de pi­ro­tec­nia de­pen­de mu­cho de la ofer­ta. “En Pa­ra­guay

Los es­truen­dos de gran in­ten­si­dad per­ju­di­can a los ani­ma­les, que tie­nen un oí­do más sen­si­ble que los hu­ma­nos, pro­du­cién­do­les es­trés, pá­ni­co y an­sie­dad.

em­pe­za­mos co­mo em­pre­sa en 2004 y en ese mo­men­to ha­bía una fran­ja de pro­duc­tos muy li­mi­ta­da, que en ge­ne­ral pro­ve­nían de Bra­sil y que tie­nen mu­cho rui­do; pe­tar­dos, fos­fo­ri­tos, do­ce por uno, que ex­plo­tan re­la­ti­va­men­te fuer­te”, se­ña­la el co­mer­cian­te. Des­de ha­ce al­gu­nos años se in­cor­po­ra­ron los ar­tícu­los chi­nos, en­tre los que pre­do­mi­na la pi­ro­tec­nia de lu­ces. “Si bien la pre­fe­ren­cia del con­su­mi­dor, en ge­ne­ral, es am­plia y si­gue ha­bien­do de­man­da de pro­duc­tos so­no­ros, la ten­den­cia va cam­bian­do en el mun­do ha­cia una pi- ro­tec­nia con im­pac­to so­no­ro ba­jo y con más lu­ces”, con­si­de­ra.

Esa in­cli­na­ción por pi­ro­tec­nia me­nos rui­do­sa es un fe­nó­meno que se es­tá ex­ten­dien­do en Pa­ra­guay. “Hoy lo que más se es­tá lle­van­do son las Su­per­ca­kes, que pro­du­cen lu­ces de va­rios co­lo­res”, con­fir­ma Leticia, ven­de­do­ra de Ar­te Pi­ro­téc­ni­co, otra fir­ma del ra­mo.

Lo que no se pue­de ob­viar es que cual­quier pro­duc­to que con­ten­ga ele­men­tos in­fla­ma­bles de­be ser ma­ni­pu­la­do con pre­cau­ción. “Siem­pre da­mos las re­co­men­da­cio­nes ne­ce­sa­rias. In­clu­so cuan­do vie­nen ni­ños so­los, no les aten­de­mos, de­ben es­tar acom­pa­ña­dos de adul­tos”, ase­gu­ra Leticia.

En Cien­fue­gos la po­lí­ti­ca es si­mi­lar y sus pro­duc­tos es­tán cla­si­fi­ca­dos de acuer­do a la fran­ja eta­ria de los con­su­mi­do­res. Aji­tos, es­tre­lli­tas y lá­gri­mas (o llu­vias) pa­ra los ni­ños, y pa­ra los de me­dia­na edad y adul­tos, las tor­tas y las cañas.

Efec­tos

Los mal lla­ma­dos fue­gos ar­ti­fi­cia­les — por­que son reales—, so­bre to­do los que pro­du­cen es­truen­dos de gran in­ten­si­dad, per­ju­di­can a los ani­ma­les, que tie­nen un oí­do más sen­si­ble que los hu­ma­nos, pro­du­cién­do­les es­trés, pá­ni­co y an­sie­dad, los que a su vez pue­den ha­cer que hu­yan en bus­ca de lu­ga­res más se­gu­ros, con el pe­li­gro de cru­zar ca­lles tran­si­ta­das y ser arro­lla­dos.

En­tre los hu­ma­nos tam­bién hay su­je­tos más sen­si­bles que otros a los es­ta­lli­dos fuer­tes, co­mo los be­bés, sin ol­vi­dar que la ma­ni­pu­la­ción de pro­duc­tos de al­to ni­vel ex­plo­si­vo pue­de ge­ne­rar que­ma­du­ras gra­ves y ampu­tación de de­dos o ma­nos. Pe­li­gro­so por don­de se lo mi­re.

Op­tar por el fue­go ami­ga­ble, el que ofre­ce es­pec­tácu­los de lu­ces y co­lo­res, no so­lo es una elec­ción que tie­ne en cuen­ta la be­lle­za, sino tam­bién una apues­ta por unas fiestas me­nos rui­do­sas y más sa­lu­da­bles pa­ra hu­ma­nos y ani­ma­les.

VI­DA

VI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.