COCINA Ro­dol­fo An­gens­cheidt

Maíz y maíz

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Ro­dol­fo An­gens­cheidt Chef-pro­pie­ta­rio de Tie­rra Co­lo­ra­da (San­tí­si­ma Tri­ni­dad 784 c/ Tte. Delgado). Te­lé­fono: (021) 663335.

ALI­MEN­TO SA­GRA­DO

El Zea mays, o más co­no­ci­do por no­so­tros co­mo “maíz”, sur­gió ha­ce unos 9.000 años en el sur de Mé­xi­co. Más tar­de, con el pa­so del tiem­po, el maíz se ex­ten­dió des­de es­ta re­gión a Su­da­mé­ri­ca y lue­go a Eu­ro­pa. En el Im­pe­rio in­ca, de­bi­do a la im­por­tan­cia que te­nía, se uti­li­zó pa­ra rea­li­zar ofren­das en las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas. Tam­bién se acos­tum­bra­ba a po­ner ma­zor­cas de maíz jun­to a los ob­je­tos va­lio­sos en las tum­bas. El maíz, al igual que la pa­pa y la qui­nua, for­mó par­te im­por­tan­te de la ali­men­ta­ción de los po­bla­do­res prein­cas e in­cas. Hoy en día, en paí­ses co­mo Pe­rú o Mé­xi­co exis­ten mu­chas va­rie­da­des de maíz, de dis­tin­tos sa­bo­res, co­lo­res y tex­tu­ras.

IN­GRE­DIEN­TES

• 1 kg de gra­nos de cho­clo dul­ce. • 2 ce­bo­llas cor­ta­das en cu­bi­tos. • 1 li­tro de cal­do de po­llo o de ver­du­ras. • 1/2 li­tro de le­che. • 3 cdas. de cre­ma de le­che ba­ti­da. • Unos tro­zos de sopa pa­ra­gua­ya.

PRO­CE­DI­MIEN­TO

En una pe­que­ña ca­ce­ro­la con un po­qui­to de acei­te de oli­va, co­ci­nar la ce­bo­lla has­ta que se ablan­de, que no to­me co­lor. Agre­gar los gra­nos de maíz, re­vol­ver y cu­brir con el cal­do y me­dio li­tro de le­che. De­jar her­vir por 10 mi­nu­tos a fue­go len­to. Li­cuar, pe­ro bien li­cua­do, y co­lar, pe­ro bien co­la­do. Ca­len­tar nue­va­men­te la sopa de cho­clo, agre­gar­le la cre­ma ba­ti­da, sal y pi­mien­ta a gus­to, pro­bar an­tes de ser­vir y acom­pa­ñar con un tro­zo ca­lien­te de sopa pa­ra­gua­ya en el pla­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.