To­ca­ta y fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Nues­tro com­pa­trio­ta, ex­pre­si­den­te de la Con­me­bol —por po­co tiem­po— y con una ex­ten­sa tra­yec­to­ria co­mo di­ri­gen­te del Club Ce­rro Por­te­ño y de la aso­cia­ción que an­tes era la Li­ga Pa­ra­gua­ya de Fút­bol, apar­te de su rol de bien su­ce­di­do em­pre­sa­rio, Juan Án­gel Na­pout, si­gue pre­so en los Es­ta­dos Uni­dos, acu­sa­do de de­li­tos que en nin­gu­na medida afec­ta­ron a ese país.

A to­das lu­ces, tan­to Na­pout co­mo Ni­co­lás Leoz fue­ron y son aco­sa­dos por una Jus­ti­cia que se me­tió de pre­po en un lío ajeno. ¿Que al usar el co­rreo ame­ri­cano para en­viar tex­tos o di­ne­ro de un si­tio a otro, los in­cul­pa­dos se me­tie­ron en un pro­ble­ma fe­de­ral? Gran co­sa. Los ame­ri­ca­nos han de­vas­ta­do na­cio­nes, des­trui­do vi­das, arrui­na­do re­gio­nes en­te­ras, sin que na­die les ha­ya si­quie­ra chis­ta­do. En­tre otras ra­zo­nes, por­que ha­bría si­do al san­to cohe­te y no con­vie­ne an­dar de ma­las con el gen­dar­me de Oc­ci­den­te.

Na­da más co­men­zar la Gue­rra Fría, el Gran Her­mano ani­mó y sus­ten­tó a las dic­ta­du­ras más san­gui­na­rias de los paí­ses que es­ta­ban si­tua­dos al sur del río Bravo. La United Fruits Com­pany ocu­pó em­pre­sa­rial­men­te va­rias na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas, con el abier­to apo­yo del Go­bierno ame­ri­cano. Lue­go vino la caí­da de Batista a fi­nes de 1959 y la con­fe­sión pú­bli­ca de Fi­del Cas­tro de que su Go­bierno se ce­ñi­ría a la doc­tri­na co­mu­nis­ta. Es­to con­vir­tió a Cu­ba en el pri­mer país del con­ti­nen­te en sus­cri­bir su ad­he­sión al mar­xis­mo-le­ni­nis­mo, ere eréa, y de­jan­do con la bo­ca abier­ta al mun­do en­te­ro, por­que su­pon­go que ni los so­vié­ti­cos sa­bían de las in­ten­cio­nes del exi­to­so gue­rri­lle­ro ca­ri­be­ño.

Sin em­bar­go, no so­bre­vino una pe­lea de can­ti­na a es­ca­la mun­dial so­lo por­que al fren­te de los USA es­ta­ba en­ton­ces John Ken­nedy (asu­mió la pre­si­den­cia me­nos de un mes des­pués del triun­fo cas­tris­ta). Pe­ro a fi­nes de 1963, con Lyn­don John­son re­em­pla­zan­do al ase­si­na­do Ken­nedy, el Gran Her­mano de­jó a un la­do to­do di­si­mu­lo y en­tró a apre­tar cla­vi­jas por to­das par­tes. Joao Gou­lart fue sa­ca­do a em­pe­llo­nes del si­llón pre­si­den­cial del Bra­sil, Stroess­ner re­ci­bió cá­li­das mues­tras de sim­pa­tía y apo­yo irres­tric­to a su ré­gi­men, igual que otros dic­ta­do­res de cu­ño pa­re­ci­do.

El pa­na­me­ño No­rie­ga, a pe­sar de ser uno de los más fuer­tes tra­fi­can­tes de drogas y ar­mas, era una suer­te de ca­na­lla mi­ma­do de los ame­ri­ca­nos. Mu­chas fotos mos­tra­ban a No­rie­ga acom­pa­ña­do del en­ton­ces di­rec­tor de la CIA, Geor­ge Bush. Bush pa­dre, des­de lue­go. Tam­bién ha­bía fotos de Bush y Osa­ma Bin La­den, cuan­do los ru­sos in­va­die­ron Af­ga­nis­tán. Todos sa­be­mos có­mo ter­mi­na­ron No­rie­ga y Bin La­den. Todos po­de­mos en­ton­ces in­fe­rir que ellos no tie­nen ami­gos: so­lo alia­dos o va­sa­llos. Pues bien, ni Na­pout ni Léoz eran de­ma­sia­do cua­tes, ni hi­cie­ron al­go que los per­ju­di­ca­se mí­ni­ma­men­te... a no ser que el Mun­dial de Ru­sia ha­ya caí­do mal en los al­tos círcu­los de allá. En fin... Bue­nos días.

Mo­ne­co Ló­pez “Na­da más co­men­zar la Gue­rra Fría, el Gran Her­mano ani­mó y sus­ten­tó a las dic­ta­du­ras más san­gui­na­rias de los paí­ses que es­ta­ban si­tua­dos al sur del río Bravo. La United Fruits Com­pany ocu­pó em­pre­sa­rial­men­te va­rias na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas, con el abier­to apo­yo del Go­bierno ame­ri­cano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.