Ór­gano de tu­bos.

En un país de pro­fun­da tra­di­ción re­li­gio­sa ca­tó­li­ca, co­mo lo es Pa­ra­guay, ca­si no exis­ten ór­ga­nos de tu­bo, el ins­tru­men­to li­túr­gi­co por an­to­no­ma­sia. Con la ad­qui­si­ción de uno pa­ra la Ca­te­dral de Asun­ción, se bus­ca lle­nar ese va­cío y fo­men­tar la for­ma­ción

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Mon­se­ñor Gui­do Ma­ri­ni ele­va su mi­ra­da pa­ra ad­mi­rar la en­vol­ven­te be­lle­za del lu­gar. “Qué her­mo­sa ca­te­dral, pe­ro... ¿no tie­nen un ór­gano?”, in­quie­re sor­pren­di­do. El ar­zo­bis­po Ed­mun­do Va­len­zue­la en­sa­ya una respuesta... “Ehh, no. No te­ne­mos re­cur­sos pa­ra ad­qui­rir uno. Es muy cos­to­so”, se ex­cu­sa. Pa­sa­do el in­có­mo­do mo­men­to, el má­xi­mo pre­la­do de la Igle­sia pa­ra­gua­ya se im­po­ne una mi­sión: com­prar un ór­gano pa­ra la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na.

Re­cién lle­ga­do de Ita­lia, el maes­tro Ste­fano Pa­vet­ti Se­rrat­ti acu­de a la con­vo­ca­to­ria de mon­se­ñor Va­len­zue­la. “Ste­fano, ne­ce­si­ta­mos con­se­guir un ór­gano de tu­bos pa­ra nues­tra ca­te­dral, la mis­ma me­re­ce te­ner un ins­tru­men­to digno. ¿Po­drías con­sul­tar con al­gún buen cons­truc­tor en Ita­lia que nos pue­da cons­truir uno, a un pre­cio ac­ce­si­ble y, si es po­si­ble, fi­nan­cia­do?”, pre­gun­ta el ar­zo­bis­po. Pe­ro no so­lo es una in­te­rro­ga­ción, sino que sue­na co­mo un pe­di­do, ca­si co­mo un rue­go.

El ar­tis­ta asien­te y res­pon­de que la nues­tra qui­zás sea la úni­ca ca­te­dral de Amé­ri­ca que no po­see un ór­gano de tu­bos. “Acep­té fe­liz la no­ble mi­sión y lue­go de bus­car mu­cho con­tac­té con el cons­truc­tor de ór­ga­nos Lo­ren­zo Pe­draz­zi, gra­cias a mi pro­fe­sor de ór­gano del Con­ser­va­to­rio de Mi­lán, Ser­gio Pao­li­ni”, re­cuer­da Pa­vet­ti Se­rrat­ti.

Lue­go de con­ver­sar con Pe­draz­zi y ex­pli­car­le la si­tua­ción, el cons­truc­tor le pre­sen­tó al maes­tro com­pa­trio­ta un pro­yec­to de ór­gano pa­ra el Pa­ra­guay con di­fe­ren­tes op­cio­nes y con di­ver­sos pre­cios y ac­ce­so­rios. “Des­pués de con­si­de­rar bas­tan­te, ele­gi­mos e ini­cia­ron los tra­ba­jos de cons­truc­ción. Pe­draz­zi ac­ce­dió a fi­nan­ciar el ins­tru­men­to y así se em­pe­zó”, agre­ga.

La cons­truc­ción du­ró apro­xi­ma­da­men­te en­tre ocho y nue­ve me­ses, tiem­po en el cual Pa­vet­ti via­jó en va­rias oca­sio­nes a la ciu­dad de Bro­ni, en Pa­via (Ita­lia), don­de se en­cuen­tra el taller de Pe­draz­zi, con el fin de ob­ser­var los tra­ba­jos de cons­truc­ción del ins­tru­men­to, ele­gir los re­gis­tros e ins­pec­cio­nar los de­más de­ta­lles. Pos­te­rior­men­te, Pe­draz­zi via­jó a Asun­ción, por su cuen­ta, pa­ra co­no­cer la ca­te­dral, de tal for­ma a cons­truir un ins­tru­men­to di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra la mis­ma.

“Allí nos en­con­tra­mos con otro pro­ble­ma, el co­ro de la ca­te­dral (lu­gar don­de se ins­ta­la­ría el ór­gano) no iba a so­por­tar el pe­so del ins­tru­men­to (cin­co toneladas apro­xi­ma­da­men­te), por lo que se tu­vo que ha­cer un es­tu­dio pa­ra re­for­zar­lo. Los tra­ba­jos de refuerzo fue­ron en­car­ga­dos al in­ge­nie­ro Pau­lo Yu­go­vich, con la apro­ba­ción de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Cul­tu­ra, por tra­tar­se de un Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal”, se­ña­la.

El pre­cio del ins­tru­men­to es de al­re­de­dor de 90.000 eu­ros, a los que hay que su­mar los gas­tos de mon­ta­je y en­sam­bla­je, un cos­to con­si­de­ra­ble pa­ra un ins­tru­men­to de esas di­men­sio­nes. El mis­mo se es­tá pa­gan­do en cuo­tas con la ayu­da y con­tri­bu­ción de la gen­te.

Por las di­men­sio­nes y la com­ple­ji­dad de su me­ca­nis­mo se re­qui­rió apro­xi­ma­da­men­te un mes de tra­ba­jo pa­ra ar­mar­lo y po­ner­lo en fun­cio­na­mien­to.

Be­ne­fi­cios

Pa­vet­ti sos­tie­ne que con­tar con es­te ins­tru­men­to con­tri­bui­rá al cul­to, a la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca y tam­bién a la edu­ca­ción mu­si­cal en el Pa­ra­guay, pues per­mi­ti­rá que

Por qué es rey “Se lo con­si­de­ra el rey de los ins­tru­men­tos por­que es co­mo una or­ques­ta que es­tá to­can­do una sola per­so­na”, afir­ma Miguel Án­gel San­ta­cruz.

ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ate­neo Pa­ra­gua­yo, el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca, el Con­ser­va­to­rio de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y otros cen­tros de en­se­ñan­za mu­si­cal pue­dan ha­bi­li­tar la cá­te­dra de ór­gano.

“El ór­gano es co­no­ci­do co­mo el ins­tru­men­to rey y era in­con­ce­bi­ble que la Ca­te­dral de la San­tí­si­ma Asun­ción no po­se­ye­ra un ór­gano de tu­bos. En otros paí­ses de la re­gión, has­ta las igle­sias mas pe­que­ñas en los pue­blos po­seen uno. Es­te ins­tru­men­to tam­bién per­mi­ti­rá que la ca­te­dral vuel­va a te­ner su ca­pi­lla mu­si­cal, uti­li­zan­do el ór­gano en las ce­le­bra­cio­nes eu­ca­rís­ti­cas”, aña­de el maes­tro.

Pa­ra­guay so­lo cuen­ta con el ór­gano de la igle­sia de la En­car­na­ción, un ins­tru­men­to de 500 tu­bos de mar­ca Ge­brü­der Link del año 1927 (se ter­mi­nó el 15 de agos­to de 1927). Es­tá en fun­cio­na­mien­to y se eje­cu­ta en la mi­sa do­mi­ni­cal. El eje­cu­tan­te es el or­ga­nis­ta Miguel Án­gel San­ta­cruz.

“Exis­te otro ór­gano más pe­que­ño en el Se­mi­na­rio Me­tro­po­li­tano de mar­ca Wal­ker que es­tá in­com­ple­to, no sa­be­mos si las pie­zas se per­die­ron, se ro­ba­ron o nun­ca lle­ga­ron, por­que no hay re­gis­tro. Sa­be­mos que an­tes de la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za, la Ca­te­dral de Asun­ción te­nía un ór­gano; la an­ti­gua igle­sia de Caa­cu­pé tam­bién con­ta­ba con uno del cual no te­ne­mos re­gis­tros de su pa­ra­de­ro”, re­fie­re Ste­fano.

Miguel Án­gel San­ta­cruz da su pro­pia ver­sión: “Se sa­be que an­ti­gua­men­te hu­bo un ór­gano en la ca­te­dral, pe­ro no sa­be­mos qué pa­só con él. En el co­ro se pue­de ob­ser­var un lu­gar que pa­re­ce ha­ber al­ber­ga­do uno pe­que­ño. Lo ha­brían traí­do du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Hay ver­sio­nes que di­cen —aun­que no hay do­cu­men­tos que lo co­rro­bo­ren— que no lle­ga­ron a com­ple­tar las pie­zas por las res­tric­cio­nes a la na­ve­ga­ción que ha­bía en ese mo­men­to de­bi­do a la gue­rra”.

Con res­pec­to a los eje­cu­tan­tes, Pa­vet­ti afir­ma que “has­ta aho­ra so­mos po­cos, Luis Luc­ci­ni Ri­vas, Pe­dro Pa­blo Vera, Miguel Án­gel San­ta­cruz y yo, pe­ro jus­ta­men­te, al con­tar con él po­drán for­mar­se más or­ga­nis­tas, y es­pe­re­mos que en un tiem­po sean va­rios los alum­nos que se de­di­quen a es­te ma­ra­vi­llo­so ins­tru­men­to”.

San­ta­cruz agre­ga que “es un apor­te cul­tu­ral muy va­lio­so. Va a ha­ber po­si­bi­li­da­des de que ha­ya con­cier­tos de ór­ga­nos. Si bien en la En­car­na­ción ha­ce­mos con­cier­tos, es-

ta­mos ha­blan­do de un ins­tru­men­to dis­tin­to, que tie­ne otras po­si­bi­li­da­des so­no­ras y la gen­te va a po­der dis­fru­tar. En el as­pec­to edu­ca­ti­vo, va a ser­vir pa­ra que se pue­dan for­mar nue­vos or­ga­nis­tas”.

Co­mo el ins­tru­men­to es ca­si inexis­ten­te en Pa­ra­guay, no hay mu­cha cul­tu­ra de ór­gano y los es­tu­dian­tes de mú­si­ca no es­tán muy fa­mi­lia­ri­za­dos con él. “Las au­to­ri­da­des de la ca­te­dral nos di­je­ron que el uso de ór­gano es­tá a dis­po­si­ción de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción mu­si­cal, pa­ra que es­tas pue­dan abrir sus cá­te­dras pa­ra ins­truir a los jó­ve­nes en el uso y en la prác­ti­ca del ins­tru­men­to”, ma­ni­fies­ta San­ta­cruz.

La fun­ción prin­ci­pal de es­te ins­tru­men­to es la de to­car en la mi­sa pa­ra acom­pa­ñar la li­tur­gia. Por al­go el ins­tru­men­to predilecto de la Igle­sia ca­tó­li­ca siem­pre ha si­do el ór­gano de tu­bo. Se lo fa­bri­ca de acuer­do a las con­di­cio­nes de la Igle­sia, tan­to ar­qui­tec­tó­ni­cas co­mo acús­ti­cas y con­for­me al pre­su­pues­to del so­li­ci­tan­te. Ca­da ór­gano es úni­co, y la ma­ne­ra ar­te­sa­nal de cons­truir­lo, cui­dan­do los de­ta­lles, re­cuer­da a la fa­bri­ca­ción de un Rolls-Roy­ce.

“Tie­ne un so­ni­do muy particular y tam­bién pue­de emu­lar va­rios ins­tru­men­tos, co­mo lo ha­cen los te­cla­dos elec­tró­ni­cos. Tie­ne so­ni­dos de flau­ta, de trom­pe­ta; ese es el prin­ci­pio del ór­gano: ofre­cer mu­chas po­si­bi­li­da­des so­no­ras. Así el or­ga­nis­ta va crean­do den­tro de la igle­sia un am­bien­te muy es­pe­cial con la mú­si­ca, pa­ra que la gen­te pue­da in­tro­du­cir­se al mis­te­rio —por­que es un so­ni­do mis­te­rio­so—. Mu­cha gen­te di­ce que le da mie­do, pe­ro no se tra­ta de un sen­ti­mien­to de te­mor. El ins­tru­men­to nos aden­tra en el mis­te­rio que se ce­le­bra, en la vi­da, la pa­sión y la muer­te de Je­su­cris­to”, aña­de Miguel Án­gel.

To­car el ór­gano es com­pli­ca­do, ad­mi­te San­ta­cruz, por­que apar­te de te­ner que ma­ne­jar el te­cla­do con las manos, tam­bién hay que em­plear la pe­da­le­ra, que es un te­cla­do pa­ra los pies. Los pe­da­les del ór­gano no son co­mo los del piano, que sir­ven pa­ra alargar los so­ni­dos. En el ca­so del ór­gano, la pe­da­le­ra con­tie­ne to­das las no­tas, que pue­den ser en­tre 27 y 32.

Ben­di­to tú eres

La so­lem­ne ben­di­ción del ins­tru­men­to, ac­to que se lla­ma co­llau­do (ri­to particular ex­clu­si­vo pa­ra la ben­di­ción del ór­gano), se­gui­do de un con­cier­to de inau­gu­ra­ción ofi­cial, ten­drá lu­gar hoy, a las 20.00, en la ca­te­dral.

El ri­to de ben­di­ción es­ta­rá a car­go de mon­se­ñor Ed­mun­do Va­len­zue­la, ar­zo­bis­po me­tro­po­li­tano de la San­tí­si­ma Asun­ción y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Pa­ra­gua­ya (CEP), y el con­cier­to de inau­gu­ra­ción se­rá ofre­ci­do por el or­ga­nis­ta ita­liano Ser­gio Pao­li­ni.

Di­cho con­cier­to ten­drá una bre­ve in­tro­duc­ción di­dác­ti­ca en la que el or­ga­nis­ta irá mos­tran­do al pú­bli­co los di­fe­ren­tes re­gis­tros y po­si­bi­li­da­des del ins­tru­men­to, pa­ra que la gen­te pue­da co­no­cer y apre­ciar las par­ti­cu­la­ri­da­des del ór­gano de la ca­te­dral.

La ad­qui­si­ción de un ór­gano no so­lo lle­na­rá un sen­ti­do va­cío —pa­ra to­dos los pa­ra­gua­yos, no so­la­men­te pa­ra los ca­tó­li­cos—, sino que pue­de con­ver­tir­se en el es­tí­mu­lo y en el pun­to de par­ti­da pa­ra la for­ma­ción de una ge­ne­ra­ción de vir­tuo­sos eje­cu­tan­tes de es­te ins­tru­men­to. Su pre­sen­cia en el país, por tan­to, po­see una im­por­tan­cia vi­tal pa­ra el Pa­ra­guay.

LOS ÚL­TI­MOS TO­QUES. El cons­truc­tor de ór­ga­nos, Lo­ren­zo Pe­draz­zi, po­ne a prue­ba el te­cla­do.

LA FÁ­BRI­CA DE SO­NI­DOS. Los tu­bos, ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos del ins­tru­men­to rey.

YA NO ES­TÁ SO­LO. El ór­gano de la Igle­sia de La En­car­na­ción, era has­ta aho­ra, el úni­co exis­ten­te en Pa­ra­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.