Mil días de vi­da

Mo­ne­co López

Ultima Hora - Vida - - Opinion -

No sue­na im­pre­sio­nan­te una vi­da de mil días. Pe­ro si ha­bla­mos de una re­vis­ta, y di­vi­di­mos mil en se­ma­nas, es­ta­mos ha­blan­do de un mon­tón. Bien, esa can­ti­dad cum­ple en es­ta edi­ción Vi­da, la re­vis­ta ofi­cial del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra. En los plie­gues de es­tos mil días, se es­con­den mu­chos re­cuer­dos y mu­chí­si­mas anéc­do­tas.

Cuan­do na­ció la re­vis­ta, allá por 1998, la in­for­má­ti­ca ya es­ta­ba ins­ta­la­da de pre­po en la vi­da na­cio­nal, pe­ro de una ma­ne­ra dis­cre­ta to­da­vía. No se veían en las ca­lles las fi­las de zom­bis em­bo­ba­dos con sus ce­lu­la­res, tro­pe­zan­do ca­da tres pa­sos y aje­nos a lo que pu­die­ra ocu­rrir, así fue­ra el fin del mun­do, co­mo es co­mún ver aho­ra.

Yo se­guía em­pe­rra­do con mi má­qui­na de es­cri­bir, la úni­ca que da­ba un tímido so­ni­do de redacción pe­rio­dís­ti­ca a to­do el dia­rio. Pe­ro el en­ton­ces vi­ce­di­rec­tor, Juan An­drés Car­do­zo, or­de­nó que me es­ca­mo­tea­ran mi pre­cio­sa má­qui­na e ins­ta­la­ran en su lu­gar una com­pu. Fue fá­cil apren­der los ru­di­men­tos de su ma­ne­jo. Pe­ro no tan­to to­do lo que ve­nía lue­go de los ru­di­men­tos. La pri­me­ra di­rec­to­ra de Vi­da fue Mi­riam Mo­rán, la ac­tual di­rec­to­ra del dia­rio. Co­mo se ve, es­ta chi­ca tie­ne no­más lue­go vo­ca­ción pa­ra di­ri­gir co­sas.

Mi­riam mon­tó su des­pa­cho en una ofi­ci­na fue­ra de la redacción ge­ne­ral. Y, ob­via­men­te, pri­ma­ba la co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca de ella con su equi­po. En una oca­sión, ter­mi­né un ar­tícu­lo en la compu­tado­ra y, tras una pro­fu­sa su­do­ra­ción de ble­que, le pe­dí ins­truc­cio­nes a la je­fa acer­ca de có­mo de­mo­nios ha­bía que en­viar el tra­ba­jo has­ta sus ma­nos. O has­ta su pan­ta­lla. Ella me dio las ins­truc­cio­nes y yo, cre­yen­do se­guir­las co­rrec­ta­men­te, bo­rré lo es­cri­to y pul­sé la te­cla de En­viar. No creo ne­ce­sa­rio de­ta­llar el con­si­guien­te fes­ti­val de bur­las desata­do so­bre mí. Pa­ra peor, mi me­mo­ria fun­cio­na­ba en­ton­ces ca­si igual que aho­ra, por lo que no re­cor­da­ba so­bre qué dia­blos ha­bía tra­ta­do mi ma­lo­gra­da no­ta. Hu­be de es­cri­bir li­ge­ro co­mo el ra­yo otro ma­mo­tre­to, y ahí sí, en­viar­lo de la for­ma que man­da el Dios Cy­ber. Eso no ami­no­ró el bull­ying que ins­pi­ró mi ac­tua­ción ori­gi­nal. Gen­te bra­va, la de esa épo­ca de Vi­da.

Los erro­res in­vo­lun­ta­rios co­men­za­ron con la re­vis­ta. Y en su desa­rro­llo, fue­ron au­men­tan­do. Hay anéc­do­tas sim­pá­ti­cas de ver­dad. En una oca­sión, la foto que iba so­bre el epí­gra­fe que ci­ta­ba a una pa­que­tí­si­ma da­ma de so­cie­dad, mos­tra­ba a un ru­do ha­che­ro de Puer­to Casado. Ese ti­po de con­fu­sio­nes y me­ti­das de pa­ta eran tan fre­cuen­tes en el periodismo to­do, que al­guien creó a los duen­des de las re­dac­cio­nes, a quie­nes cul­pa­ban de to­do lo que era me­nes­ter cul­par.

Una foto que mos­tra­ba a una se­ño­ra ro­dea­da de cin­co hi­jos pe­que­ños y no tan­to, iba mon­ta­da so­bre el si­guien­te epí­gra­fe: “Do­ña fu­la­na, ro­dea­da de cin­co de sus cua­tro hi­jos”. La per­li­ta dio mu­ni­ción a los mal­di­tos de siem­pre, has­ta que otro sa­ca­ba un dis­pa­ra­te de ca­li­bre si­mi­lar. Y así, a tran­ca y ba­rran­ca, cam­bian­do de en­fo­que de mo­do su­til, igual que las di­rec­to­ras (nun­ca hu­bo un di­rec­tor), su­man­do o res­tan­do pá­gi­nas, re­ci­bien­do apro­ba­cio­nes y re­pro­ba­cio­nes de los lec­to­res, cum­pli­mos mil días. No nos ani­ma­mos a po­ner­le mil ve­las a una tor­ta de cum­plea­ños, por aque­llo de la pru­den­cia. Pe­ro com­par­ti­mos con to­dos nues­tro mo­des­to lo­gro.

“En los plie­gues de es­tos mil días, se es­con­den mu­chos re­cuer­dos y mu­chí­si­mas anéc­do­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.