La ame­na­za in­vi­si­ble

Aun­que sue­le ser ig­no­ra­da, la acús­ti­ca es una de las for­mas de con­ta­mi­na­ción más in­fra­va­lo­ra­das y di­fí­ci­les de con­tro­lar. Sin em­bar­go, es la res­pon­sa­ble de mo­les­tias de sa­lud que re­du­cen la ca­li­dad de vi­da.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

No se ve, pe­ro se sien­te, se oye y se ha­ce pre­sen­te con el tiem­po. La con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca, pe­se a las gra­ves con­se­cuen­cias que tie­ne pa­ra la sa­lud –des­de la pér­di­da pau­la­ti­na de la au­di­ción al in­som­nio–, si­gue sien­do un pro­ble­ma po­co aten­di­do a ni­vel mun­dial.

Aún no exis­te un ni­vel de cons­cien­cia, ni en las au­to­ri­da­des ni en los ciu­da­da­nos, pa­ra la re­gu­la­ción ade­cua­da del rui­do, aun­que sus efec­tos “son gra­ves tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te”, in­di­ca el pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na (UAM), de Mé­xi­co, Faus­to Ro­drí­guez.

Ade­más del ma­les­tar que pue­da cau­sar el rui­do en pri­me­ra ins­tan­cia, exis­ten afec­cio­nes gra­ves a lar­go pla­zo co­mo el tin­ni­tus o acú­feno, un so­ni­do anor­mal que no pro­vie­ne de nin­gún lu­gar pe­ro que la per­so­na es­cu­cha den­tro de su oí­do por ha­ber es­ta­do ex­pues­ta de ma­ne­ra pro­gre­si­va a la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca.

Tam­bién pue­de per­tur­bar el sue­ño o pro­vo­car in­som­nio, así co­mo fal­ta de con­cen­tra­ción o mer­mas en la pro­duc­ti­vi­dad, a lo que se le su­ma la fa­ti­ga, el es­trés y el do­lor de ca­be­za.

Es­tas afec­cio­nes pue­den in­clu­so de­ri­var en en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, ase­gu­ra el coor­di­na­dor del La­bo­ra­to­rio de Análisis y Di­se­ño Acús­ti­co (La­dac) de la UAM.

Ca­be se­ña­lar que es­tas mo­les­tias se pre­sen­tan aun cuan­do los ni­ve­les so­no­ros no son ne­ce­sa­ria­men­te ele­va­dos, co­mo por ejem­plo el rui­do ca­si im­per­cep­ti­ble del re­fri­ge­ra­dor o el del con­te­ne­dor tér­mi­co pa­ra ga­rra­fo­nes de agua, en­tre otros elec­tro­do­més­ti­cos.

La mú­si­ca, el trá­fi­co, los avio­nes, las mo­to­ci­cle­tas, las bo­ci­nas de au­tos, los par­lan­tes, en­tre otros, tam­bién van ha­cien­do da­ño de ma­ne­ra su­brep­ti­cia pe­ro cons­tan­te.

De acuer­do con el ex­per­to, el es­trés dis­pa­ra reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que tie­nen que ver con el sis­te­ma ner­vio­so autónomo y el sis­te­ma en­do­crino.

Cuan­do se es­tá ba­jo ten­sión, el cuer­po ge­ne­ra otras sus­tan­cias que, al acu­mu­lar­se, re­pre­sen­tan fac­to­res de ries­go re­la­cio­na­dos con la pre­sión san­guí­nea, el pul­so car­dia­co, la glu­co­sa, los lí­pi­dos y la coa­gu­la­ción, pu­dien­do dar co­mo re­sul­ta­do en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta acla­ra que se tra­ta de un pro­ce­so acu­mu­la­ti­vo, ya que no ocu­rre in­me­dia­ta­men­te.

“La con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca, sin du­da, cons­ti­tu­ye una preo­cu­pa­ción am­bien­tal y urbana, pe­ro a su vez un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca cu­yo ma­les­tar cau­sa da­ño”, ase­gu­ra.

Pe­se a que es­tá com­pro­ba­do que la vi­da en la ciu­dad es ca­da vez más rui­do­sa, la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca si­gue sien­do una de las más des­co­no­ci­das. Sus con­se­cuen­cias son di­fí­ci­les de tra­tar por­que po­cas ve­ces apa­re­cen co­mo fac­to­res en los diag­nós­ti­cos.

Al po­ner­se los au­ri­cu­la­res a un vo­lu­men muy al­to, hay que re­cor­dar lo per­ju­di­cial que re­sul­ta eso pa­ra el oí­do. Al­go si­mi­lar ocu­rre con el ex­ce­so de rui­do en ge­ne­ral. Así que, a par­tir de aho­ra, es­cu­char con cal­ma pue­de ser una bue­na op­ción pa­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

22

DA­ÑOS EN­CU­BIER­TOS. La mú­si­ca, el trá­fi­co, los avio­nes, las mo­to­ci­cle­tas, las bo­ci­nas de los au­tos; en fin, el rui­do en ge­ne­ral de la ciu­dad pro­vo­ca da­ños de ma­ne­ra si­gi­lo­sa pe­ro cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.