“CUAN­DO BAI­LO, ME DE­JO IR”

A los 15 años to­mó la de­ci­sión de sa­lir de su ca­sa e ir a vi­vir a otro país, bus­can­do for­mar­se en lo que ya en­ton­ces le apa­sio­na­ba: la dan­za. Hoy, a los 23, Ju­lio Mo­rel bai­la en la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za de Mé­xi­co y sue­ña con que Pa­ra­guay pue­da te­ner

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

A los 15 años to­mó la de­ci­sión de sa­lir de su ca­sa e ir a vi­vir a otro país, per­si­guien­do su pa­sión: la dan­za. Hoy, a los 23, Ju­lio Mo­rel bai­la en la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za de Mé­xi­co y sue­ña con que Pa­ra­guay pue­da te­ner una gran es­cue­la de ar­te.

A ca­si un me­tro del sue­lo, el jo­ven pa­re­ce flo­tar en el ai­re. Bra­zos abier­tos, pier­nas y pies bien ex­ten­di­dos, for­man­do lí­neas rec­tas; el ros­tro apun­tan­do ha­cia el cie­lo, co­mo bus­can­do ab­sor­ber la ener­gía que ema­na del sol. De­trás, los co­lo­res ro­jo, blan­co y azul re­sal­tan en una ban­de­ra que se des­plie­ga gra­cias a la ayu­da del vien­to.

“Vi­va el Pa­ra­guay”. Con es­ta fra­se, Ju­lio Mo­rel Al­fon­so (23) se pre­sen­ta en una ima­gen subida ha­ce unos días a su cuen­ta de Ins­ta­gram. La se­rie con­ti­núa con otras fo­to­gra­fías en las que el bai­la­rín, ra­di­ca­do en Mé­xi­co, se mues­tra or­gu­llo­so del país que lo vio na­cer.

En es­tos días, el ar­tis­ta apro­ve­chó sus va­ca­cio­nes pa­ra vi­si­tar a su fa­mi­lia y nu­trir­se de su país, an­tes de vol­ver a bai­lar por un lar­go tiem­po en la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za de Mé­xi­co, que lo ha con­tra­ta­do. - ¿Tu in­cli­na­ción por el bai­le vie­ne de fa­mi­lia? - No, no ten­go nin­gu­na in­fluen­cia ar­tís­ti­ca en mi fa­mi­lia: na­die can­ta, na­die bai­la, na­die pinta. Por eso yo siem­pre di­go que fue la dan­za la que me eli­gió a mí, por­que ni mis pa­dres ni mis tíos me lle­va­ron a es­tu­diar. Se dio ca­sual­men­te y me en­ca­mi­né por ahí. Em­pe­cé a bai­lar fol­clo­re a los sie­te años, en un cur­so de ve­rano fren­te a mi ca­sa. A los 10, co­mo me gus­ta­ba el ma­lam­bo, la pro­fe­so­ra Mar­le­ne Ló­pez —que da­ba cla­ses en mi es­cue­la— me in­vi­tó a su aca­de­mia pa­ra que pu­die­ra apren­der. Ella me di­jo: “Te­nés que ha­cer (dan­za) clá­si­ca tam­bién”. Yo nun­ca ha­bía vis­to na­da de ba­llet, pe­ro ahí em­pe­cé. - ¿Tu­vis­te que li­diar con pre­jui­cios? - Al prin­ci­pio tu­ve que lu­char más que na­da con­tra mis pro­pios pre­jui­cios. No me que­ría po­ner ma­llas, ha­cer de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos o pa­sos.

Pe­ro des­pués, el pla­cer que sen­tía al bai­lar fue echan­do por tie­rra to­dos los pre­con­cep­tos pro­pios y aje­nos. A los 14 años par­ti­ci­pó del Con­cur­so Na­cio­nal de Dan­za, don­de ga­nó una be­ca pa­ra el

Youth Ame­ri­ca Grand Prix, en Nue­va York, una com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal don­de los par­ti­ci­pan­tes re­ci­ben la guía y la en­se­ñan­za de pro­fe­so­res de al­to ni­vel. Aque­llo lo mo­ti­vó mu­cho. “Nun­ca ha­bía vis­to a bai­la­ri­nes tan bue­nos, con la mis­ma edad que yo. Me que­dé im­pre­sio­na­do y fue ahí cuan­do di­je: ‘Es­to es lo que quie­ro ha­cer’”, re­cuer­da.

Un año des­pués, sus ap­ti­tu­des le vol­vie­ron a abrir puer­tas: fue be­ca­do pa­ra es­tu­diar en Bra­sil, en el Cen­tro de Dan­za de Río de Janeiro. En ese en­ton­ces te­nía 15 años y to­mó la de­ci­sión de ir a vi­vir so­lo fue­ra del país. Allí es­tu­vo ca­si cua­tro años: a la ma­ña­na, es­tu­dian­do en el Cen­tro de Dan­za; y a la tar­de, per­fec­cio­nán­do­se co­mo in­te­gran­te de la Com­pa­ñía Jo­ven de Ba­llet.

De ahí fue di­rec­ta­men­te a una de las es­cue­las de dan­za más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, la San Fran­cis­co Ba­llet School. Un vi­deo ar­tís­ti­co que ha­bía en­via­do le dio ac­ce­so a un cur­so de ve­rano en esa ins­ti­tu­ción, y el he­cho de ha­ber ob­te­ni­do uno de los me­jo­res pun­ta­jes le va­lió una be­ca com­ple­ta pa­ra es­tu­diar allí ba­llet clá­si­co por un año y me­dio. Ir­se o es­tan­car­se Lue­go de tan­to apren­di­za­je fue­ra del país, Ju­lio re­gre­só a Pa­ra­guay. Pe­ro al po­co tiem­po em­pe­zó a sen­tir que se es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.