¿Por qué los con­ser­va­do­res...

Ultima Hora - Vida - - Opinion -

...se em­pe­ñan en con­ser­var so­lo lo ma­lo? Pa­re­ce una re­fle­xión de Ma­fal­da, pe­ro en reali­dad per­te­ne­ce a un po­lí­ti­co de­mó­cra­ta ame­ri­cano, cu­yo nom­bre se per­dió va­ya uno a sa­ber dón­de y có­mo. El in­des­crip­ti­ble pre­si­den­te ame­ri­cano, Do­nald Trump, apro­bó un pre­su­pues­to pro­vi­sio­nal de 2.600 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro en­tre Mé­xi­co y la ex Ca­me­lot. A esa bo­ni­ta su­ma, se su­ma­ron 314 mi­llo­nes de dó­la­res, que se­rán des­ti­na­dos a con­tra­tar y en­tre­nar unos 500 agen­tes fron­te­ri­zos y 1.000 agen­tes mi­gra­to­rios.

Due­le sa­ber que hay gen­te (¿?) ca­paz de gas­tar se­me­jan­te for­tu­nón so­lo pa­ra ex­pre­sar con obras su des­pre­cio a los his­pa­noa­me­ri­ca­nos y a los me­xi­ca­nos. La mu­ra­lla, por ex­ten­di­da que sea, de­be­rá te­ner sus zo­nas vio­la­bles. Los bor­des la­te­ra­les, por ejem­plo. O el re­cur­so de los tú­ne­les. No sé, pe­ro la his­to­ria hu­ma­na cer­ti­fi­ca que bas­ta un desafío se­ve­ro pa­ra que mu­cha gen­te se pon­ga a in­ten­tar ven­cer­lo.

El ala im­bé­cil del Partido Re­pu­bli­cano bai­la en una pa­ta. Sus enemi­gos de siem­pre: el cui­da­do am­bien­tal, a pre­cio ac­ce­si­ble, y, co­sa de no creer: el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Al me­nos, en­tre los “re­cor­ta­dos” por Trump, en el pri­mer pre­su­pues­to, fi­gu­ra de Es­ta­do que, his­tó­ri­ca­men­te, fue li­de­ra­da por gen­te de in­te­li­gen­cia su­pe­rior. Mal­va­dos al­gu­nos, pe­ro in­te­li­gen­tí­si­mos. Esa Se­cre­ta­ría re­pre­sen­ta (ca­si pu­se en pa­sa­do im­per­fec­to), la se­gun­da ofi­ci­na en im­por­tan­cia den­tro de la Ca­sa Blan­ca. La di­ri­gie­ron, en di­ver­sas épo­cas, Fos­ter Du­lles, Henry Kis­sin­ger, Mc. Na­ma­ra, Con­do­lee­za Ri­ce y Hi­lary Clin­ton, por ci­tar so­lo una par­ce­la alea­to­ria­men­te se­lec­cio­na­da.

Co­mo la cre­ti­na­da no le pa­re­ció su­fi­cien­te, el es­ti­ma­do Trump de­jó tras­cen­der que pien­sa pe­dir pa­ra el pre­su­pues­to su­ple­men­ta­rio del 2017, 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el De­par­ta­men­to de De­fen­sa y 3.000 mi­llo­nes pa­ra el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Los fon­dos (par­cia­les, des­de lue­go) se­rán des­ti­na­dos es­te año pa­ra com­prar al­ta tec­no­lo­gía mi­li­tar, co­mo los avio­nes de com­ba­te F-35, sis­te­mas de dro­nes y aco­me­ter con la mu­ra­lla an­te Mé­xi­co, al­go que pa­re­cía te­ner más lo­co de lo que se ve al in­creí­ble pre­si­den­te.

Es­toy se­gu­ro de que Trump es­tá cons­trui­do con el mis­mo ma­te­rial ge­né­ti­co con que per­pe­tra­ron a Hitler, a Sta­lin y a otros se­ño­res de la mis­ma ra­lea. De no ser por una cues­tión de épo­ca, Trump no se ha­bría li­mi­ta­do a ex­pul­sar me­xi­ca­nos y di­fi­cul­tar­les el in­gre­so a los USA: los hu­bie­ra ma­sa­cra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.