Otra ge­ne­ra­ción

Ultima Hora - Vida - - Front Page - Tex­to: Car­los El­bo Mo­ra­les | Fo­tos: Javier Val­dez

Pe­dro Mar­tí­nez es un jo­ven com­po­si­tor que le da nue­vos ai­res a la mú­si­ca fol­cló­ri­ca pa­ra­gua­ya. Con­ven­ci­do de que el ar­tis­ta de­be tes­ti­mo­niar el mo­men­to en el que vi­ve, de­fien­de la con­vi­ven­cia en­tre lo tra­di­cio­nal y lo mo­derno.

Pe­dro Mar­tí­nez for­ma par­te de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes com­po­si­to­res que a su ta­len­to unen su afán de in­su­flar nue­vos ai­res en la mú­si­ca fol­cló­ri­ca pa­ra­gua­ya. En en­tre­vis­ta con Vi­da, cuen­ta so­bre sus co­mien­zos en el ar­te y opi­na acer­ca del fu­tu­ro de la no­ve­do­sa ver­tien­te de crea­cio­nes na­cio­na­les.

Gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor, co­mo so­lis­ta o jun­to al trío que con­for­ma con los mú­si­cos Chino Cor­va­lán y Gonzalo Res­quín, Pe­dro Mar­tí­nez ofre­ce una nue­va ca­ra a la mú­si­ca tra­di­cio­nal pa­ra­gua­ya. Un so­ni­do nue­vo pa­ra los rit­mos iden­ti­fi­ca­dos con la pa­ra­gua­yi­dad, con el 6x8.

—¿Có­mo te de­fi­nís, ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do?

—Soy gui­ta­rris­ta, com­po­si­tor, arre­gla­dor e in­ves­ti­ga­dor.

—¿Cuál es tu for­ma­ción mu­si­cal?

—Se dio en va­rias eta­pas. Arran­có en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca, don­de es­tu­dié gui­ta­rra clá­si­ca, ade­más de to­da la par­te teó­ri­ca; fue una for­ma­ción ne­ta­men­te de mú­si­ca clá­si­ca. En la mis­ma épo­ca co­men­cé a es­tu­diar y a to­car gui­ta­rra eléc­tri­ca. La mú­si­ca po­pu­lar era al­go que siem­pre me gus­tó, en­ton­ces me for­mé mu­cho tiem­po por mi cuen­ta, rock y otras co­sas. Des­pués es­tu­dié con va­rios maes­tros mú­si­ca po­pu­lar y jazz.

Dos años des­pués de ter­mi­nar el co­le­gio, el hu­ma­nís­ti­co en el CEPB, con­cluí mis es­tu­dios de gui­ta­rra clá­si­ca y de ahí via­jé al Bra­sil. En 2007 me mu­dé a São Pau­lo, a es­tu­diar en el Con­ser­va­to­rio de Ta­tuí, uno de los más im­por­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na. Ahí me for­mé en el cur­so de MPB & Jazz. Esa for­ma­ción fue de­ter­mi­nan­te pa­ra mi vi­da mu­si­cal y pa­ra mi ca­rre­ra. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en con­tac­to y to­mar cla­ses con gran­des mú­si­cos del Bra­sil, e in­clu­si­ve com­par­tir es­ce­na­rio con ellos, co­mo con mi maes­tro Fa­bio Leal; y so­bre to­do fue de­ci­si­vo co­no­cer la mú­si­ca de Her­me­to Pas­coal. La for­ma de ver y pen­sar la mú­si­ca que él tie­ne fue muy im­por­tan­te pa­ra mí; esa fue mi me­jor for­ma­ción en to­dos es­tos años. Ac­tual­men­te es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de la In­te­gra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na (Uni­la) en Foz de Ygua­zú, es­toy si­guien­do la ca­rre­ra de Li­cen­cia­tu­ra en Mú­si­ca.

—¿En qué mo­men­to des­cu­bris­te que que­rías ser mú­si­co?

—Cuan­do en­tré al Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal, en el se­gun­do año, a los 15, di­je: “Sí, la mú­si­ca es lo mío”. To­do el mun­do pen­sa­ba en el co­le­gio qué iba a ser de su vi­da y yo ya te­nía cla­ro que se­ría mú­si­co. Esa vi­ven­cia en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal, es­tar es­tu­dian­do, em­pe­zar a to­car rock, su­bir a un es­ce­na­rio; eso fue lo que me de­ci­dió. Tu­ve la suer­te de via­jar con mi gru­po de heavy me­tal y em­pe­cé a sen­tir lo que era es­tar to­can­do.

—¿Quié­nes fue­ron tus maes­tros?

—Fue­ron mu­chos. En­tre los prin­ci­pa­les pa­ra mí es­tán Gus­ta­vo Vie­ra y Car­los Sch­var­tz­man; con ellos es­tu­dié gui­ta­rra y jazz, y Ser­gio Cu­que­jo, con quien me for­mé en ar­mo­nía po­pu­lar y arre­glos.

—¿Tus es­pe­jos en la mú­si­ca?

—Siem­pre es­cu­ché mu­chas lí­neas y siem­pre fue­ron in­flu­yen­tes las per­so­nas con las que es­tu­dié, prin­ci­pal­men­te, mú­si­ca po­pu­lar. Mi pro­fe­sor fue Gus­ta­vo Vie­ra y me iba a es­cu­char­lo; era al­guien en quien me re­fle­ja­ba mu­cho. Otra in­fluen­cia fue Or­lan­do Bon­zi, quien hoy vi­ve en Es­pa­ña, un gran gui­ta­rris­ta y un gran com­po­si­tor. Tam­bién Juan Can­cio Barreto en lo fol­cló­ri­co. Son per­so­nas a quie­nes ad­mi­ra­ba, y ad­mi­ro, en Pa­ra­guay.

—¿Te de­can­tas­te por la mú­si­ca ins­tru­men­tal?

—Sí. Co­mo no sé can­tar, mi lí­nea per­so­nal es ha­cer mú­si­ca ins­tru­men­tal. Hoy es­toy com­po­nien­do can­cio­nes, no por­que las va­ya a can­tar, sino por­que es­toy ha­cien­do otros tra­ba­jos. Aun­que ins­tru­men­tal, mi mú­si­ca es­tá li­ga­da a las can­cio­nes. Pe­ro mi lí­nea ar­tís­ti­ca co­mo com­po­si­tor de mú­si­ca pa­ra­gua­ya pa­ra gui­ta­rra es la ins­tru­men­tal.

—¿Con qué es­ti­lo te iden­ti­fi­cás?

—Ar­tís­ti­ca­men­te pa­sé por va­rias fa­ses, arran­qué to­can­do heavy me­tal, des­pués tu­ve in­te­rés por otros gé­ne­ros, co­mo el jazz, la mú­si­ca bra­si­le­ña y el fol­clo­re, y eso co­mo que me per­mi­tió en­trar a tra­ba­jar co­mo mú­si­co acom­pa­ñan­te. To­qué con can­tan­tes de pop, mú­si­ca bra­si­le­ña y otros gé­ne­ros.

“En pri­mer lu­gar, el ar­tis­ta tie­ne que ha­blar de su tiem­po. Te­nés el de­re­cho de no ha­cer­lo, pe­ro me pa­re­ce que co­mo ar­tis­ta de­be­mos tes­ti­mo­niar el mo­men­to en que vi­vi­mos”.

—¿Des­de cuán­do sos so­lis­ta? —¿Có­mo de­fi­ni­rías el ti­po de mú­si­ca que ha­cés? —¿Apun­tás a al­gún pú­bli­co en es­pe­cial?

si­dad de ex­pre­sar­me co­mo un pa­ra­gua­yo y la­ti­noa­me­ri­cano de mi épo­ca. Ob­via­men­te, des­pués ves una res­pues­ta y se va for­man­do un pú­bli­co y lo di­rec­cio­nás. do. Mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co au­to­ral se en­cua­dra den­tro de la mú­si­ca ins­tru­men­tal, te­nien­do co­mo ba­se prin­ci­pal a los gé­ne­ros mu­si­ca­les tra­di­cio­na­les pa­ra­gua­yos y al­gu­nos rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, uti­li­zan­do una es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea. —Mi ca­rre­ra so­lis­ta arran­có en 2006. Ten­go dos dis­cos gra­ba­dos, Ma­con­do y So­ni­dos­de­lSur. Tu­ve el pla­cer de lle­var mi mú­si­ca a di­fe­ren­tes paí­ses co­mo Bra­sil, Pe­rú, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia, ade­más de Pa­ra­guay. Ha­ce años ven­go in­ves­ti­gan­do y es­tu­dian­do la mú­si­ca po­pu­lar tra­di­cio­nal pa­ra­gua­ya y la­ti­noa­me­ri­ca­na.

—¿La idea es sus­ti­tuir al fol­clo­re tra­di­cio­nal o com­ple­men­tar­lo?

—Ja­más po­dría sus­ti­tuir­se la mú­si­ca tra­di­cio­nal. Des­de mi pun­to de vis­ta no tie­ne sen­ti­do pro­po­ner un cam­bio so­bre al­go que no co­no­cés; sin co­no­cer la tra­di­ción no es po­si­ble rea­li­zar una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea. —Yo en lo per­so­nal te pue­do de­cir que no pen­sé apun­tar a nin­gún pú­bli­co en es­pe­cí­fi­co, lo que ha­go lo ha­go por una ne­ce- —De­fi­nir siem­pre es un po­co com­pli­ca-

Yo creo que pue­de con­vi­vir la mú­si­ca tra­di­cio­nal con la mo­der­na. Es­to su­ce­de en mu­chos paí­ses de Su­da­mé­ri­ca; en Pa­ra­guay aún no, con el co­rrer del tiem­po tal vez su­ce­da eso o tal vez no.

—¿Cuál es la reac­ción de los mú­si­cos y pú­bli­co tra­di­cio­na­les?

—De mi par­te te pue­do de­cir que tu­ve un gran apo­yo de par­te de mú­si­cos del fol­clo­re que ad­mi­ro mu­chí­si­mo y que son gran­des re­fe­ren­tes, co­mo Pan­chi Duar­te, Ós­car Pé­rez, Ri­go­ber­to Aré­va­lo, Liz­za Bo­ga­do, Ri­car­do Fle­cha y va­rios otros. Y del pú­bli­co tam­bién tu­ve bue­na res­pues­ta; cla­ro, siem­pre hay per­so­nas a las que les cues­ta di­ge­rir, prin­ci­pal­men­te la idea de que no se to­que el re­per­to­rio clá­si­co y con­sa­gra­do del fol­clo­re. Les cues­ta un po­co es­cu­char obras nue­vas, pe­ro creo que es par­te de un pro­ce­so.

—¿Ser con­ser­va­dor en po­lí­ti­ca tam­bién te vuel­ve con­ser­va­dor en la mú­si­ca?

—Sin en­trar a pro­fun­di­zar, esa afir­ma­ción tie­ne sen­ti­do, aun­que tam­bién se pue­de ser con­ser­va­dor y ha­cer un ar­te trans­gre­sor, y vi­ce­ver­sa, ser un in­di­vi­duo trans­gre­sor que ha­ce ar­te con­ser­va­dor. El in­te­lec­tual y mú­si­co uru­gua­yo Ru­bén Oli­ve­ra ha­bla en un li­bro de su au­to­ría, de la iden­ti­dad. Y yo creo que sí tie­ne que ver con eso, pe­ro tam­bién tie­ne que ver con el ti­po de vi­ven­cias, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Asun­ción, don­de creo que tie­ne que ver más con cues­tio­nes po­lí­ti­cas mu­chas ve­ces.

En el in­te­rior es di­fe­ren­te. Ahí las de­sigual­da­des so­cia­les no per­mi­ten te­ner ac­ce­so a co­sas que sí te­ne­mos en la ca­pi­tal. La gen­te que sí tie­ne po­si­bi­li­da­des de es­tu­diar, de ac­ce­der a co­no­ci­mien­tos e in­for­ma­ción, va a bus­car otras co­sas, y eso ha­ce la di­fe­ren­cia.

Cuan­do ha­blo de po­lí­ti­ca no ha­blo de po­lí­ti­ca par­ti­da­ria. Yo sí creo que to­dos de­be­mos te­ner una pos­tu­ra po­lí­ti­ca. No creo en el que di­ce que es neu­tro. Hay que asu­mir las pos­tu­ras po­lí­ti­cas.

—¿El ar­tis­ta, co­mo tal, tie­ne que es­tar po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­do y re­fle­jar la pro­ble­má­ti­ca so­cial?

—En pri­mer lu­gar, el ar­tis­ta tie­ne que ha­blar de su tiem­po. Te­nés el de­re­cho de no ha­cer­lo, pe­ro me pa­re­ce que co­mo ar­tis­ta de­be­mos tes­ti­mo­niar el mo­men­to en que vi­vi­mos.

—Con­ta­nos so­bre có­mo com­pa­gi­nás la vi­da en pa­re­ja con tu ca­rre­ra de ar­tis­ta.

—Mi es­po­sa es bra­si­le­ña, es ac­triz, se lla­ma Ma­ri­na. To­da­vía no te­ne­mos hi­jos. Ella es mi com­pa­ñe­ra de vi­da, quien me apo­ya y es­tá siem­pre ahí, dán­do­me fuer­za pa­ra lo que ha­ce­mos. Yo tam­bién ha­go fuer­za con ella pa­ra que si­ga su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Co­mo am­bos vi­vi­mos del ar­te, sa­be­mos que te­ne­mos que sa­cri­fi­car mu­chas co­sas. Aho­ra mis­mo ha­ce un mes que no nos ve­mos.

—¿Po­dés vi­vir de la mú­si­ca?

—No as­pi­ro a ser mul­ti­mi­llo­na­rio. En Pa­ra­guay es­ta­mos le­jos de eso, pe­ro yo vi­vo de la mú­si­ca des­de ha­ce años ya. Con otros ami­gos lle­va­mos una vi­da dig­na co­mo mú­si­cos. Exis­te el pre­jui­cio de que pa­ra lle­var una vi­da dig­na co­mo mú­si­co an­tes te­nés que ga­nar un Grammy o me­ter 200.000 per­so­nas en un con­cier­to. Quie­ro ayu­dar a mis igua­les a cam­biar ese pen­sa­mien­to. En nues­tra so­cie­dad to­da­vía es­tá me­ti­do que te­ner éxi­to es ser una es­tre­lla mi­llo­na­ria.

—¿Có­mo te ves en el fu­tu­ro?

—Sé adón­de quie­ro lle­gar. Lo que pa­sa es que ca­da vez que vas lle­gan­do a un ob­je­ti­vo, ves co­sas nue­vas y co­mo que vas em­pu­jan­do y la me­ta se va alar­gan­do. No me pue­do que­jar de lo que es­toy ha­cien­do. Me va bien. Siem­pre es­toy cum­plien­do con las me­tas que me pro­pon­go a cor­to y a me­diano pla­zo. Y a lar­go pla­zo, las fui cum­plien­do to­das. Creo que mi si­guien­te pa­so se­ría ex­pe­ri­men­tar co­sas que to­da­vía no me per­mi­tí, con la mú­si­ca pa­ra­gua­ya fun­da­men­tal­men­te. Eso se­ría ha­cer co­sas real­men­te trans­gre­so­ras. Sé que me con­si­de­ran co­mo al­guien que es­tá den­tro de una mo­vi­da nue­va, pe­ro no creo que sea real­men­te trans­gre­sor lo que lle­ga­mos a ha­cer; se pue­de ha­cer mu­cho más to­da­vía. Ese es el ob­je­ti­vo, pe­ro tam­po­co voy a pa­rar de ha­cer co­sas cuan­do lle­gue ahí. Es un pro­ce­so y voy pro­ban­do co­sas.

“Mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co au­to­ral se en­cua­dra en la mú­si­ca ins­tru­men­tal, te­nien­do co­mo ba­se los gé­ne­ros mu­si­ca­les tra­di­cio­na­les pa­ra­gua­yos y rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos”.

PER­FIL MU­SI­CAL. Pe­dro pa­só por el heavy me­tal, el jazz, la mú­si­ca bra­si­le­ña y el fol­clo­re. Hoy su mú­si­ca, ins­tru­men­tal, le da nue­vos ai­res a los rit­mos tra­di­cio­na­les pa­ra­gua­yos.

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.