LATABLA DE UNO

El ve­rano es un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra prac­ti­car de­por­tes acuá­ti­cos, y el wa­ke­board es una al­ter­na­ti­va pa­ra la di­ver­sión y la com­pe­ten­cia.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El ca­lor pa­ra­gua­yo es di­fí­cil de so­por­tar, aun pa­ra quie­nes na­ci­mos en es­ta tie­rra, y mu­chos pre­fe­ri­ría­mos vi­vir en am­bien­tes más tem­pla­dos. Pe­ro nues­tro país po­see una na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te que po­de­mos dis­fru­tar de la mano de es­ti­mu­lan­tes y re­fres­can­tes de­por­tes prac­ti­ca­dos en el agua. Uno de ellos, el wa­ke­board —tam­bién co­no­ci­do por el po­co uti­li­za­do nombre de es­quí acuá­ti­co so­bre ta­bla—, nos per­mi­te po­ner a ejer­ci­tar nues­tro cuer­po, acom­pa­ña­do de gran­des do­sis de di­ver­sión.

El arri­bo de es­ta ac­ti­vi­dad de­por­ti­va al país es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Se prac­ti­ca des­de 1997, afir­ma Gio­van­ni Vi­go, quien ha­ce wa­ke­board des­de ha­ce 12 años y ac­tual­men­te es ins­truc­tor en el Co­bra Wa­ke Park, ubi­ca­do en Su­ru­bi’i. Ese año se co­no­ció en Pa­ra­guay la ver­sión que se rea­li­za con lan­cha, y en 2013 se in­cor­po­ró por pri­me­ra vez la mo­da­li­dad con ca­ble, cu­yo pri­mer in­ten­to no tu­vo con­ti­nui­dad. Pe­ro des­de el año pa­sa­do, los afi­cio­na­dos de nue­vo se pue­den des­li­zar por el agua sin ser es­ti­ra­dos obli­ga­da­men­te por al­gún ti­po de em­bar­ca­ción.

Su lu­gar en el mun­do

El wa­ke­board es­tá em­pa­ren­ta­do con el es­quí acuá­ti­co. El nue­vo de­por­te con­sis­te en que una per­so­na se des­li­ce por una su­per­fi­cie acuá­ti­ca so­bre una ta­bla, es­ti­ra­da por una cuer­da uni­da a una em­bar­ca­ción o a un sis­te­ma de po­leas uni­do a dos torres. Las em­bar­ca­cio­nes uti­li­za­das pue­den ser lan­chas o mo­tos acuá­ti­cas, pe­ro es­tas úl­ti­mas no son ap­tas a ni­vel com­pe­ti­ti­vo, pues no pro­du­cen olas ne­ce­sa­rias pa­ra dar sal­tos.

“La ma­yor di­fe­ren­cia con el es­quí acuá­ti­co es la ve­lo­ci­dad. En el wa­ke se es­quía mu­cho más des­pa­cio y la idea es ha­cer fi­gu­ras en el ai­re, usan­do la ola que ha­ce la lan­cha, o la ram­pa en el ca­so del ca­ble. El es­quí es­tá más li­ga­do a la ve­lo­ci­dad”, ex­pli­ca Vi­go.

Sin em­bar­go, las in­fluen­cias más im­por­tan­tes pro­vie­nen de la cul­tu­ra de los ska­ters y de los snow­boar­ders, por­que los tru­cos que se rea­li­zan en el wa­ke re­pro­du­cen las pi­rue­tas que son el al­ma de esos de­por­tes, que en es­te ca­so son lle­va­das a un es­ce­na­rio acuá­ti­co con obs­tácu­los si­mi­la­res, co­mo ba­ran­das y ram­pas.

El wa­ke­boar­ding na­ció en la pa­sa­da dé­ca­da de los 80, pe­ro no se le pue­de atri­buir su in­ven­ción a nin­gu­na per­so­na en par­ti­cu­lar, sino que fue el re­sul­ta­do de un pro­ce­so en el que con­flu­ye­ron va­rios fac­to­res y ac­to­res. Los paí­ses con tra­di­ción sur­fís­ti­ca co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da fue­ron los es­ce­na­rios —sus pla- yas— en los que em­pe­zó a desa­rro­llar­se el nue­vo de­por­te, ca­si si­mul­tá­nea­men­te.

La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que el wa­ke sur­gió co­mo una evo­lu­ción del surf, ya que los sur­fis­tas pe­dían ser arras­tra­dos por em­bar­ca­cio­nes cuan­do no po­dían lle­gar a las olas más gran­des re­man­do por su cuen­ta. Des­pués, y co­mo con­se­cuen­cia de es­ta prác­ti­ca, a al­gu­nos se les ocu­rrió que po­drían ha­cer­lo no ya pa­ra aden­trar­se en el mar, sino co­mo una nue­va for­ma de en­fren­tar las olas. Así na­ció lo que se de­no­mi­nó skur­fing, com­bi­nan­do las pa­la­bras ska­te y sur­fing.

Esa com­bi­na­ción no se li­mi­ta­ba al nombre, sino que de al­gu­na ma­ne­ra en­ce­rra­ba el es­pí­ri­tu del nue­vo de­por­te: des­li­zar­se so­bre el agua co­mo un ska­ter so­bre una ta­bla de surf y arras­tra­do por una cuer­da de es­quí náu­ti­co. Los skur­fers eran ta­blas de surf mo­di­fi­ca­das y más grue­sas que las ac­tua­les de wa­ke­board, y tam­po­co te­nían ata­du­ras, que les fue­ron

agre­ga­das más ade­lan­te pa­ra fa­ci­li­tar la rea­li­za­ción de pi­rue­tas.

A par­tir de los 90, el wa­ke­board em­pe­zó a po­pu­la­ri­zar­se y a con­ci­tar el in­te­rés del pú­bli­co y de las com­pa­ñías de te­le­vi­sión de­por­ti­vas, que co­men­za­ron a trans­mi­tir y a or­ga­ni­zar com­pe­ten­cias de wa­ke­board, y con ello fue­ron con­vo­can­do a una ma­yor can­ti­dad de in­tere­sa­dos, en un pro­ce­so de re­tro­ali­men­ta­ción que se con­vir­tió en un gran in­cen­ti­vo pa­ra la gen­te de­seo­sa de ex­pe­ri­men­tar el no­ve­do­so de­por­te.

La cuer­da se ten­sa

En sus ini­cios, co­mo ya se men­cio­nó, el wa­ke­board se prac­ti­ca­ba ex­clu­si­va­men­te es­ti­ra­do por lan­chas, pe­ro des­pués los ri­ders ape­la­ron a un in­ven­to ya co­no­ci­do, el ca­ble es­quí, crea­do en 1959 por el ale­mán Bruno Ri­xen y ya uti­li­za­do en otras ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas si­mi­la­res.

“El ca­ble na­ció por una ne­ce­si­dad de ha­cer es­quiar a mu­cha gen­te al mis­mo tiem­po, por una ne­ce­si­dad eco­ló­gi­ca y con la in­ten­ción de ha­cer­lo más in­clu­si­vo”, se­ña­la Die­go Wer­nic­ke, quien des­de ha­ce dos años es­tá al fren­te —con otros ami­gos— de Co­bra Wa­ke Park, has­ta aho­ra el úni­co par­que de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en ope­ra­ción en Pa­ra­guay.

Si al­guien se pre­gun­ta por qué el ca­ble se con­si­de­ra una op­ción más eco­ló­gi­ca que la lan­cha, de­be te­ner en cuen­ta que cual­quier em­bar­ca­ción ne­ce­si­ta con­su­mir com­bus­ti­ble fó­sil pa­ra des­pla­zar­se, en tan­to que el ca­ble es mo­vi­do a elec­tri­ci­dad, lo que lo ha­ce mu­cho más lim­pio.

En el wa­ke con ca­ble se es­quía ti­ra­do por una cuer­da en­gan­cha­da —su nombre lo di­ce— a un ca­ble lla­ma­do trans­por­tín, que a su vez se ex­tien­de so­bre la su­per­fi­cie acuá­ti­ca en­tre dos torres de 10 me­tros de al­tu­ra, ubi­ca­das a 200 me­tros una de otra.

Un sis­te­ma de po­leas a mo­tor eléc­tri­co se en­car­ga de do­tar la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el arras­tre. Un pi­lo­to o dri­ver es quien ope­ra los co­man­dos. Re­ci­be el mis­mo nombre que se le da a quien con­du­ce la lan­cha en la mo­da­li­dad que ape­la a es­te vehícu­lo.

¿Di­fe­ren­cias en­tre lan­cha y ca­ble? En ca­ble se ne­ce­si­ta ta­bla, bo­ta, cha­le­co, cas­co, por­que exis­te el ries­go de gol­pear­se al pa­sar por obs­tácu­los, mien­tras que en

lan­cha ca­si no se usa cas­co. “En una com­pe­ten­cia de wa­ke­board te­nés que ha­cer tres ti­pos de tru­cos: in­ver­ti­dos, spins y earth tricks, pe­ro en ca­ble ac­tual­men­te te­nés ade­más el uso de ba­ran­das o de mó­du­los”, agre­ga Wer­nic­ke.

“En ca­ble se usan ram­pas en vez de olas”, afir­ma a su vez Vi­go y ex­pli­ca que pa­ra sal­tar, en la mo­da­li­dad con lan­cha, se uti­li­zan las on­das que pro­du­ce la em­bar­ca­ción. Ade­más, la pro­pia ten­sión del ca­ble se pue­de usar pa­ra ha­cer tru­cos. Las ba­ran­das tam­bién son co­no­ci­das por sus nom­bres en in­glés, sli­ders o rails, mien­tras que a las ram­pas se las lla­ma kic­kers.

¿Cuál es me­jor?

“No va­mos a ha­blar de ven­ta­jas. Am­bas mo­da­li­da­des tie­nen su ma­gia, ese al­go que te gus­ta sin sa­ber por qué. Es­tá el fa­ná­ti­co de la lan­cha, al que le gus­ta el rui­do del mo­tor y es­tar en me­dio de la na­tu­ra­le­za. Y es­tá el fa­ná­ti­co del ca­ble por­que es más có­mo­do”, re­fie­re Wer­nic­ke.

Otras di­fe­ren­cias a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de op­tar por uno u otro es que pa­ra la mo­da­li­dad que re­quie­re una em­bar­ca­ción se tie­nen que jun­tar cua­tro o cin­co per­so­nas, sin ol­vi­dar que ade­más se de­be po­seer una lan­cha de USD 200.000.

“Esas cin­co per­so­nas tie­nen que sa­lir jun­tas y chu­par­se to­da una tar­de jun­tas pa­ra po­der es­quiar ca­da una, co­mo mu­cho, me­dia ho­ra. Con el ca­ble es di­fe­ren­te, te­nés ga­nas de es­quiar y agen­dás un turno. Te vas a tu ho­ra, es­quiás y vol­vés a tu ca­sa o a tu tra­ba­jo, o a lo que sea. No es al­go que te to­me to­do el día. No es­tás su­pe­di­ta­do a na­die. Ese trá­mi­te te pue­de lle­var co­mo mu­cho una ho­ra. Con la lan­cha po­dés es­tar to­da una tar­de o to­do un día por to­da la mo­vi­da que im­pli­ca: ir, ba­jar la lan­cha, car­gar nafta”, aña­de Die­go.

Gio­van­ni re­sal­ta que “en el ca­ble vas, pa­gás tu se­sión y te dan to­do, pa­gás tu pa­sa­da (cir­cui­to) y te po­nés a an­dar; si vas a usar lan­cha, te­nés que te­ner una o te­ner al­gún amigo que sea pro­pie­ta­rio. Ade­más, es más ex­clu­si­vo, so­bre to­do en Pa­ra­guay, don­de to­da­vía no hay una es­cue­la de wa­ke en lan­cha”.

Pe­ro so­bre to­do es­tá la cues­tión de gus­tos. “Yo hi­ce las dos co­sas, pe­ro hoy me gus­ta más el ca­ble, aun­que hay gen­te a la que le gus­ta más la lan­cha. Pe­ro yo creo que la ten­den­cia es el ca­ble; la gen­te ter­mi­na pre­fi­rién­do­lo por la co­mo­di­dad y la sim­ple­za. Por otro la­do es mu­cho mas fá­cil y más ami­ga­ble que la lan­cha, que es muy agre­si­va, y don­de la ve­lo­ci­dad y el ti­ra­je son mu­cho más vio­len­tos”, di­ce Die­go.

Más di­fe­ren­cias. La lan­cha es­ti­ra a unos 30 ki­ló­me­tros por ho­ra, pe­ro los sal­tos que per­mi­te pue­den al­can­zar una al­tu­ra no ma­yor a dos me­tros, mien­tras que con el ca­ble el ri­der pue­de ele­var­se a 10 u 11 me­tros so­bre la su­per­fi­cie. Con el ca­ble es más fá­cil, por­que la ten­sión ha­ce

que ti­re más ha­cia arri­ba al ri­der y co­mo el ca­ble se en­cuen­tra a una al­tu­ra ma­yor, es más fá­cil sa­lir (arran­car del agua). En la lan­cha la cuer­da es más li­neal, por lo que es más di­fí­cil sa­lir por más que la téc­ni­ca sea la mis­ma.

“De en­tra­da ya te­nés un ti­ra­je al­to. Y así es mu­cho más fá­cil le­van­tar­te y te es­tá ti­ran­do un ca­ble elás­ti­co, te vas pa­ra un la­do y el ca­ble te si­gue. Con una lan­cha te vas pa­ra un la­do y no te si­gue, te obli­ga a se­guir pa­ra ade­lan­te. Con el ca­ble, pe­gar­te en el agua no due­le, a me­nos que cho­ques con un obs­tácu­lo”, ma­ni­fies­ta Wer­nic­ke.

El de­por­tis­ta re­mar­ca que por una cues­tión de uso, de ven­ta­jas y de co­mo­di­dad, su per­cep­ción es que la gen­te es­tá ten­dien­do más a ele­gir el ca­ble. “Ade­más del pre­cio del ca­ble, que es mu­chí­si­mo más ba­ra­to que la lan­cha, tam­bién es­tá la cues­tión so­cial, que a al­gu­nos les pue­de gus­tar y a otros no. El ca­ble es co­mo un club, vas y te en­con­trás con un mon­tón de per­so­nas. Te ha­cés amigo de mu­cha gen­te”, ase­gu­ra.

El fí­si­co no im­por­ta

Es­te es un de­por­te de ac­ción ex­tre­ma (el wa­ke­board for­mó par­te de los X Ga­mes, des­pués fue ex­clui­do por ca­si 10 años y re­in­cor­po­ra­do en 2015), pe­ro Vi­go ase­gu­ra que no se ne­ce­si­ta una con­di­ción fí­si­ca es­pe­cial pa­ra prac­ti­car wa­ke­board y que pue­de ha­cer­lo tan­to una per­so­na pe­sa­da co­mo una li­via­na. Des­de lue­go, pa­ra lle­var la prác­ti­ca a un ni­vel más avan­za­do, de com­pe­ten­cia, sí se ne­ce­si­ta una me­jor con­di­ción fí­si­ca.

Un prin­ci­pian­te con de­seos de in­cur­sio­nar en el wa­ke­board pue­de pen­sar que la cues­tión es com­pli­ca­da ¿o no? Vi­go ase­gu­ra que en la pri­me­ra tar­de de lec­ción ya se pue­de apren­der, o me­jor, en una pa­sa­da. “Ten­go alum­nos que van y la pri­me­ra vez que ha­cen ya les sa­le. Tam­bién es­tán los que ne­ce­si­tan dos o tres tar­des pa­ra apren­der a pa­rar­se”, re­ve­la.

Pa­ra con­so­li­dar en Pa­ra­guay es­te de­por­te, a ni­vel com­pe­ti­ti­vo, los ri­ders de am­bas mo­da­li­da­des man­tie­nen en­tre sí reunio­nes pa­ra crear la Fe­de­ra­ción Paraguaya de Es­quí y Wa­ke­board (Fe­pew), ela­bo­rar un re­gla­men­to y con­fec­cio­nar un ca­len­da­rio de com­pe­ten­cias. Tam­bién es­ta pre­vis­ta la rea­li­za­ción de cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les con la par­ti­ci­pa­ción de clu­bes de Ar­gen­ti­na y Bra­sil, de las ciu­da­des cer­ca­nas a nues­tro país. Gra­cias al en­tu­sias­mo de los wa­ke boar­ders lo­ca­les, es­ta ac­ti­vi­dad de­por­ti­va es­tá lis­ta pa­ra dar el gran sal­to.

DES­LIZ EFEC­TI­VO. A pun­to de con­cre­tar un back­flip.

SU­PER­GIRL. Ale­xan­dra Ar­ma­dans vue­la en es­ta pi­rue­ta de­no­mi­na­da hoo­chie gli­de.

CO­MO EN LA CA­LLE. En la mo­da­li­dad wa­kes­ka­te, la ta­bla es co­mo una pa­ti­ne­ta; es de­cir, los pies es­tán suel­tos.

A PUN­TO. Las bo­tas es­tán ad­he­ri­das a la ta­bla y ase­gu­ra­das a los pies del ri­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.