¿Va­le do­ble?

En­viar a los chi­cos a una ins­ti­tu­ción con es­co­la­ri­dad sim­ple o do­ble es un di­le­ma ca­da vez más fre­cuen­te en­tre los pa­dres. Y la ten­den­cia apun­ta a extender la per­ma­nen­cia de los es­tu­dian­tes en las es­cue­las. ¿Cuá­les son las ven­ta­jas de las mo­da­li­da­des ex­te

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Si cuan­do éra­mos ni­ños nos hu­bie­ran da­do a es­co­ger en­tre pa­sar en la escuela cua­tro ho­ras u ocho, la pre­gun­ta nos hu­bie­se re­sul­ta­do absurda, por­que a na­die se le po­dría ocu­rrir que extender la jor­na­da es­co­lar fue­se al­go bueno. Pa­ra na­die. Pe­ro en la ac­tua­li­dad son ca­da vez más las ins­ti­tu­cio­nes, in­clu­so las ofi­cia­les, que ofre­cen al­gu­na mo­da­li­dad de es­co­la­ri­dad ex­ten­sa. Y la ten­den­cia lle­gó pa­ra que­dar­se.

Co­mo el nú­me­ro de ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen una es­co­la­ri­dad pro­lon­ga­da se es­tá mul­ti­pli­can­do, y des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cien­cias (MEC) sa­len pro­yec­tos di­ri­gi­dos a adop­tar la es­co­la­ri­dad ex­ten­di­da con la in­ten­ción de ins­tau­rar­la, en el fu­tu­ro me­dia­to, en to­das las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas del país, tar­de o tem­prano, mu­chos pa­dres se en­fren­ta­rán con las mis­mas du­das que hoy tie­nen quie­nes desean que sus hi­jos per­ma­nez­can más tiem­po en las es­cue­las.

¿Más es me­nos?

En­tre las des­ven­ta­jas que se le atri­bu­yen a la es­tan­cia de los chi­cos por más ho­ras en las es­cue­las se ci­tan con ma­yor fre­cuen­cia las que afir­man que más tiem­po en los re­cin­tos edu­ca­ti­vos sig­ni­fi­ca­rá pa­ra el es­tu­dian­te me­nos tiem­po pa­ra de­di­car­se a otras ac­ti­vi­da­des, ta­les co­mo com­par­tir con la fa­mi­lia, con los ami­gos, ju­gar o te­ner cual­quier otra dis­trac­ción que no es­té re­la­cio­na­da con la edu­ca­ción for­mal.

Tam­bién se sue­le men­cio­nar que más tiem­po en las es­cue­las pue­de crear es­trés a los ni­ños, y exis­te el te­mor de que al he­cho de su­mar­le ho­ras a la per­ma­nen­cia del es­tu­dian­te den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes se le agre­guen las ta­reas pa­ra el ho­gar, ade­más de ma­te­rias ex­tra­cu­rri­cu­la­res, lo que im­pli­ca­ría que el chico ten­ga dis­po­ni­bles aun lap­sos me­no­res pa­ra el es­par­ci­mien­to.

La ex­pe­rien­cia mues­tra que hay chi­cos muy ac­ti­vos que se adap­tan y se en­ri­que­cen so­cial y pe­da­gó­gi­ca­men­te con es­ta mo­da­li­dad, y otros a los que la do­ble es­co­la­ri­dad pue­de re­sul­tar­les muy pe-

sa­da y so­bre­car­gar­los tan­to fí­si­ca co­mo emo­cio­nal­men­te.

Al res­pec­to, la psi­co­pe­da­go­ga Nat­ha­lia To­ra­les sos­tie­ne que “la do­ble es­co­la­ri­dad no tie­ne nin­gu­na di­fi­cul­tad cuan­do el ni­ño es neu­ro­tí­pi­co, es de­cir, no pre­sen­ta al­gún ti­po de tras­torno de apren­di­za­je o de len­gua­je”.

A la ho­ra de que un pa­dre ten­ga que ele­gir co­le­gio es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos, co­mo sa­ber de qué ma­ne­ra las es­cue­las or­ga­ni­zan los ho­ra­rios y dis­tri­bu­yen las ma­te­rias. “Por ejem­plo, de­ben po­ner aque­llas co­mo ma­te­má­ti­cas y co­mu­ni­ca­ción, en las pri­me­ras ho­ras, y lue­go del al­muer­zo, ma­te­rias más dis­ten­di­das co­mo mú­si­ca y de­por­tes”, re­co­mien­da To­ra­les.

¿No se le res­ta tiem­po a los jue­gos? La cues­tión no es­tá en el tiem­po que el chico per­ma­ne­ce en ca­sa, sino en la ca­li­dad de ese tiem­po, ase­gu­ra la psi­co­pe­da­go­ga. “Con la do­ble es­co­la­ri­dad no ten­drá que ir a la escuela un so­lo turno y des­pués a cla­se de in­for­má­ti­ca, de idio­ma, de de­por­tes, por­que to­do lo va a te­ner en el co­le­gio”, agre­ga.

Con la do­ble es­co­la­ri­dad, el alumno ya no de­be lle­var ta­rea a la ca­sa por­que to­do el pro­ce­so se desa­rro­lla en la escuela. “En­ton­ces no hay ne­ce­si­dad de so­bre­car­ga de ta­rea, ni tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción”, di­ce To­ra­les.

La pro­fe­sio­nal se­ña­la ade­más que en­tre los seis y sie­te años, los ni­ños ya no ne­ce­si­tan dor­mir la sies­ta y que con un tiem­po de sue­ño de sie­te a ocho ho­ras por no­che es su­fi­cien­te.

“La ca­li­dad de tiem­po es lo que va­le la pe­na, y el que les so­bre va a ser real­men­te tiem­po li­bre pa­ra dis­fru­tar­lo con la fa­mi­lia”, re­sal­ta la ex­per­ta.

Pro­yec­to ofi­cial

“Es­toy a fa­vor de una for­ma­ción más com­ple­ta, que apun­te al bi­lin­güis­mo, pa­ra dar­les a los chi­cos más herramientas pa­ra te­ner ac­ce­so a cual­quier ti­po de universidad o de be­ca. El bi­lin­güis­mo, ge­ne­ra mu­cho ma­yor de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo”, di­ce To­ra­les.

Pe­ro en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cien­cias (MEC) tam­bién se es­tán mo­vi­li­zan­do pa­ra ir ex­ten­dien­do pau­la­ti­na­men­te el ho­ra­rio de per­ma­nen­cia de los es­tu­dian­tes en las es­cue­las, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos: uno de ellos es que Pa­ra­guay es el país con me­nor car­ga ho­ra­ria de pre­sen­cia de los es­tu­dian­tes en la escuela.

“La Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción pre­vé 200 días de cla­ses, pe­ro has­ta aho­ra no se pu­do po­ner en prác­ti­ca por­que las jor­na­das efec­ti­vas de cla­ses no pa­san de 185 al año”, ex­pli­ca Nancy Oil­da Be­ní­tez, coor­di­na­do­ra pe­da­gó­gi­ca de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Edu­ca­ción Ini­cial y Es­co­lar Bá­si­ca del MEC.

Ma­ne­ras

El MEC pu­so en mar­cha un pro­yec­to que pre­vé tres mo­da­li­da­des di­fe­ren­tes pa­ra pro­lon­gar la per­ma­nen­cia de los es­tu­dian­tes en las es­cue­las. En es­te pun­to va­le acla­rar que pa­ra la se­cre­ta­ría de Es­ta­do, los tér­mi­nos es­co­la­ri­dad ex­ten­di­da y do­ble es­co­la­ri­dad no son lo mis­mo. La es­co­la­ri­dad ex­ten­di­da di­se­ña­da por el MEC, con fi­nan­cia­mien­to del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID), pre­vé pa­sar de cua­tro ho­ras dia­rias a ocho, pe­ro man­te­nien­do el mis­mo programa de es­tu­dios, que así ten­dría más tiem­po pa­ra su de­sa­rro­llo efec­ti­vo.

Otra mo­da­li­dad es la do­ble es­co­la­ri­dad, que con­sis­te en usar do­ble programa; por ejem­plo, pa­ra­gua­yo y otro ex­tran­je­ro. Tam­bién se pa­sa de cua­tro ho­ras dia­rias a ocho, so­lo que en las pri­me­ras cua­tro se desa­rro­lla el programa pa­ra­gua­yo y las si­guien­tes cua­tro ho­ras, el ex­tran­je­ro. Las ins­ti­tu­cio­nes que lle­van ade­lan­te es­ta for­ma se lla­man es­cue­las del fu­tu­ro.

La ter­ce­ra mo­da­li­dad es la que se de­no­mi­na ára pu­ku, en la que se pa­sa de cua­tro a seis ho­ras dia­rias de per­ma­nen­cia. La di­fe­ren­cia es que en es­te ca­so se man­tie­nen los dos tur­nos, ma­ña­na y tar­de. Por ejem­plo, si las cla­ses co­mien­zan a las 7.00, ter­mi­nan a las 13.00. Y el turno tar­de co­mien­za a las 11.00 y ter­mi­na a las 17.00.

“En­ton­ces hay una con­vi­ven­cia de dos ho­ras en­tre los es­tu­dian­tes de dos tur­nos, que son apro­ve­cha­das pa­ra ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, de in­ter­cam­bio de com­pe­ten­cias pa­ra los clu­bes, pa­ra los de­por­tes y en la que tam­bién se com­par­te el al­muer­zo”, se­ña­la la fun­cio­na­ria.

Be­ne­fi­cios

Ma­yor tiem­po de ex­po­si­ción al apren­di­za­je ayu­da a que la ca­li­dad de es­ta me­jo­re, una pre­sen­cia bre­ve, de unos po­cos mi­nu­tos, no es lo mis­mo que es­tar mu­cho más tiem­po en la escuela y con ello in­sis­tir, per­sis­tir y reite­rar al­gu­nos pro­ce­sos que ayu­da­rán a afian­zar y a acre­cen­tar las ha­bi­li­da­des y des­tre­zas es­tu­dian­ti­les. A ma­yor ex­po­si­ción a si­tua­cio­nes de apren­di­za­je, ma­yor po­si­bi­li­dad de me­jo­rar­las.

Si bien el MEC no ha de­fi­ni­do un pla­zo pa­ra que to­das las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les adop­ten al­gu­nas de las mo­da­li­da­des de ex­ten­sión de la per­ma­nen­cia en las es­cue­las, Be­ní­tez con­si­de­ra que en es­to ya no ha­brá mar­cha atrás y que pau­la­ti­na­men­te la to­ta­li­dad de los co­le­gios de­be­rán ade­cuar­se a una ten­den­cia que es mun­dial. Bien­ve­ni­dos a las es­cue­las del fu­tu­ro.

Por: Car­los Da­río To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.