To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

En to­dos los paí­ses, en to­dos los idio­mas, hay mo­di­fi­ca­cio­nes que re­sul­tan a la pos­tre es­pe­cies de có­di­gos que so­lo en­tien­den los lu­ga­re­ños. Los idio­mas que no se avie­nen a esos cam­bios po­pu­la­res co­rren gra­ve pe­li­gro de des­apa­re­cer en un tiem­po im­pre­ci­sa­ble. Los pa­ra­gua­yos no nos en­fa­da­mos, co­mo sí lo ha­cen los es­pa­ño­les. Aquí llan­ta­mos, o nos

ca­brea­mos, o en­tra­mos en cor­to. Los for­ma­les lle­gan a de­cir que es­tán enoja­dos. Pe­ro en­fa­dar­se, va­mos, jo­der, eso es co­sa de eu­ro­peos. Lue­go vie­ne una mo­da­li­dad muy nues­tra, que se com­po­ne de ono­ma­to­pe­yas, vo­ca­blos de sig­ni­fi­ca­do exac­ta­men­te opues­tos a los re­que­ri­dos, y mo­dis­mos que si pen­sa­mos un ra­to, nos pa­re­cen ra­ros has­ta a no­so­tros.

Un ejem­plo: al­guien nos di­ce que el ju­ga­dor (de fút­bol, ob­vio) Cris­pín Ga­yo­so es de lo me­jor que hay en es­ta par­te del he­mis­fe­rio sur. La res­pues­ta, si es­ta­mos de acuer­do con la afir­ma­ción, co­mien­za con un ro­tun­do: “Nooooo, péa pe­teĩ ca­po”. ¡Jo­li­nes, vi­ve Dios! De­jar cla­ro que una opinión es com­par­ti­da, ini­cia­da con un ro­tun­do nooooo, pue­de vol­ver lo­co a cual­quier ex­tran­je­ro de ha­bla his­pa­na. Lue­go vie­nen los jue­gos con los tiem­pos ver­ba­les: “Yo le di­je lue­go”. Fí­je­se que le di­je es tiem­po pa­sa­do. Y se da de pa­ta­das con lue­go, pe­ro por es­tos pa­gos no hay pro­ble­ma. “Voy a ir a ve­nir” —es­ti­lo bu­me­rán— es una fra­se de fá­cil en­ten­di­mien­to y has­ta de fac­tu­ra res­pe­ta­ble.

“Va­mo a pa­sar” quie­re de­cir en tu idio­ma, “Va­mos a mar­char­nos” o “Va­mos a ir­nos”. Pe­ro pa­ra un no avi­sa­do, pa­re­ce­ría que el ti­po quie­re pa­sar den­tro de la ca­sa de uno, ge­ne­ral­men­te pa­ra uti­li­zar el fa­mo­so re­cin­to

sa­gra­do. “Me po­dés pio dar un po­co tu agua”, pue­de des­con­cer­tar a cual­quier his­pa­noha­blan­te no fa­mi­lia­ri­za­do con los mo­dis­mos na­cio­na­les.

Mi rei­na es un tra­to tan co­mún y fa­mi­liar en­tre hom­bres y mu­je­res, y has­ta en­tre mu­je­res so­las, que los des­con­cer­ta­dos so­mos no­so­tros cuan­do al­guien no en­tien­de ese tra­to al­ta­men­te cor­tés. Cuan­do nos vi­si­ta­ron los reyes de Es­pa­ña, nues­tro pre­si­den­te de en­ton­ces lla­mó a su es­po­sa, quien es­ta­ba de­par­tien­do con los reyes, po­co an­tes de par­tir en co­mi­ti­va a vi­si­tar a una de nues­tras jó­ve­nes rui­nas: “Mi rei­na, no­so­tros va­mos en es­te au­to”. La rei­na So­fía gi­ró la ca­be­za ha­cia don­de una rei­na era lla­ma­da, y ahí ter­mi­nó la anéc­do­ta.

Pa­ra ter­mi­nar, y co­mo un pe­que­ño himno de es­pe­ran­za en las ju­ven­tu­des del fu­tu­ro, una pe­que­ña, so­bri­na de un ami­go, de­du­jo ella so­li­ta que si la gen­te de­cía al­gu­nos pa­ra re­fe­ri­se a unos, pa­ra ha­blar de los otros, lo co­rrec­to se­ría de­cir al­go­tros. Y sin más que aña­dir, me des­pi­do res­pe­tuo­sa­men­te: ¡bue­nas tar­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.