¿Bai­la­mos?

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

Di­cen los que sa­ben que el ar­te es una for­ma de ex­pre­sión, que in­ten­ta de­cir­nos al­go acer­ca del uni­ver­so, del hom­bre y del ar­tis­ta mis­mo. El ar­te es co­mo un gri­to que no se oye, se sien­te. Pe­ro a ve­ces, pa­ra ha­cer­se sen­tir, hay que sa­lir de la zo­na de confort y bus­car otros ho­ri­zon­tes. Por elec­ción o por obli­ga­ción; hay quie­nes lo hi­cie­ron por tra­ba­jo y otros por es­tu­dio, pe­ro to­dos con un ob­je­ti­vo en co­mún: ob­te­ner me­jo­res opor­tu­ni­da­des.

“¿Por qué me ten­go que ir, si yo so­lo quie­ro bai­lar?”, se pre­gun­tó mil ve­ces Ju­lio Mo­rel an­tes de de­jar el país que lo vio na­cer. Él es un jo­ven pa­ra­gua­yo, que co­mo mu­chos otros com­pa­trio­tas, se fue al ex­te­rior a per­se­guir su pa­sión: la dan­za, que ade­más le en­se­ñó a lu­char con­tra pre­jui­cios y rom­per pa­ra­dig­mas. Y es aquí don­de vie­ne mi re­fle­xión, por­que ver­lo bai­lar a él, con tan­to sen­ti­mien­to, me con­fir­ma la pri­me­ra fra­se de es­ta columna. Él y sus ga­nas de tras­cen­der y ge­ne­rar al­gún cam­bio a tra­vés de su ar­te. Por­que su bai­le sue­na a li­ber­tad, co­mo si flo­ta­ra en el ai­re.

No es po­si­ble que to­dos sea­mos bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les, pe­ro po­de­mos apren­der a bai­lar. Qui­zás la cla­ve sea jus­ta­men­te pen­sar que la vi­da es un bai­le. Da igual si le pi­sa­mos los za­pa­tos a al­guien o si el rit­mo de la mú­si­ca cambia brus­ca­men­te. Lo im­por­tan­te es apren­der a bai­lar, aun­que sea ba­jo la llu­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.