Bien­ve­ni­dos al pa­raí­so

Pa­ra­guay fue el des­tino que eli­gie­ron cri­mi­na­les de gue­rra, ase­si­nos fas­cis­tas y ca­pos ma­fio­sos co­mo el si­tio ideal pa­ra vi­vir, y mo­rir. To­dos ellos –va­ya coin­ci­den­cia– lle­ga­ron al país du­ran­te la dic­ta­du­ra de Al­fre­do Stroess­ner. Hoy ha­ce­mos un re­cuen­to d

Ultima Hora - Vida - - Opinion -

Un cha­let en me­dio de la cam­pi­ña ita­puen­se, que des­de el ca­mino se ve có­mo­do y mo­derno, un ni­vel más aba­jo que el te­rreno por el que cir­cu­la el vehícu­lo. “Esa es la ca­sa de Men­ge­le”, cuen­ta un lu­ga­re­ño. No es un si­tio tu­rís­ti­co, pe­ro la re­fe­ren­cia es obli­ga­da y la pa­ra­da pa­ra apre­ciar­la, tam­bién.

Esa ca­sa es el tes­ti­go y la evi­den­cia de que el Ángel de Muer­te de Auschwitz, el doc­tor Jo­sef Men­ge­le, go­zó de la hos­pi­ta­li­dad pa­ra­gua­ya y del en­cu­bri­mien­to de las au­to­ri­da­des. No fue el úni­co cri­mi­nal bus­ca­do en otros paí­ses que fue aco­gi­do en nues­tra tie­rra, pe­ro sí, tal vez, el más em­ble­má­ti­co de una nó­mi­na de per­so­na­jes de mie­do que co­bi­jó y pro­te­gió el ré­gi­men de Paz y Pro­gre­so de Al­fre­do Stroess­ner.

Ciu­da­da­nos “ilus­tres”

Jo­sef Men­ge­le lle­gó al Pa­ra­guay hu­yen­do de las au­to­ri­da­des de las po­ten­cias alia­das que ven­cie­ron al na­zi-fas­cis­mo en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Du­ran­te la con­fla­gra­ción se ha­bía des­ta­ca­do por ha­cer ex­pe­ri­men­tos con los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción, usán­do­los co­mo co­ne­ji­llos de In­dias hu­ma­nos, en­tre otros crí­me­nes abe­rran­tes.

Su pa­so por nues­tro país le per­mi­tió ob­te­ner la ciu­da­da­nía pa­ra­gua­ya en 1959, sin cum­plir con el re­qui­si­to de cin­co años de re­si­den­cia. En los do­cu­men­tos ofi­cia­les de su na­tu­ra­li­za­ción fi­gu­ra con su ver­da­de­ro nom­bre, una mues­tra de la im­pu­ni­dad y el des­par­pa­jo con los que se ma­ne­ja­ba por es­tos la­res, prue­ba de que se sen­tía ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro al am­pa­ro de las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

En al­gún mo­men­to, esa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad de­bió ha­ber­lo aban­do­na­do, y más tar­de se ins­ta­ló en Bra­sil, en don­de vi­vió has­ta su muer­te en 1979, víc­ti­ma de un in­far­to que lo ata­có mien­tras na­da­ba en el mar. Fue en­te­rra­do ba­jo un nom­bre fal­so, pe­ro la pos­te­rior exhumación de su ca­dá­ver, en 1985 –y tras un exa­men–, con­fir­mó su iden­ti­dad.

Men­ge­le y su vin­cu­la­ción con nues­tro país tam­bién lle­gó a la fic­ción, cuan­do en 1976 el es­ta­dou­ni­den­se Ira Le­vin pu­bli­có

Los ni­ños del Bra­sil, una his­to­ria so­bre clo­nes de Adolf Hitler. La no­ve­la fue lle­va­da al ci­ne en 1978. En la pe­lí­cu­la, Gre­gory Peck en­car­na al mé­di­co na­zi. El fil­me fue es­tre­na­do en 1979, jus­to en el año de su muer­te.

Tam­bién na­zi, y pro­ta­go­nis­ta de un best se­ller que fue lle­va­do a la pan­ta­lla gran­de, Eduard Rosch­mann lle­gó a Pa­ra­guay. Co­no­ci­do co­mo el Car­ni­ce­ro de Ri­ga, so­lo vi­vió un mes en Asun­ción, ba­jo el nom­bre de Fe­de­ri­co We­ge­ner (o Wag­ner o Wa­ge­ner) y fa­lle­ció en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas en 1977.

Rosch­mann ha­bía bus­ca­do re­fu­gio en nues­tro país cuan­do la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Ar­gen­ti­na, don­de re­si­día has­ta ese mo­men­to, es­ta­ba con­si­de­ran­do un pe­di­do de ex­tra­di­ción ex­pe­di­do por la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia.

Es el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de Fre­de­rick Forsyth El ar­chi­vo de Odes­sa, pu­bli­ca­da en 1972. Fue lle­va­da al ci­ne al año si­guien­te, y en ella Ma­xi­mi­lian Schell en­car­na al ge­no­ci­da na­zi, quien en la fic­ción mue­re a ma­nos de un pe­rio­dis­ta ale­mán en­car­na­do por Jon Voight.

Ase­si­nos y nar­cos

No so­lo los cri­mi­na­les de gue­rra ha­lla­ron re­fu­gio y se­gu­ri­dad en el Pa­ra­guay de Stroess­ner. En 1968 lle­gó al país el te­rro­ris­ta de de­re­cha Geor­ges Wa­tin, fran­cés na­ci­do en Ar­ge­lia y con­de­na­do en su país por aten­tar con­tra Char­les de Gau­lle. Fue pro­ce­sa­do por la Jus­ti­cia pa­ra­gua­ya, con­de­na­do en 1985 y pues­to en li­ber­tad des­pués del gol­pe de 1989.

Wa­tin fa­lle­ció en Asun­ción, en 1994. Era co­no­ci­do co­mo El Cha­cal, El Co­jo o El Ren­go y ha­bría si­do la fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra otra no­ve­la de Forsyth, El día del Cha­cal, que tam­bién tu­vo su ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.