Dón­de in­for­mar­se

En el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas la va­sec­to­mía es gra­tui­ta. Se pue­de ob­te­ner más in­for­ma­ción acu­dien­do a la to­rre de con­sul­to­rios, por la ma­ña­na o la tar­de. Pue­den con­sul­tar tan­to hom­bres co­mo mu­je­res.

Ultima Hora - Vida - - Opinión -

“Si vos no le re­for­zás a la po­bla­ción ca­da tan­to con in­for­ma­ción, o no le re­cor­dás cons­tan­te­men­te que se de­ben rea­li­zar los con­tro­les de sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, la gen­te no va a to­mar con­cien­cia de su im­por­tan­cia”, ex­pli­ca con una mez­cla de la­men­to y re­sig­na­ción el je­fe del área de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, Gus­ta­vo Gi­mé­nez. Él se re­fie­re lue­go a la va­sec­to­mía, un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo pa­ra hom­bres y a la vez un te­ma no muy di­fun­di­do en el país y del que se ha­bla po­co. Si se le pre­gun­ta a al­gún jo­ven o adul­to de qué se tra­ta, po­ne ca­ra de in­cer­ti­dum­bre an­tes de con­tes­tar; pa­re­ce que a cien­cia cier­ta no sa­ben bien qué es.

En el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas se ha­bía im­ple­men­ta­do la va­sec­to­mía co­mo un ser­vi­cio de es­te­ri­li­za­ción mas­cu­li­na, sin cos­to, en el 2014. Fue co­mo par­te de un programa que se reali­zó en el mar­co de una ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria en la Fa­cul­tad de Cien­cias Mé­di­cas de la Universidad Na­cio­nal de Asun­ción. Des­de en­ton­ces, fun­cio­na has­ta hoy día. El ob­je­ti­vo es dis­mi­nuir la pa­ter­ni­dad irres­pon­sa­ble, no desea­da y no pla­ni­fi­ca­da.

“Uno pien­sa que pier­de la vi­ri­li­dad y no hay na­da más le­jos de eso, por­que real­men­te lo que se ha­ce es li­gar y cor­tar el pa­so del con­duc­to de­fe­ren­te, una vía por la cual pa­san los es­per­ma­to­zoi­des”, sub­ra­ya el doc­tor. Ex­pli­ca que los es­per­ma­to­zoi­des se for­man en los tes­tícu­los y pa­san al epi­dí­di­mo, des­de don­de co­mien­zan a cir­cu­lar por el con­duc­to de­fe­ren­te, lle­gan a la ve­sí­cu­la se­mi­nal, don­de se mez­clan con las se­cre­cio­nes de la prós­ta­ta y el se­men, pa­ra fi­nal­men­te sa­lir dis­pa­ra­dos en la eya­cu­la­ción. “Esa es su cir­cu­la­ción nor­mal”, afir­ma el es­pe­cia­lis­ta, acla­ran­do que nor­mal­men­te es muy ba­jo el por­cen­ta­je de es­per­ma­to­zoi­des que se ad­hie­re a esa se­cre­ción.

Por esa ra­zón, cuan­do se cor­ta la vía des­de don­de par­ten los es­per­mas, lo úni­co que de­ja de cir­cu­lar son es­per­ma­to­zoi­des. El res­to si­gue igual. Es­ta prác­ti­ca qui­rúr­gi­ca no afec­ta al res­to del pro­ce­so, ni al fun­cio­na­mien­to hor­mo­nal del cuer­po. “El hom­bre va a se­guir te­nien­do de­seo se­xual, erec­ción, or­gas­mos y eya­cu­la­ción. Lo que no va a te­ner es la se­cre­ción de es­per­ma­to­zoi­des”, cer­ti­fi­ca el ga­leno del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas.

Ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo

En La­ti­noa­mé­ri­ca, Mé­xi­co fue el pri­mer país en pro­mo­ver el Día Mun­dial de la Va­sec­to­mía, des­de el 2011, y ca­da año lo ce­le­bra en el mes de no­viem­bre. En 2017 in­clu­so se su­ma­ron per­so­nas muy jó­ve­nes a la cam­pa­ña anual de pro­mo­ción, dan­do tes­ti­mo­nio de sus ex­pe­rien­cias. El por­tal di­gi­tal Cul­tu­ra Co­lec­ti­va com­par­tió tres ca­sos di­fe­ren­tes de hom­bres de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des que se rea­li­za­ron la es­te­ri­li­za­ción a tem­pra­na edad, por­que ya no que­rían te­ner hi­jos. Ar­tu­ro (32) es un cos­ta­rri­cen­se que op­tó por eso, es­tan­do sol­te­ro, li­bre y sin pro­ble­mas. Car­los (33) lle­va dos años ca­sa­do y de­ci­dió con su es­po­sa no pro­crear. El ter­cer ca­so es el de Isaac (30), quien se so­li­da­ri­zó con su pa­re­ja pa­ra no ver­la su­frir más por los an­ti­con­cep­ti­vos que le ha­cían da­ño. Un ac­to de amor.

En nues­tro país, la reali­dad es di­fe­ren­te. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas apli­ca­das por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y Bie­nes­tar So­cial de Pa­ra­guay per­mi­ten rea­li­zar es­ta prác­ti­ca so­la­men­te a las per­so­nas que ten­gan ma­yo­ría de edad y ha­yan te­ni­do al me­nos un hi­jo. El doc­tor Gi­mé­nez es­tá de acuer­do con es­ta nor­ma­ti­va y re­co­mien­da lo mis­mo, por una cues­tión hu­ma­ni­ta­ria, pa­ra evi­tar un arre­pen­ti­mien­to fu­tu­ro o al­gu­na se­cue­la psi­co­ló­gi­ca de cul­pa.

Sa­lien­do de du­das

¿Qué pa­sa si de­seo te­ner hi­jos más ade­lan­te?, es una pre­gun­ta muy fre­cuen­te que re­ci­be el uró­lo­go Gus­ta­vo Gi­mé­nez, quien se de­di­ca a aten­der es­te ti­po de ca­sos tam­bién en los hos­pi­ta­les pri­va­dos. Él ma­ni­fies­ta que exis­te la po­si­bi­li­dad de anas­to­mo­sar (unir) el con­duc­to de­fe­ren­te —vía del es­per­ma­to­zoi­de—, pe­ro que no son se­gu­ras las po­si­bi­li­da­des de que es­to re­sul­te. “Pue­de que no fun­cio­ne, de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res. Se tie­ne que ad­ver­tir de eso al pa­cien­te”, re­sal­ta.

La in­ter­ven­ción es am­bu­la­to­ria, es de­cir, no re­quie­re de in­ter­na­ción. Se rea­li­za con anes­te­sia lo­cal y con hi­lo no reab­sor­bi­ble. El es­pe­cia­lis­ta de­ta­lla que el pro­ce­di­mien­to du­ra apro­xi­ma­da­men­te de 30 a 40 mi­nu­tos. Des­pués de es­ta in­ter­ven­ción, el pa­cien­te to­da­vía ten­drá res­tos de es­per­ma­to­zoi­des en la ve­sí­cu­la se­mi­nal, que que­da­ron an­tes de que se cor­ta­ra el con­duc­to. Eso sig­ni­fi­ca que re­cién des­pués de al me­nos 15 eya­cu­la­cio­nes más lue­go de la in­ter­ven­ción se pue­de con­si­de­rar que ya no tie­ne es­per­ma­to­zoi­des en las vías de cir­cu­la­ción de sus se­cre­cio­nes. Pa­ra ase­gu­rar eso, ten­drá que rea­li­zar­se un es­tu­dio lla­ma­do es­per­mo­gra­ma. “Cuan­do los re­sul­ta­dos fi­gu­ren en ce­ro, ahí re­cién au­to­ri­za­mos al pa­cien­te que ten­ga re­la­cio­nes se­xua­les con su pa­re­ja, sin pre­ser­va­ti­vo”, agre­ga.

Gi­mé­nez con­si­de­ra que la fal­ta de di­fu­sión de es­te mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo se de­be a una cues­tión cul­tu­ral (es un ta­bú) o al des­co­no­ci­mien­to. Por eso, ins­ta a que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res se in­for­men me­jor. Aun­que acla­ra: “Lo re­co­men­da­ble es que ha­yan te­ni­do hi­jos, uno o dos, por­que eso nos de­ja más tran­qui­los des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co”.

Es­te mo­do de an­ti­con­cep­ción qui­rúr­gi­ca po­dría ser una in­tere­san­te for­ma de dis­mi­nuir mu­chos pro­ble­mas so­cia­les. In­clu­so es una bue­na op­ción pa­ra lo­grar una me­jor ca­li­dad de vi­da en pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.