NE­GO­CIOS FA­MI­LIA­RES

Ultima Hora - Vida - - Consultorio -

Cuan­do Gio­van­na lle­gó re­cién a Pa­ra­guay, fue fun­da­men­tal el apo­yo de los fa­mi­lia­res (des­cu­brió que te­nía mu­chos pa­rien­tes en Pa­ra­guay, co­mo los Ré y los Ca­va­lla­ro). Ca­ye­tano la ayu­dó a mon­tar un ne­go­cio en la ca­sa que ha­bi­ta­ban. Es­ta­ba ubi­ca­do en Pet­ti­ros­si y Ge­ne­ral Bru­guez. Em­pe­zó ven­dien­do una pa­lan­ga­na y una olla. Des­pués el ne­go­cio se fue am­plian­do. El ba­zar y mer­ce­ría San­ti­na (nom­bre pues­to en ho­me­na­je a la hi­ja más pe­que­ña, na­ci­da en Asun­ción), en reali­dad era de ra­mos ge­ne­ra­les. Ofre­cía, ade­más, re­vis­tas de his­to­rie­tas que al­qui­la­ba a los ni­ños o las in­ter­cam­bia­ba. En Ita­lia, Gio­van­na di­se­ña­ba y mo­de­la­ba som­bre­ros, pe­ro en Asun­ción en ese mo­men­to las da­mas ya no los usa­ban. Uti­li­zó en­ton­ces sus co­no­ci­mien­tos pa­ra de­di­car­se a la con­fec­ción de pren­das de ves­tir. Gran­des ca­sas co­mer­cia­les de la ca­pi­tal y mujeres de cla­se so­cial ele­va­da fue­ron sus clien­tes. De a po­co se fue ha­bi­tuan­do a las costumbres de un país di­fe­ren­te y em­pe­zó a ha­blar cas­te­llano. Pe­ro con el idio­ma na­ti­vo no po­día. “No apren­dí a ha­blar en gua­ra­ní, so­lo sa­bía de­cir ipo­rã, por­que lo es­cu­cha­ba mu­cho cuan­do lle­gué; así se re­fe­rían a mí (ri­sas). Bueno, te­nía 30 años”, cuen­ta pí­ca­ra. Su des­co­no­ci­mien­to de nues­tra len­gua in­dí­ge­na tam­bién fue mo­ti­vo de anéc­do­tas. Vino una ni­ña a pe­dir­le agua, pe­ro lo hi­zo en gua­ra­ní. “Yo es­cu­cha­ba que me de­cía y y no en­ten­día; le mos­tra­ba lá­pi­ces, cua­der­nos y no acer­ta­ba con lo que que­ría”, re­me­mo­ra. via­jar. Y vol­vió a Ita­lia, a Si­ci­lia, a Ca­ta­nia, a sus afec­tos. En­con­tró una ciu­dad muy cam­bia­da, pe­ro co­no­ció a sus so­bri­nos, los que ha­bían na­ci­do en su au­sen­cia.

El con­tac­to con sus pa­rien­tes fue un bál­sa­mo pa­ra cu­rar el pro­fun­do do­lor que sen­tía y le dio nue­vos áni­mos pa­ra en­fren­tar la vi­da. Re­tor­nó a Pa­ra­guay des­pués de unos me­ses y lue­go de que Vi­to le re­cla­ma­ra su pro­lon­ga­da au­sen­cia. Tan­to era el en­tu­sias­mo que sen­tía por ha­ber vuel­to a los lu­ga­res de su ju­ven­tud

Pe­ro su com­pa­ñe­ro de vi­da tam­bién se iría. Fa­lle­ció en 1979 y Gio­van­na de nuevo tu­vo que en­fren­tar la tris­te­za. A par­tir de en­ton­ces, los via­jes se ha­rían cos­tum­bre. Cru­ce­ros, nue­vas vi­si­tas a Ita­lia, ve­ra­nos en Cam­bo­riú fue­ron una cons­tan­te.

Una his­to­ria que es­cri­bir

En ca­da ac­ti­vi­dad que en­ca­ra­ba po­nía su es­pí­ri­tu di­cha­ra­che­ro y ju­gue­tón, al­go que nun­ca la aban­do­nó a pe­sar de las pá­gi­nas amar­gas que la exis­ten­cia le de­pa­ró. Siem­pre ac­tua­ba en im­pro­vi­sa­das obras de tea­tro o en pues­tas más ela­bo­ra­das. Sus imi­ta­cio­nes de los per­so­na­jes de El Cha­vo y de Per­li­ta Fer­nán­dez (que in­cluían ves­tua­rios di­se­ña­dos y con­fec­cio­na­dos por ella mis­ma) has­ta le va­lie­ron ga­lar­do­nes de re­co­no­ci­mien­to.

Tam­bién en­se­ñó cos­tu­ra, lo que le su­pu­so nue­vas amis­ta­des y opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar su ca­rác­ter sen­si­ble y so­li­da­rio. To­do lo que ella ha­bía pa­sa­do me­re­cía ser co­no­ci­do, por eso el pe­rio­dis­ta Luis Ug­he­lli se con­vir­tió en su ama­nuen­se y le fue dan­do for­ma a un li­bro que aca­ba de ser lan­za­do. Me­mo­rias de una si­ci­lia­na re­co­ge las vi­ven­cias de Gio­van­na y es un pa­seo por anéc­do­tas y re­cuer­dos im­per­di­bles.

“Si ten­go que ca­li­fi­car­la, di­ría que mi vi­da ha si­do un ro­man­ce”, con­fie­sa. A pun­to de cum­plir los 100 años, la mam­ma es tam­bién la non­na, abue­la de nie­tas y bis­nie­tas, quie­nes la ro­dean y le dan el ca­ri­ño que ella me­re­ce. Es­ta italiana di­mi­nu­ta de fí­si­co, pe­ro de co­ra­zón gi­gan­te, to­da­vía ha­ce un cul­to de la amis­tad y aún to­ma el té con las ami­gas que en­con­tró en Pa­ra­guay. Esa amis­tad es la que la si­gue afe­rran­do a es­ta tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.